Adolescencia precoz

Adolescencia precoz: síntomas, causas y claves para ayudarles

4 minutos

La adolescencia cada vez se alarga más, lo que no quiere decir que acabe antes ya que cada persona debe pasar por todas sus etapas evolutivas. Te contamos los síntomas, las causas y las claves para ayudar a tu hijo a comprenderse.

También te puede interesar: Adolescentes: Así les ayudas a quererse y aceptarse
La adolescencia cada vez se alarga más

Es cierto que desde hace unos años han aumentado los casos de pubertad precoz, hecho confirmado al igual por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) y por los estudios realizados por la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP).

Se considera pubertad precoz, los niños que entran en la adolescencia unos 2 años antes de lo normal, aproximadamente antes de los 9 años u 8 años. Existen variaciones entre niños y niñas.

Síntomas prematuros

Crecer exageradamente para su edad biológica y la aparición de los carácteres sexuales antes de los 9 años son algunos de los síntomas de la adolescencia precoz.

  • En los niños: aumento de la masa muscular, cambio de voz y aparición del vello facial.
  • En las niñas: desarrollo de los senos, vello púbico y avance de la menstruación.

Causas

Según los expertos, las posibles causas son el sobrepeso y la obesidad, las sustancias tóxicas ambientales, la composición química de los alimentos, etc... Se ha encontrado una relación con los niños adoptados, debido a la mejora de la alimentación comparada a las carencias probables que ha tenido anteriores a su adopción.

Es importante detectar cuanto antes los posibles síntomas de precocidad mediante la visita al endocrino infantil o pediatra, para así valorar si es aconsejable iniciar un tratamiento para ralentizar o detener la secreción de hormonas sexuales, ya que de lo contrario puede incidir entre otros aspectos el crecimiento de su estatura.

Tener pubertad precoz también puede afectar a las relaciones con los compañeros de clase y amigos que les pueden ver diferente a ellos, y a su autoestima.

En los países occidentales se están alargando los años de la adolescencia, pero no porque empiece antes, acabará antes la etapa adolescente. Es fundamental que las personas pasen por todas las etapas evolutivas de la vida.

Pero, ¿qué pasa cuando hay hijos de 30 años o más que aún siguen viviendo con los padres? Salvo casos justificados como por ejemplo, el cuidado de éstos por enfermedad o por ser mayores, algunos jóvenes tienen miedo a madurar y asumir responsabilidades propias de su edad (síndrome de Peter Pan).

Hay factores externos que también intervienen: los ocasionados por la crisis laboral y económica que en nuestro país ha provocado un paro juvenil de casi el 50% y la formación necesaria para ejercer cualquier profesión por requerir más tiempo y especialización para conseguirla.

La adolescencia es una etapa de cambios y cualquier cambio en nuestra vida implica un mínimo de desequilibrio emocional que hay que afrontar para adaptarnos a la nueva situación. Los adolescentes quieren que cualquier cambio sea rápido, necesitan respuestas a corto plazo de sus demandas y las nuevas tecnologías pueden influir en el adelanto de la adolescencia ya que éstas les ofrecen respuestas inmediatas. Además pueden visionar cosas que a veces se adelantan a su edad biológica, aunque no signifique que se acompañe con tener más madurez.

Hipersexualización de las niñas

Este fenómeno afecta mayormente a ellas. Se ha avanzado mucho la edad del descubrimiento sexual. Al margen de la educación escolar y de los padres,  Internet también "educan" así como los programas de televisión y la publicidad dirigida al público infantil.

Esta "educación" a menudo corrobora estereotipos sexistas, el culto a la imagen física y personal, etc., pudiendo influir en la valoración de su autoestima y seguridad.

Claves para ayudar a los niños durante la adolescencia

Aunque el proceso madurativo de las personas puede tener diferentes ritmos teniendo la misma edad, hay actitudes paternas que influyen en retrasar la maduración de los hijos, como:

  • La sobreprotección, el permisivismo y no ponerles límites, son comportamientos que demoran el pase de la adolescencia a la madurez.
  • Desde pequeños es importante que sean autónomos y responsables de pequeñas tareas, aunque de más mayores también deberemos dialogar y negociar con ellos para acercar posturas de actuación.
  • Ser modelos de transmisión de valores diferentes a los ofertados por la sociedad consumista actual que influyen en que valoren la comodidad y no renunciar al nivel de vida de vivir con los padres.
  • Potenciar una autoestima sana y positiva, basada en el "ser", el hacer, el compartir como persona, más que en el "tener" (imagen personal, bienes materiales, etc.)

 

Mercé Corbella es psicóloga familiar de niños y adolescentes.

Etiquetas: adolescencia, adolescencia y sexualidad, adolescentes, educación

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS