Grandes cambios

Cómo facilitar el paso de Primaria a Secundaria

Los comienzos pueden no resultar sencillos, en la etapa educativa destacan tres momentos importantes: empezar la escuela infantil, primaria y secundaria. Probablemente como padres el paso a secundaria es el que más miedo nos das. ¡Os damos unos consejos prácticos de la mano de una experta para acompañarles desde el amor!

De los grandes pasos educativos, el paso de primaria a secundaria probablemente sea la más complicada, ya que es la única en la que las diferencias y los cambios son mayores que en el resto: más profesores, más materias para estudiar, más exigencia... La adaptación a secundaria depende muchos factores:

• Entorno conocido: secundaria lo va hacer en el mismo colegio y no va a ir al instituto.

Compañeros o amigos: Si consigue una red de apoyo o ya la tiene es fundamental en la adolescencia.

Rendimiento académico: Para los alumnos que tienen un hábito de estudios les va a resultar más sencillo porque han aprendido a organizar su trabajo.

Madurez: Adquirir responsabilidad, esforzarse y tener estrategias para afrontar los errores es muy importante para evitar el fracaso escolar.

• Autoestima: Un aspecto indispensable a lo largo de secundaria será tener confianza en uno mismo y aceptarse sin compararse con los demás.

Antes de empezar secundaria es fundamental enfocar secundaria de una forma optimista y que tu hijo pueda llegar a gestionar de forma adecuada la transición entre una etapa y otra. Para ello te proponemos los siguientes consejos: 

• Cero agobios: Es importante que tanto tú como tu hijo no os tengáis demasiadas expectativas tanto positivas como negativas, si habéis conseguido ir afrontando cada reto, éste será uno más del que aprenderéis. 

Refuerza su comprensión lectora incorporando una nueva rutina si no quiere seguir leyendo contigo por las noches o incluso un nuevo horario. Una buena comprensión conseguirá que se enfrente con éxito al nivel de textos y de exigencia que tendrá este nuevo año. 

• Mejora su autonomía: Necesita nuevos retos en su desarrollo y si no lo ha hecho ya, debería empezar a colaborar de forma más activa en las tareas del hogar, dejar que tome decisiones o motivarlo para que pueda superar ciertos miedos. 

Aprender a negociar límites. Los horarios que antes servían, tienen que ir adaptándose a la nueva situación. Es importante dejarle más espacio y libertad en cuanto a su tiempo libre o incluso al estudio (quizás prefiere estudiar en grupo o en una biblioteca). La evolución debe reflejarse en casa y no sólo debe reducirse a un cambio escolar. 

Crea nuevos hábitos: Conforme los niños crecen, el interés por la lectura tiende a disminuir. Por eso, es importante que establezcáis un hábito lector y de estudios diario o al menos semanal. No se trata de establecer horarios que no va a cumplir, sino pequeñas mejoras en su horario anterior en los que consiga llegar al objetivo de estudiar día a día y fomentar el gusto por la lectura, ya que la baja comprensión lectora y la organización del tiempo son las principales dificultades a las que se enfrentan en secundaria. 

• No abuses de las extraescolares: Es difícil que pueda seguir el mismo ritmo que seguía en primaria y quizás es momento de que no ocupe todo su tiempo en extraescolares y escojáis juntos en cuál es mejor centrarse de momento para no saturarle y que también disponga de tiempo libre en el que no haya ninguna actividad programada. 

Artículo escrito por Nuria G. Alonso de la Torre, psicóloga y fundadora de Ayudarte Estudio de Psicología

Continúa leyendo