Ejercicios de yoga para hacer con niños

Posturas de yoga para niños: la postura del árbol

El yoga tiene numerosos beneficios para los niños. Jennifer Romero, de Espacio Físico, nos enseña paso a paso cómo pueden hacer los peques la postura del árbol y para qué es recomendable. ¡Toma nota!

Cada vez son más los padres que se deciden a apuntar a sus hijos a yoga y no nos extraña, ya que se trata de una disciplina con infinidad de beneficios físicos y psíquicos tanto para los adultos como para los niños. Los peques disfrutan practicando yoga ya que, además de resultarles una actividad divertida y entretenida, se relajan y obtienen beneficios tan gratificantes como canalizar la energía, mejoran su autoestima, aprenden a concentrarse, desarrollan el equilibrio y trabajan algo tan importante como es el autoconocimiento. La práctica de yoga en niños está recomendada a partir de los 3 ó 4 años y es una disciplina perfecta para ser realizada hasta la edad adulta, adaptando los ejercicios y posturas a cada nivel y edad. Obviamente, una clase de yoga para adultos es diferente a una orientada a niños, ya que la de los más pequeños suele mezclar juegos, canciones y mucha imaginación, todo ello con el propósito de captar su atención y engancharles a la actividad. 

La práctica de yoga en niños es beneficiosa tanto para los peques más inquietos como para niños tranquilos o más bien tímidos, ya que es una actividad perfecta para favorecer la relajación, pero también para aprender a perder miedos y mejorar el contacto con los otros. Otros beneficios de la práctica de yoga en niños es que ganan fuerza, mejoran la coordinación y la flexibilidad, aprenden autocontrol y favorecen el buen funcionamiento de todos los sistemas corporales. 

Otra ventaja del yoga es que los padres podemos practicarlo con nuestros hijos, mejorando y reforzando así el vínculo y la unión con ellos. 

Por todos estos motivos, los centros especializados en yoga para niños se están haciendo muy populares, como es el caso del centro de salud y belleza Espacio Físico (Avda. del Mediterráneo, 9 Madrid) donde imparten este tipo de clases de yoga. Jennifer Romero, de Espacio Físico, nos muestra cómo hacer la postura del árbol

Cómo hacer la postura del árbol con niños

Para hacer esta postura de yoga debemos alzar los brazos por encima del cuerpo y, a continuación, tenemos que flexionar la pierna derecha apoyándola sobre la rodilla de la pierna contraria y mantenemos la postura unos segundos. Después, estiramos bien arriba y juntamos las manos por encima de la cabeza. A continuación, vamos bajando despacio los brazos, estirados hacia los lados, y también bajamos lentamente la pierna al suelo, colocándonos en la postura de inicio. Durante el descenso es posible que se pierda un poco el equilibrio, pero no es un problema, por lo que no hay que darle importancia.

El objetivo de la postura del árbol es trabajar el equilibrio, habilidad que es muy importante ya que ayuda a estar concentrados y fuertes. 

Una ventaja de las asanas de yoga es que muchas de ellas tienen nombres de animales o de objetos que, para los niños, son fácilmente reconocibles, por lo que entender cómo debe hacerse el ejercicio les resulta más sencillo. ¡Todos a practicar!

CONTINÚA LEYENDO