Consejos para padres

Cómo ayudar a nuestros hijos a preparar la EBAU

Hay personas que llevan los estudios mucho mejor y otras que también saben enfrentarse mejor a las situaciones de estrés. Eso sí, lo que es habitual es que en todos los estudiantes haya nervios. Ayuda a tu hijo a enfrentarse a la EBAU con estos consejos.

Es una sensación común: presión, estrés, ansiedad… Enfrentarse a la EBAU es toda una lucha por intentar conseguir la puntuación necesaria para entrar en la carrera soñada y estudiar lo que se quiere. Una presión que a veces puede incrementarse no solo por los estudiantes, sino también por profesores y familiares. En este sentido, ¿cómo pueden ayudar los padres a que sea más llevadero?

 

Segundo de Bachillerato llega a su fin y con él aparecen las “temidas” pruebas de acceso a la universidad. Pruebas que en las últimas décadas han ido cambiado de nombre y que ahora son conocidas como EBAU (Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad) o EvAU (Evaluación de Acceso a la Universidad). Muchos las conocerán como Selectividad o PAU.

En cualquier caso, la mayoría de personas que pasa por ellas las recuerdan por la sensación de estrés, exigencia y presión que produce enfrentarse a ellas. Y si tu hijo tiene que hacer estos exámenes, te preguntarás cómo puedes ayudarlo, veamos algunos consejos para ello.

Consejos para los padres

No te preocupes en exceso, mantén la calma

¿Cómo pretender que tu hijo esté calmado, si las personas de su alrededor no lo están? Se trata de estar presentes, pero sin agobiarles y sin que noten nuestra posible angustia o preocupación por su mejor futuro.

Infórmate sobre las pruebas

Esto no quiere decir que te hagas todo un experto en materia, sino que estés algo informado. Si tus hijos perciben que no tienes ningún tipo de interés puede desalentarles.

Además, dados los nervios es normal que puedan aparecer dudas y por ello, qué mejor que tratar de resolverlas juntos. Infórmate sobre cómo es la prueba, cuánto dura, qué es eso de la nota de corte, la fase general y la específica, dónde se realiza… Por supuesto, preocúpate por saber cuál es el objetivo de tu hijo y lo que le gustaría estudiar.

familia
Fuente: iStock

Muestra confianza

No se trata solo de desear suerte y de confiar en que todo vaya a ir bien. Se trata de tener en cuenta que las cosas pueden ir de otra forma a la esperada, pero antes de eso hay que mantener el optimismo y pensar en que el esfuerzo tiene su recompensa.

Recuerda también mostrar interés. Si tu hijo está mostrando confianza en ti para preguntarte algo, aunque pueda parecer intrascendente, en ese momento para él tendrá mucha importancia. No contestes como si no la tuviera, escucha de manera activa y dale tu apoyo preguntándole también.

Piensa en su situación y adapta los planes familiares

Realmente los cursos de Bachillerato acaban convirtiendo todos los horarios en momentos de estudio: los fines de semana, la Semana Santa… Todos los huecos se acaban llenando. Intenta ser un poco más flexible en cuanto a las comidas o a esos planes familiares que teníais pensado e intenta que la familia se adapte en algo, también lo agradecerá

Asegúrale que no es un “todo o nada”

Es muy probable que ese momento de su vida piensen que se la juegan a “todo o nada”, de ahí que aparezcan tantos síntomas de estrés y tensión. Sin embargo, hacerle saber que hay más opciones y que puede existir un plan B o muchos otros rebajará algo su ansiedad.

Puedes, de hecho, comentarle ejemplos de otras personas que no estudiaron lo que tenían como primera opción y que de esa forma se dedicaron a otra cosa que les encanta. Siempre hay otros caminos. Además, recuérdales que pase lo que pase no es un año perdido.

Dale algún incentivo cariñoso

Si tenéis una buena relación, tener algún detalle puede darle más ánimos de los que pueda parecer, por ejemplo, darle un dulce “de recompensa” por el estudio, una cena que le guste especialmente, un pequeño masaje… Recibir incentivos como estos también le hará sentir acompañado.

Continúa leyendo