Ser Padres

¿Qué pueden hacer los padres para aliviar el estreñimiento del bebé? Consejos útiles

¿Le cuesta a tu peque hacer sus necesidades? ¿Realiza deposiciones duras y en menor número que antes? Puede que entonces tu bebé sufra de estreñimiento. Este motivo de consulta es cada vez más frecuente en las consultas y, la mayoría de las veces, el motivo son los cambios en la dieta.

La mejor forma de ayudarles será proporcionándoles una serie de alimentos ricos en fibra. Estos podrán darse al bebé siempre que esté preparado para comer alimentos en forma de papillas, purés o trocitos. Algunos de los más ricos en fibra, idóneos para aliviar el estreñimiento son: guisantes, avena, cremas de verduras, lentejas y, en cuanto a frutas, las más indicadas son ciruela y kiwi. Conviene recordar que todas las frutas son laxantes, excepto plátano y manzana, de las que no debemos abusar en caso de estreñimiento.
Otro alimento que viene bien para los bebés estreñidos son las semillas de chía. Podemos usar tanto el gel que desprenden cuando las dejamos en remojo, como las propias semillas trituradas y añadidas a purés, potitos, yogur… Siempre recomiendo probar al principio con pocas cantidades, una cucharadita al día, por ejemplo, ya que son muy laxantes y puede que, al inicio, le causen gases al bebé. Si los padres observan que son efectivas, pueden darse a diario.
Estreñimiento en el bebé: Esto es lo que pueden hacer los padres para aliviarlo

Los alimentos ricos en fibra son muy útiles.Istock

¿Qué hacer cuando un bebé lactante está estreñido?

Debemos distinguir entre el bebé menor de seis meses, alimentado exclusivamente con leche, y el bebé que ya está tomando alimentación complementaria. 
En caso de bebés alimentados a pecho, los episodios de estreñimiento suelen ser puntuales, y muchas veces mejorarán ayudando al peque con pequeños ejercicios como flexionar las piernas llevándolas desde su posición natural hacia su vientre mientras hacemos un suave masaje, mediante movimientos circulares en la zona del abdomen. 
Si es necesaria una ayuda extra, y siempre bajo prescripción médica, podemos ayudarnos de microenemas o supositorios que ablandarán las heces, facilitando su eliminación.
Si el bebé está alimentado con leche de fórmula puede probarse con fórmulas específicas para trastornos digestivos leves, tras valoración por el pediatra.
En caso de que el bebé pueda ya recibir alimentación complementaria intentaremos aumentar la cantidad de fibra de su dieta, y procurar una adecuada hidratación ofreciendo agua con frecuencia. Si aún así persiste el estreñimiento, o las deposiciones del bebé son tan duras que la defecación resulta dolorosa, debemos acudir al pediatra, existen suplementos naturales de fibra que pueden ayudar y laxantes para los casos más complicados.
Bebé comiendo papilla

Los cereales son, junto con las frutas y verduras, algunos de los alimentos más ricos en fibra.Istock

¿Por qué se estriñe un bebé?

Las causas del estreñimiento son variadas porque dependen de factores absolutamente variables como la edad del bebé, el desarrollo de su sistema digestivo, alimentación, etc.
Existen varias situaciones en las que los bebés se estriñen con mayor frecuencia. Por ejemplo en el periodo de tiempo en que el niño pasa de leche materna a leche de fórmula se suelen producir muchos casos de estreñimento hasta que se adapta al cambio.
Igualmente la introducción de la alimentación complementaria suele estar marcada por un periodo de estreñimiento hasta que el organismo se adapta a la nueva alimentación y a la circunstancia de expulsar heces más grandes y compactas.
En cualquier caso, al margen del estreñimiento causado por cambios en la dieta, las causas de un estreñimiento pueden tener orígenes muy distintos porque cada peque es único en su desarrollo. Y si a eso se le añade que, por condiciones propias de su escasa edad, el niño es incapaz de explicar lo que le pasa, a los padres no les queda otro remedio que interpretar bien ciertos signos y conductas que los pongan en alerta ante un caso de estreñimiento en su hijo tales como: menos de tres deposiciones a la semana, deposiciones muy voluminosas y/o secas, sangrado rectal y dolor abdominal. En estos casos, se deberá acudir al pediatra a fin de una mejor exploración y valoración.
tracking