Ser Padres

Nace una bebé en India con ocho embriones en su estómago

El caso de esta bebé, que ha nacido con ocho embriones implantados en su interior, es único en el mundo y responde al nombre de fetus in fetu.

Tan solo 21 días de vida tiene una niña india a la que han extirpado ocho embriones de su interior, en una operación que ha durado 90 minutos.
Pies de un recién nacido con luz ultravioleta en una incubadora

Pies de un recién nacido con luz ultravioleta en una incubadoraPraisaeng

De confirmarse esta información, compartida por el diario Daily Mail, será el caso más extremo de ‘fetus in fetu’ conocido hasta la actualidad.

Ocho embriones en su interior

El hecho ha ocurrido en la ciudad india de Ranchi (noreste de India), donde un grupo de médicos liderado por el doctor Mohammed Imran han extirpado hasta ocho embriones del estómago de una bebé de 21 días de vida. Ocurrió tres semanas después del nacimiento de la pequeña.
Sin embargo, hasta llegar al diagnóstico final, la pequeña se sometió a varias pruebas después de que los médicos observaran una gran hinchazón en su vientre. Inicialmente pensaron que se trataba de un tumor.
 Después, varias pruebas de escáner confirmaron que se trataba de un raro diagnóstico de ‘fetus in fetu’ y que lo que tenía era a sus ocho hermanos en su interior, que no habían llegado a desarrollarse. Lo que no ha trascendido ha sido el estado en el que se encontraban los embriones extraídos del interior de la pequeña, aunque sí su tamaño: de acuerdo a la información compartida por Press Trust of India, variaban entre tres y cinco centímetros de tamaño.
Después de 90 largos minutos de operación, la bebé se encuentra recuperando favorablemente de la cirugía.

¿En qué consiste el ‘fetus in fetu’?

También conocido como ‘gemelo parásito’ trata de una condición extremadamente rara por la que un feto malformado se implanta dentro del feto que sí está vivo, sacando beneficio de su circulación sanguínea (como si se tratase de un parásito). Por lo general ocurre en gemelos idénticos y, en palabras comunes, uno tiende a crecer dentro del otro.
Esto ocurre por un problema genético que tiene lugar durante la fecundación del óvulo: las células que deberían dar lugar a dos o más fetos, no llegan a separarse del todo y provocan que uno de los embriones absorba al otro durante el embarazo.
Cuando el bebé nace, lo hace con un bulto en su vientre y los profesionales normalmente diagnostican un tumor, aunque con pruebas más específicas se llega al diagnóstico final.
Si no se extirpa durante las primeras semanas o meses de vida, ese embrión puede seguir creciendo en el interior de su hermano, provocando problemas mayores, aunque es algo muy raro.
Como decimos, es algo extremadamente raro: en la actualidad, apenas se han registrado 200 casos en el mundo de este defecto genético.
tracking