Ser Padres

La importancia de vacunar tanto a niños como a niñas contra el VPH

Los niños (varones) necesitan recibir la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano, al igual que hacen las niñas. Aquí reside la importancia.

¿Sabías que alrededor del 80% de las personas sexualmente activas contraerán el Virus del Papiloma Humano (en adelante VPH) en algún momento de su vida? Una cifra que lo convierte en la Enfermedad de Transmisión sexual más frecuente del mundo y que, sin embargo, se contradice con el gran desconocimiento de la población (especialmente los jóvenes) tiene sobre esta enfermedad: “De ocho adolescentes a los que lanzamos preguntas sobre el VPH, ninguno fue capaz de responder todas las preguntas bien”, nos aseguraba hace unos días el Farmacéutico Fernández en una entrevista.
El VPH es un gran desconocido y, sin embargo, se mueve más rápido que el humo y su infección no es baladí: se asocia a diversos tipos de cánceres potencialmente mortales, como el de cuello uterino, el de ano, pene, vagina, vulva, boca o garganta. “Alrededor del 90% de los casos de cáncer de cuello uterino están relacionados con la infección por el VPH y en el mundo, cada dos segundos una mujer muere por este tipo de cáncer”, afirman desde la Asociación Española de Vacunología.
Hay más de 150 tipos de cepas del VPH. Algunas de ellas solo son responsables de verrugas genitales que, a menudo, desaparecen solas (y con ellas también desaparece la infección). Otras, sin embargo, son las potencialmente peligrosas (la 16 y la 18 las que más): las que se asocian a lesiones precancerosas que, de no tratarse, puede derivar en un cáncer. “La gran mayoría de estas infecciones se resuelven espontáneamente. Solo una pequeña cantidad de ellas progresas a infecciones persistentes y de estas solo una parte avanzan a lesiones precancerosas y cáncer”, afirma la AEP. Esto en el caso de las mujeres pero, ¿qué ocurre en el caso de los varones?
En ellos no se asocia en cifras tan altas la infección por VPH con riesgo de cáncer: sufren las conocidas verrugas genitales que, como decimos, desaparecen con tratamiento cutáneo o, incluso, sin ningún tratamiento.

La vacunación, una gran aliada

En 2006, Europa introdujo la vacunación frente al virus del papiloma humano como obligatoria tan solo para las niñas, ya que son las que peores consecuencias sufren tras contraerlo. Y es que, de acuerdo a la AEP, “la inmunización de los preadolescentes, es uno de los métodos más eficaces de inmunidad ante el virus”. Es por esta razón por la que la vacuna se inocula a las niñas de 12 años (y, de rescate, hasta los 18 si no se vacunaron cuando les tocaba por edad), cuando todavía no han iniciado las relaciones sexuales. Han demostrado, además, un nivel óptimo de protección frente al virus con las dos dosis, que se administran con seis meses de diferencia entre ellas.

Razones para vacunar a los varones contra el VPH

Pero, ¿qué pasa con los niños? ¿Es mejor no vacunarlos, en su caso, porque no tienen tantos riesgos como ellas? En la actualidad hay una lucha constante para conseguir que la vacuna contra el VPH se administre también a los varones en España (en 28 países europeos ya se está haciendo), vistos los beneficios que reporta en ellos.
“El VPH no debería ser solo una preocupación de las mujeres, ya que es transmitido también por los hombres, y tanto los hombres como las mujeres corren el riesgo de padecer cánceres relacionados con el mismo. Todos están potencialmente afectados por el VPH, y todos pueden hacer algo para reducir su riesgo”, explica Joel Palefsky, fundador de la International Anal Neoplasia Society. En relación a ello, la AEP advierte de que el cáncer anal está aumentando de forma progresiva en el varón, igual que el de cabeza y cuello.
Pero, además de este, argumentan otros motivos para vacunar a los varones de 12 años:
  • La carga de la enfermedad no oncológica (las verrugas genitales) también se dan en ellos. La mitad de los casos los padecen varones
  • Vacunando solo a las chicas generamos una inmunidad parcial de grupo y, por tanto, el virus no se debilita (de hecho los chicos son los mayores transmisores alrededor del mundo)
  • Para la prevención de cánceres masculinos como el de pene, anal, cabeza o cuello, no existen otros métodos de cribado, al contrario de lo que ocurre con el de cérvix
  • Dado que algunas mujeres no están vacunadas, un porcentaje de ellas pueden estar protegidas de forma no indirecta si se vacuna al hombre

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

tracking