Trastornos alimentarios

Adolescentes y trastorno de la conducta alimentaria. Repunte de casos tras la pandemia COVID-19

¿Cómo ha podido afectar la pandemia a los adolescentes? Los expertos coinciden al observar un incremento de casos de trastornos de la conducta alimentaria en los más jóvenes.

Ahora que parece que empezamos a “ver la luz al final del camino” en cuanto a la pandemia por coronavirus, hacemos balance sobre cómo el confinamiento y las medidas restrictivas han afectado a otras patologías. Los expertos en trastornos de la conducta alimentaria coinciden en el incremento de sus pacientes, tanto en las consultas, como en las unidades de hospitalización. 

¿Qué son los TCA? ¿Qué enfermedades incluyen?

Adolescentes y trastorno de la conducta alimentaria
Foto: Istock

Se trata de trastornos psicológicos que conllevan una alteración en la relación del adolescente con la comida. El paciente tiene una preocupación intensa por su peso, su morfología y su imagen corporal que le lleva a tomar medidas extremas en cuanto su alimentación. 

Dentro de los TCA se incluyen: anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, trastorno por atracón, TCANE (trastorno de la conducta alimentaria no especificado), PICA, Trastorno por rumiación, trastorno de evitación/restricción de alimentos, vigorexia, ortorexia y obesidad. 

¿Cuál es la prevalencia de los trastornos de conducta alimentaria?

En España los últimos estudios realizados coinciden en señalar una tasa de prevalencia de TCA en población adolescente alrededor del 4,1-4,5% entre los 12 y los 21 años.

En concreto, la anorexia se sitúa en torno al 0,3%, la bulimia en el 0,8% y el TCA no especificado alrededor del 3,1% de la población femenina de entre 12 y 21 años.

¿Qué ha ocurrido durante la pandemia?

No poder salir de casa, viajar, hacer deporte, socializar, ir al instituto o trabajar indudablemente supone una merma importante en nuestra calidad de vida, que puede manifestarse con un elevado nivel de ansiedad.

Diferentes expertos coinciden en que el estrés sufrido durante el confinamiento y el aislamiento social han provocado el debut de alteraciones en los comportamientos relacionados con la comida. Además, las adolescentes (en su mayoría mujeres, aunque también hay varones) que estaban siguiendo un tratamiento psicológico y/o psiquiátrico se quedaron de repente sin poder continuar con esta terapéutica. También se ha observado un incremento de hospitalizaciones en las unidades de TCA, un repunte de casos nuevos y la recaída de otros ya diagnosticados. 

Adolescentes, TCA y pandemia
Foto: Istock

Por otro lado, no podemos limitarnos solo a los trastornos más conocidos, como la anorexia o bulimia. En la población general, la pandemia también ha llevado a alimentarnos peor, aumentando la ingesta de procesados, a ser más sedentarios, a hacer más visitas a la nevera “por aburrimiento” y, en definitiva, ha contribuido a aumentar las tasas de sobrepeso y obesidad.

Sólo hay que observar cuántas personas dejaron de acudir a los gimnasios durante estos dos años o, sencillamente, durante el confinamiento más estricto, cuántas personas realmente se preocuparon por mantenerse en forma haciendo ejercicio en casa. 

¿Cuáles son los factores de riesgo para que un adolescente desarrolle un TCA?

  • Rasgos psicológicos: las adolescentes muy perfeccionistas o exigentes consigo mismas, y también aquellas que tengan problemas de ansiedad, tienen más riesgo de sufrir un trastorno de la conducta alimentaria.
  • Baja autoestima: Tener una valoración negativa e insatisfactoria de uno mismo/a incrementa la probabilidad de padecer TCA.
  • Imagen corporal negativa: Las personas que “se sienten mal” al valorar su propia imagen corporal son más vulnerables a la hora de sufrir un TCA.
  • Adolescencia: Los TCA pueden aparecer a cualquier edad, pero la mayoría de las veces ocurren en la adolescencia. Durante esta etapa la personalidad, la autoestima y el rol social de la persona están en pleno desarrollo. Esto unido a los cambios corporales propios de la pubertad y la presión social por tener determinado morfotipo o aspecto físico, pueden llevar a una alteración del comportamiento con la comida.  
  • Sexo femenino: De cada 10 casos de TCA, 9 son mujeres y 1 es un hombre, por lo que ser mujer implica mayor riesgo de padecer un TCA.

¿Cuáles son las señales de alarma? Consulta si observas...

  • Estado de preocupación constante por la comida ó interés exagerado por las recetas de cocina y la composición de cada plato.
  • Comportamiento alimentario extraño, partir la comida en trozos demasiado pequeños, intentar esconderla, comer demasiado deprisa y levantarse de la mesa…
  • Irse de mesa y encerrarse en el baño después de cada comida
  • Aumento de la frecuencia y cantidad de tiempo que está en el baño
  • Evitar comidas en familia o de trabajo, eventos sociales, comidas navideñas…
  • Encontrar comida escondido, por ejemplo, en el dormitorio
  • Pérdida de peso injustificada
  • Práctica de ejercicio físico de forma compulsiva o del vómito autoinducido
  • Amenorrea (desaparición de la menstruación) 
  • Otros síntomas físicos debidos a la desnutrición: frío en las manos y pies, sequedad de la piel, estreñimiento, palidez o mareos, caída de cabello, etc.
  • Uso de ropa demasiado ancha
  • Falta injustificada de comida, gastos no justificados (por compra compulsiva de comida) en el caso de bulimia. 
  • Alteración del rendimiento académico o laboral. Aislamiento social. 
  • Aumento de la irritabilidad y agresividad 
Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo