Ser Padres

Mi hija tiene frenillo sublingual, pero ya no tiene problemas para mamar ¿Sería bueno cortárselo?

Tenemos una niña de 5 semanas. Desde el principio hemos tenido problemas con la lactancia, grietas e infección de pezones. Estos síntomas han remitido substancialmente en las dos últimas semanas, probablemente, al mejorar la posición. Sin embargo, apreciamos que el bebé mama con mucha dificultad. Esto sucede todos los días, pero no en todas las tomas, generalmente en un intervalo de tiempo de unas tres horas. Se muestra muy nerviosa e irritable y agarra el pezón con mucha dificultad o rompe a llorar en medio de la toma y parece que nunca tiene suficiente. Teniendo que tenerla prácticamente todo el día agarrada al pecho. En un grupo lactancia nos han dicho, después de ver la boca del bebé, que tiene un frenillo sublingual tipo 4. O sea, que el frenillo no se ve pero todos los síntomas indican que así es. La incapacidad de llegar con la lengua al paladar, el comportamiento al mamar, y la aparición de una ampolla en la parte interior del labio superior. A pesar de todo esto, el bebé ha cogido peso perfectamente, las cacas son amarillas y tiene buen aspecto. Nuestra duda es qué hacer con respecto al frenillo, ¿es necesario operarlo o el bebé y el pecho se adaptarán y mejorará la lactancia?.

No sabría aconsejarte sin ver a la niña (y es muy probable que, incluso viéndola, no supiera qué aconsejar). Probablemente cortando el frenillo a tu hija, mamaría mejor; pero, puesto que ya está engordando y no hay grietas ni dolor en los pezones (¿o sí?), la mejora sería, sobre todo, "estética", no llorar y no estar tan intranquila en el pecho.
tracking