Infecciones infantiles

Vulvovaginitis en niñas: qué es, síntomas, causas y tratamiento

La vulvovaginitis infantil es una afección bastante común en niñas jóvenes en la que la vagina y la vulva se inflaman. Puede causar picazón y muchas molestias.

“Alejandra tiene 4 años. Se despierta en mitad de la noche al sentir dolor y sensación de picor intenso en la zona genital. Es tanta la molestia que sale de su cama y va a buscar a sus padres. No tiene fiebre, pero se lleva las manos continuamente a la zona vulvar y dice que le duele tanto que no puede dormir. Sus padres la llevan a Urgencias. En el hospital descartan infección de orina, la exploración es normal salvo por el enrojecimiento de la zona genital. El pediatra de guardia diagnostica una vulvovaginitis y les explica a los padres el tratamiento que deben seguir…”.

Vulvovaginitis en niñas
Foto: Istock

He puesto este ejemplo porque es el más típico, incluso por la hora. En la primera parte de la madrugada es cuando suelen consultar las niñas por este tipo de molestias relacionadas con la vulvovaginitis, aunque pueden aparecer en otro momento del día. Veamos en qué consiste y cómo podemos tratarla.

¿Qué es la vulvovaginitis y qué síntomas presenta?

La vulvovaginitis es la inflamación de la región genital femenina externa: vulva y vagina. Es muy frecuente en las niñas antes de la pubertad, entre los 2 y 7 años.

En una vulvovaginitis leve puede haber solo molestias y picor además de un leve enrojecimiento de la zona. En casos más avanzados puede haber, además de picor y eritema, flujo vaginal, molestias al orinar o incluso sangrado, aunque esto es más infrecuente.

Causas de la vulvovaginitis

La mayoría de los casos de vulvovaginitis en niñas prepuberales, se produce por una contaminación por gérmenes de las heces o de las vías respiratorias, que alteran el equilibrio de la zona genital. Es decir, no existe un germen en concreto que produzca la inflamación. O bien no saben limpiarse bien tras orinar o defecar y arrastran bacterias de la zona anal a la vaginal o bien tras manipularse nariz, boca se llevan las manos sucias a la zona genital transportando esos gérmenes.

A veces podemos encontrar casos en los que llevar ropa interior sintética o ropa muy ajustada, así como usar jabones perfumados o muy agresivos han empeorado la vulvovaginitis o incluso la han desencadenado. Además, podemos tener otras causas como la oxiuriasis, conocida popularmente como lombrices. En caso de tener una infección por lombrices éstas suelen salir del ano por la noche, pueden llegar a la zona vulvar y producir picor e irritación por lo que, en caso de vulvovaginitis, siempre debemos descartar esta patología. También puede ocurrir, en caso de que la niña haya tomado tratamiento antibiótico durante varios días o que sea diabética que la zona genital se infecte con hongos. También puede darse en niñas que sigan usando pañal de noche.

Hay que tener en cuenta que, antes de la pubertad, la ausencia de vello púbico y el escaso desarrollo de los labios vulvares hacen que la vagina esté poco protegida. Es menos frecuente, pero puede ocurrir que, al igual que encontramos casos en los que los niños se introducen objetos por nariz, oído, tales como bolitas de juguete, papel, plastilina… también alguna niña haya introducido algún cuerpo extraño en la vagina, produciéndole síntomas de vulvovaginitis. Además, si ese objeto no se extrae originará un flujo maloliente.

¿Cómo se diagnostica?

Vulvovaginitis infantil
Foto: Istock

En la mayoría de los casos solo necesitaremos hacer unas preguntas sobre los síntomas a los padres y la niña y explorar la zona genital. Si existen molestias al orinar o sospechamos cistitis solicitaremos un análisis de orina para descartar infección.

Si además encontramos flujo vaginal o si la vulvovaginitis es recurrente o no mejora también suele realizarse un cultivo del flujo. Con el resultado del cultivo veremos si crece algún microorganismo que deba ser tratado con antibióticos.

¿Cómo se trata?

La mayoría de las vulvovaginitis mejoran en 2 ó 3 semanas con una serie de medidas y hábitos de higiene adecuados. En el momento de molestias y picor intenso debemos tratar esa inflamación para que la niña note alivio rápido.

Si la zona vulvar está muy irritada se pueden aplicar compresas de agua fría y alguna crema emoliente. También se pueden recomendar baños de asiento: llenaremos el bidé o el fondo de la bañera con agua tibia y unas gotas de jabón especialmente formulado para el área genital infantil y sentaremos a la niña unos minutos. Después secaremos la zona genital con una toalla limpia, eliminando bien los restos de agua y aplicaremos una crema específica para la zona con las manos limpias. Podemos repetir esta secuencia las veces que sea necesario los primeros días.

Cómo prevenir la vulvovaginitis

Medidas para prevenir la vulvovaginitis:

  • Enseñar a la niña la técnica correcta de limpieza de los genitales después de orinar o defecar (de delante hacia detrás).
  • Evitar el uso de ropa ajustada (mallas, leotardos).
  • Evitar los tejidos sintéticos y usar ropa interior de algodón.
  • No utilizar jabones perfumados o irritantes para limpiar la zona genital.
  • Evitar el uso de suavizantes en la ropa interior y bañadores.
  • Secar bien la zona genital después de la ducha diaria.
Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo