Acceso a la Universidad

Cómo hacer frente a los gastos de una carrera universitaria

Guía de los mejores consejos para que padres y adolescentes puedan sufragar el acceso a los estudios superiores sin necesidad de apretase el cinturón ni estrangular la economía familiar.

El coste de una matrícula universitaria ronda los 600 euros anuales

El acceso a la Universidad es sinónimo de un desembolso económico que en muchos casos puede comprometer el equilibrio de las finanzas familiares. Al coste de la matrícula, cifrado en un mínimo de 600 euros anuales, hay que sumar los derivados del material educativo, del transporte para llegar al centro elegido y, cuando los estudios se ejecutan lejos del domicilio familiar, los vinculados a la manutención: alquiler de piso o residencia, más facturas y alimentación.

Si la gestión de estos gastos no es buena, la aventura universitaria puede llegar a atragantarse tanto para los padres como para sus hijos adolescentes. De ahí que, con el fin de evitar sufrir esos aprietos Badi, la app líder para encontrar compañero de piso, ha elaborado una guía de consejos para unos y otros.

Consejos para padres

Ahorrar antes de que llegue el momento de ingresar en la Universidad: dedicar una parte del presupuesto familiar a los estudios universitarios de los hijos, mucho antes de que a éstos les llegue la edad de cursar esos estudios superiores ayuda cuando llegue el momento de hacer los desembolsos asociados a cualquier carrera universitaria.

Vender lo que ya no se usa: una forma de obtener financiación (o al menos una parte) para cubrir los gastos derivados de los estudios superiores pasa por vender todos aquellos objetos que no sirven desde hace tiempo en los hogares: bicicletas estáticas, ordenadores viejos, armarios abandonados en los trasteros…

Anima a tus hijos a ganar dinero con trabajos estacionales: por poquito que sea, el dinero que los propios adolescentes consigan en trabajos de verano, de fines de semana o por horas ayudará a costear los gastos que se antojen necesarios para cursar estudios superiores.

Buscar buenas ofertas para las vacaciones familiares: se trata de que los días que la familia pase fuera de casa no se conviertan en un colador por el que se escape dinero innecesariamente.

Alquilar una habitación libre es otra forma de obtener unos ingresos extra que contribuirán a cubrir parte de la matrícula.

Consejos para adolescentes

Estudiar con beca: lograr una beca que cubra total o de forma parcial los costes de la matrícula es una gran ayuda para poder afrontar otros gastos vinculados con la Universidad y la vida universitaria.

Comer en casa: cocinar y comer en casa no sólo ayuda a gestionar bien los gastos, sino también la dieta. Aunque es tentador salir a comer y cenar fuera, sobre todo cuando los alumnos están en una ciudad distinta a la de sus padres, los costes de bares y restaurantes pronto pueden disparar los gastos de adolescentes y padres.

Dar clases particulares: seguro que hay alguna asignatura en la que seas más fuerte que la media de tus compañeros. Aprovecha esa ‘sabiduría’ para dar clases particulares y conseguir un dinerillo que a buen seguro servirá de ayuda para cubrir ciertos gastos de la vida universitaria.

Encuentra un aliado fiel en la segunda mano: usa al máximo los recursos gratuitos que se pongan a tu alcance, como los libros prestados por amigos, conocidos o la biblioteca. Si eres fan del deporte trata de sustituir las cuotas de los gimnasios por la gratuidad y flexibilidad de los parques.

Comparte piso: una buena fórmula de limitar los gastos cuando el cursar estudios superiores supone alejarse del domicilio familiar consiste en compartir piso y a su vez gastos de luz, agua, internet… Si además encuentras un piso cerca de tu lugar de estudios entonces también estarás ahorrando en transporte.

Continúa leyendo