Vitíligo

Vitíligo en niños: una enfermedad que puede empezar en cualquier momento

La seña de identidad del vitíligo son las manchas blancas, despigmentadas, por toda la piel del cuerpo. Esta enfermedad puede comenzar sus síntomas a cualquier edad, pero es más común que comience antes de los 30 años. Así puedes detectarla.

Quizás en algún momento de tu vida te has topado con una persona que no tenía el tono de la piel uniforme: presentaba manchas blancas en diferentes zonas de su cuerpo. Este es el principal síntoma de una enfermedad conocida como vitíligo. Una enfermedad que no se puede prevenir de ninguna manera y que puede dar comienzo a cualquier edad, aunque suele producirse siempre antes de los 30 años.

Cada 25 de junio, desde 2011, la Organización Mundial de la Salud celebra el Día del Vitíligo, para conmemorar a los pacientes que luchan contra esta enfermedad de la cual aun no se conoce el origen. Tal y como ellos mismos afirman, se trata de “una patología degenerativa superficial que produce un trastorno de pigmentación de la piel, causando la aparición de manchas blancas”.

Se eligió este día porque coincide con el aniversario de la muerte del cantante Michael Jackson, cuya autopsia confirmó rumores que venían corriendo años atrás: sufría vitíligo.

¿Qué produce esta enfermedad?

Concretamente, y tal y como informan en la web de la Asociación de Pacientes de Vitíligo, las manchas típicas de esta enfermedad están provocadas por la ausencia de células productoras del pigmento o melanina que da el color moreno a la piel. Así, se manifiestan zonas blancas en contraste con el resto del cuerpo.

¿Cómo se manifiesta en niños?

De acuerdo a la información proporcionada por la Asociación Española de Pediatría, el vitíligo en niños se manifiesta con una o varias manchas blancas en la piel; siempre serán más evidentes en pieles oscuras o más bronceadas.

Estas manchas pueden afectar prácticamente a cualquier parte del cuerpo, aunque suelen ser más comunes en zonas periorificiales (alrededor de la boca, los ojos o la nariz), en ingles, axilas, dorso de las manos, antebrazos, cara o genitales.

Puede comenzar con una sola mancha o con la aparición de varias a la vez; así que, de sospechar, es mejor que consultéis al pediatra.

Este diagnosticará la enfermedad de modo clínico. Normalmente se utiliza la Luz de Wood, una lámpara con una luz especial, pero en algunos casos será necesario realizar una biopsia.

¿Puede tener alguna complicación?

Esta enfermedad es meramente estética y no suele requerir de tratamiento a no ser que su aspecto genere malestar emocional en el paciente.

Y es que, aunque no es una enfermedad que pueda presentar complicaciones clínicas, sí es cierto que puede estar relacionada con otras afecciones del sistema inmune como el hipotiroidismo o la diabetes mellitus tipo I, de acuerdo a la web de la AEPED.

Además de estas dos, el vitíligo puede provocar impacto psicológico al niño que lo sufre, ya que es en la infancia donde se produce el mayor desarrollo psicológico y social y esta afección suele provocar ansiedad, evitación social e, incluso depresión.

Relacionado con esto último, la psicoterapia es bastante útil para mejorar la autoestima de los niños, especialmente los mayores de 13 años.

Si al niño ya le han diagnosticado vitíligo conviene saber que la protección solar es aun más importante, ya que en las zonas de manchas no existe melanina, que nos protege de la radiación solar. Además, la Academia Americana de Pediatría aconseja mantener los niveles devitamina D adecuados, ya que el déficit de esta vitamina es otro de los trastornos que puede ocasionar la despigmentación de la piel.

También te puede interesar:
Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo