Adolescentes

Cómo aprender a escuchar a un hijo adolescente

La adolescencia es una etapa complicada y la comunicación padres-hijos se ve resentida, por ello, tenemos que tener mucha paciencia y comprensión.

También te puede interesar: Mi hijo adolescente ¡se ha vuelto un radical, un moralista!
Cómo aprender a escuchar a un hijo adolescente

La comunicación perfecta es imposible, aunque la podemos mejorar mediante el entrenamiento. En la adolescencia la comunicación padres-hijos no es fácil sino partimos de una buena dosis de paciencia, entre otros factores. Los adolescentes piensan o creen que los padres no les entienden porque no son jóvenes como ellos, son de otra generación, no tienen tiempo para escucharles, no les toman en serio cuando les comentan los problemas o contratiempos que tienen, etc.

Dentro de los facilitadores de la comunicación con nuestros hijos está el estilo de comunicación asertiva, que se caracteriza porque la persona defiende sus propios intereses y opiniones expresadas libremente, pero respetando al mismo tiempo los criterios y sentimientos de la otra persona. Aunque también pueden existir desacuerdos y conflictos, las dos partes pueden “ganar”.

Algunas recomendaciones para mejorar la comunicación y escucha:

La escucha activa

Es muy importante prestar atención a lo que nos dicen, permitiendo que nuestras opiniones o comentarios se vean afectados o influidos por las aportaciones de nuestros hijos. Como padres tenemos que estar siempre dispuestos a escucharles, aunque a ellos muchas veces les suponga un esfuerzo establecer una comunicación y responden a nuestras preguntas con monosílabos como “Sí”, “No”, “Bien”, etc.

Es conveniente hacerles preguntas abiertas y no cerradas ya que estas últimas solo requieren contestarlas con un sí o no. También es importante preguntarles sin que noten que les estamos interrogando.

La empatía

Ponerse en el lugar de otra persona, significa comprender mejor su punto de vista, que no se traduce que estemos de acuerdo. Como padres tenemos que ser responsables de intentar entenderlos, aunque sea responsabilidad del hijo expresar su personal opinión.

Instrucciones

Cuando les demos alguna instrucción que requiera una respuesta o acción, hay que ser concretos, dando las reglas claras y precisas y comprobando que las han entendido.

Recordar lo que nos dicen

Acordarse de lo que nuestro adolescente ya nos comentó alguna vez anteriormente, nos permitirá: no ser un tema nuevo cuando nos lo expliquen la próxima vez y de esta forma, probablemente conseguiremos que más a menudo se comuniquen con nosotros, ya que les demostramos interés por sus comentarios y sus problemas.

Tranquilidad

Hablarles cuando estemos calmados. Si estamos enfadados, es recomendable posponer un enfrentamiento para evitar un enfoque negativo de la comunicación y escucha.

Mercé Corbella es psicóloga familiar en niños y adolescentes.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS