Buenos hábitos

Beneficios de ir a terapia con tu hijo adolescente

Las películas y las series nos han dejado claro que es un recurso para las parejas en crisis, pero también es una herramienta muy interesante para las familias con hijos.

Hace unos días, la famosa actriz Jessica Alba reconoció que iba a terapia junto a su hija adolescente de 13 años, Honor Marie. Lo hizo en Before, During and After, un espacio en Instagram dirigido por Katherine Schwarzenegger Pratt, hija de Arnold Schwarzenegger y esposa de otro actor, Chris Pratt, en el que conversa con personajes conocidos sobre cómo les ha influenciado la maternidad o la paternidad en función de quién sea el entrevistado.

A raíz de esta noticia, pensamos que sería interesante profundizar en la terapia familiar y en los beneficios que tiene en las familias con hijos. Sobre todo porque se suele asociar este tipo de trabajo psicológico con los problemas de pareja y muchas personas no se dan cuenta de que también se puede aplicar a familias con hijos adolescentes, ya sea para todos los miembros de la unidad familiar o para algunos de ellos en concreto, como es el caso de Jessica Alba y su hija. 

El papel de todos los miembros de la familia

El objetivo de la terapia familiar, tal y como explican desde Atlas Psicólogos Tres Cantos, es “mejorar la comunicación, los tipos de relaciones y la unificación de los lazos familiares, resolviendo los conflictos existentes”. Dicho de otro modo, consiste en “restablecer el equilibrio de la familia cuando surgen conflictos, tensiones o problemas de comunicación”, explican desde Psicología Monzo, que también destaca el impacto positivo que tiene y su alto grado de eficacia cuando uno de los miembros de la familia tiene problemas que afectan a la convivencia común.

En la terapia familiar no se buscan culpables, sino que se intenta tratar el contexto familiar en su conjunto, tratando de avanzar hacia un entorno sano para todos. “Mediante la terapia de familia estudiamos aquellas dinámicas que se producen en la convivencia, escuchamos las demandas de todos los miembros de la familia, les enseñamos a cambiar patrones de comunicación y de conducta disfuncionales. En definitiva, les ayudamos a implementar cambios positivos en la familia y en la forma que tienen de relacionarse”, explican desde Psicología Monzo

En función del profesional especializado y de las circunstancias del caso, la terapia familiar puede ir experimentando diferentes fases en función también de las necesidades. De este modo, puede haber sesiones a las que acudan todos los individuos de la familia y otros en los que no sea necesario en opinión de quien dirija la terapia, que incluso puede solicitar, en caso de que todo gire en torno a una persona de la familia, que este no esté presente en la sesión en un momento dado y sí lo estén el resto de los miembros de la unidad familiar. Esto es así en ocasiones porque “la ayuda también va enfocada a cómo los demás pueden ayudar a quien padece el problema inicial”, apuntan desde Atlas Psicólogos Tres Cantos.

El objetivo de la terapia familiar

El objetivo final de las terapias familiares es ayudar a construir una familia sana, y esto pasa por conseguir que “la comunicación sea fluida y los miembros de la familia expresen libremente sus emociones sin temor a ser castigados o rechazados”, indican desde Psicología Monzo, y porque “los miembros de la familia sepan a qué atenerse y respeten los límites de los demás”. Para ello, es esencial, añaden desde la clínica especializada, dar forma a unos límites flexibles pero que sean claros y conseguir el equilibrio de protección a los miembros más jóvenes de la familias sin caer en la sobreprotección. En la terapia familiar, concluye el equipo de Monzo, “Se fomenta el desarrollo y crecimiento de cada uno de los miembros y se respetan sus diferencias”.

Al final, si la terapia familiar es fructífera, sus beneficios se verán reflejados en la mejora de la convivencia familiar, en el fortalecimiento del vínculo entre los miembros de la familia y en la salud de la comunicación en el ámbito familiar ya que se generará un clima óptimo para que todos puedan expresar y compartir sus emociones y sus pensamientos. En consecuencia, la resolución de conflictos será uno de los aspectos en los que más se notará el impacto de la terapia familiar, que como acabas de comprobar no solo es interesante para los problemas de pareja.  

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo