Comunicación con adolescentes

Cómo mejorar la comunicación entre padres e hijos adolescentes

Para mejorar la comunicación es necesario crear un clima de confianza, intentar dialogar pero sin imponerlo y conocer bien cómo se comunican nuestros hijos.

También te puede interesar: Cómo aprender a escuchar a un hijo adolescente
Cómo mejorar la comunicación entre padres e hijos adolescentes

Existen dos tipos de comunicación: la verbal y la no verbal. Las dos se intercalan pero al utilizar la verbal se puede mentir mediante las palabras.

Las chicas utilizan más el lenguaje y en consecuencia mienten más. En este caso, cuando los padres "cazan" una mentira, es importante dejarles claro que no confían en ellos, pero solo en el aspecto concreto de la mentira.

En cambio, en la comunicación no verbal (tono de voz, gestos, miradas, posturas, silencios...) es más sincera y difícil de disimular, ya que expresamos realmente lo que pensamos y sentimos. Se considera que al conversar el significado de las palabras es solo el 20% de lo que comunicamos, en cambio el 80% lo aporta la comunicación no verbal.

Cómo conseguir comunicarnos y que sean sinceros con nosotros

Es conveniente que los padres insistamos en mantener el diálogo abierto aunque sin imponerlo y creando un clima de confianza en casa. Si confiamos en ellos, ellos también confiarán en nosotros.

En la adolescencia los hijos maduran siendo autónomos y marcando distancias con los padres, pero también deben sentirse responsables de sus actos y posibles errores de comportamiento y actuación.

Los gestos de ternura hacia ellos puede ser que les recuerde que aún son dependientes y vulnerables y por ejemplo nos digan: "odio los besos, mamá, no vuelvas a darme ninguno".

Se relacionan con sus iguales

En la adolescencia los hijos prefieren relacionarse más con el grupo de iguales, actualmente con las nuevas tecnologías es normal que prefieran comunicarse con sus amigos a través de las redes sociales, para hablar, colgar fotos, escuchar música, etc. lo que puede provocar que la comunicación padres-hijos se resienta y complique.

Como padres es conveniente preparar algunas actividades para conversar sin ningún tipo de aparato digital, como planificar cenar juntos cada día.

Nosotros también fuimos adolescentes

Los adultos no debemos olvidar que también fuimos adolescentes. Hay que evitar hacer comentarios de lo que hacíamos a su edad, a no ser que nos lo pregunten, ya que así eludiremos que nos digan "no me entendéis" o que les demos motivos para no hablar.

Es importante que como padres tengamos actitudes coherentes y sinceras con nuestra escala de valores que deben ser positivos para la familia, por ejemplo, si pensamos que deben ser puntuales en la asistencia al centro escolar, también lo debemos ser nosotros al ir a trabajar. Si consideramos que están "enganchados" al móvil, nosotros también tendremos que dejar de mirarlo a todas horas. Los adolescentes necesitan modelos a seguir.

 

Mercé Corbella es psicóloga familiar de niños y adolescentes.

Etiquetas: adolescencia, adolescentes, comunicación con adolescente

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS