¿Por qué aparece y qué implica?

Afecta a niños y adolescentes: qué es el estrés digital

El estrés digital está llegando a niños y a adolescentes cada vez más. Si crees que tu hijo lo padece, conoce cómo le puede afectar y por qué puede padecerlo.

niña
Fuente: iStock

Los niños cada vez pasan más tiempo pegados a sus dispositivos electrónicos. Y esto está causando que el estrés digital aparezca con más frecuencia en ellos y en adolescentes. ¿Por qué pueden sentir estrés? ¿A qué ámbitos de su vida puede afectar? Veamos más acerca de ello.

Cada vez es más común que los niños prefieran usar sus aparatos tecnológicos antes incluso que hacer otros pasatiempos que solían ser los favoritos de los pequeños de la casa, como jugar en familia, leer o hacer deporte, entre muchas otras.

Sin embargo, ahora existe una especie de “necesidad” de estar conectados las 24 horas del día, sobre todo para ver las redes sociales y hablar con los contactos.

El problema llega cuando empiezan a aparecer algunas reacciones en el organismo derivadas de la tensión producida por ese uso excesivo de las tecnologías. Esas reacciones las podemos catalogar como estrés digital.

Y aunque el estrés sea beneficioso en cuanto que nos ayuda a hacer frente a una situación, lo problemático aparece cuando una persona no responde adecuadamente a tal situación y, por tanto, no la afronta como debería.

¿Por qué los niños pueden padecerlo?

En los últimos tiempos, los niños parecen prestar una atención continua a sus dispositivos, lo que hace que nunca desconecten mentalmente en ningún momento. De este modo, pueden sufrir estrés digital por algunas situaciones que lo provocan, estas son las principales:

  • El hecho de que haya una conexión permanente. Los niños y jóvenes pasan una buena parte del día revisando en el móvil sus redes sociales (como Instagram, TikTok o WhatApp, entre otras), y si en el algún momento dejan de lado ese dispositivo, pueden estar viendo la tele, buscando vídeos en la tablet o en el ordenador, o jugando con videoconsolas… Esto quiere decir que la conexión con la tecnología es permanente excepto en las horas en las que duermen.
  • La aparición de miedo e inseguridad cuando no tienen el móvil. Hay jóvenes que llegan a padecer un miedo excesivo cuando están mucho tiempo sin su teléfono móvil. A esto se le llama nomofobia. Pueden sentir que va a ocurrir algo y ellos se lo van a perder. Lógicamente esto les hace padecer estrés.
  • Tener pensamientos irracionales. Pueden llegar a pensar que necesitan su móvil para todo, por ejemplo, lo necesitan para sus relaciones personales, o para pedir ayuda si tienen algún problema. Es decir, buscan cualquier justificación para excusar que necesitan su dispositivo siempre.

¿En qué les puede afectar?

niño
Fuente: iStock

Como decimos, muchos son los niños que padecen estrés digital y si no saben afrontarlo, pueden acabar apareciendo efectos en varios ámbitos de su vida:

  • En sus relaciones personales. Normalmente, los niños que viven conectados a sus dispositivos suelen encerrarse en sí mimos, y las relaciones familiares y momentos de ocio quedan en un segundo plano.
  • En el rendimiento académico. El estrés impide que podamos centrar nuestra atención, algo perjudicial para el aprendizaje. Además, también puede afectar a la memorización.
  • A la hora de tomar decisiones. Debido a la situación de estrés, las decisiones pueden ser menos reflexionadas y más emocionales.

Por tanto, es importante que, si los padres perciben que sus hijos están pasando por una situación así, vean hasta qué punto les está afectando para tomar una serie de medidas. Siempre será mejor tomarlas con antelación, aunque si el estrés es algo crónico, lo mejor sería consultar con un especialista.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo