Estudio y apoyo

Cómo ayudar a tus hijos con las asignaturas que más le cuestan

Es importante repasar todos los detalles en el ámbito del hogar que afectan al estudio, mantener una comunicación fluida con profesores y con tu hijo, y mantener una actitud positiva para ayudar a cambiar la dinámica.

El final de febrero supone la puerta de acceso del curso escolar a su tramo decisivo. Ya hay meses de experiencia y bagaje previó suficientes para saber cuáles son las asignaturas que están costando más esfuerzo sacar adelante a tu hijo. Él o ella también es consciente y por supuesto lo son sus profesores. ¿Cómo se le puede ayudar para que consiga el objetivo?

Es importante llegados a este punto del curso que tutor y padres estén alineados. Tener una comunicación fluida y sincera es muy importante, y para ayudar en casa al estudiante es fundamental que confiemos en la opinión de los docentes y les transmitamos nuestras sensaciones y lo que vemos en casa sobre el comportamiento, del sentido de la responsabilidad, la disposición y el grado de la responsabilidad del menor ante el estudio

Comunicación fluida y apoyo

La comunicación es muy importante también con vuestro hijo. Antes de tomar cualquier decisión, no hay mejor forma de sentar las bases para ayudarle que saber cómo se siente y qué necesita, y cuál cree que es el motivo por el cual ha suspendido o le está costando tanto estudiar.

No solo es importante hablar con ellos, sino también la actitud con la que abordamos esta cuestión con ellos. Es fundamental que sea positiva, con ganas de construir y ayudar, y no de penalizar si el estudiante no está cumpliendo sus objetivos. Sobre todo si el problema no radica únicamente en una cuestión de falta de esfuerzo, pero también en este caso porque no aumentan tanto como creemos las posibilidades de que estudie con un castigo. Antes de llegar a este punto siempre hay que agotar todas las vías disponibles: fomentar el aprendizaje activo, potenciar el interés del menor involucrándote personalmente en lo que más le cuesta y mostrándole interés por ayudarle y que de este modo pueda cambiar la dinámica. 

Objetivos realistas

Ser realistas también es un factor que puede ayudar mucho a tu hijo. Esto es, hay veces que una asignatura cuesta simplemente porque hay factores internos como la capacidad intelectual o las habilidades de en ese área que también influyen. Es bueno no esperar más de lo que nuestro hijo quiere dar y valorar su esfuerzo si de verdad lo está haciendo. No debemos confundir esto con el conformismo, cuidado. Además, también debemos ser realistas en cuanto a la motivación que generan determinadas especialidades en un estudiante: no todo les gusta lo mismo; quizá le cuesta más por una falta de interés en ello. En este caso es difícil que se convenza de aplicarse como lo hace en las asignaturas que le gustan, pero debemos insistir en el mensaje de que a veces es necesario hacer un esfuerzo extra por algo que no nos motiva para conseguir un objetivo (aprobar, en este caso) que sí será satisfactorio para ellos. 

Podemos también repasar sus hábitos de estudio y tratar de que cambie aquellos que no sean acordes a lo recomendado. Es posible que algunos no los pueda poner en práctica porque su agenda está demasiado comprimida (extraescolares en exceso) o por alguna otra cuestión en la que podamos incidir como padres. Analizar si podéis ayudar de alguna forma en este sentido.

Los factores ambientales importan

Y recordad la importancia que tiene estar atentos a los factores ambientales. Que tengan un lugar de estudio ordenado y silencioso, tranquilo, con buena luz natural, que invite al estudio; que haya en casa un ambiente saludable; que se respete el horario de estudio por parte del resto de los miembros de la familia, etcétera. 

Y una vez repaséis todas estas pequeñas cuestiones van sumando como los granos de arena hasta hacer una playa o una montaña, podéis plantearos también si es necesaria la ayuda externa. Es valiosa en este sentido la opinión de los profesores y también la de vuestro hijo porque obligarle a recibir clases de refuerzo sin explicarle previamente que puede ser positivo para y por qué puede volverse en vuestra contra si no entiende el objetivo de esta decisión y acaba viéndolo como un castigo. 

Continúa leyendo