Familia

¿Cómo se van a adaptar los adolescentes a la nueva situación post COVID-19?

Es importante tener y marcarse objetivos enfocados a un nuevo paradigma para adaptarse a la nueva situación. ¿Son capaces los adolescentes de marcarse objetivos reales? Analizamos la situación y qué pasos deben seguir los adolescentes para adaptarse a la nueva normalidad en la educación.

adolescente futuro
Foto Istock

Siempre que comenzamos alguna etapa nueva, lo hacemos con muchísimas ganas y muy motivados.

Ahora vamos a comenzar un nuevo paradigma, donde nos vamos a encontrar con muchas cosas diferentes, con libertades limitadas, con reglas estrictas, con situaciones que nunca imaginábamos que podríamos vivir, donde nos vamos a tener que plantear hacer cosas nuevas y diferentes.

Todo comienzo suele ser difícil. Por ejemplo, cuando comenzamos un nuevo curso, nos planteamos cumplir con horarios de estudio, cuando empieza el buen tiempo, con intención de ir al gimnasio a ponernos en forma.

Sin embargo, la mayoría de las veces caen en saco roto.

Y ¿por qué suele ocurrir esto? La respuesta es muy sencilla.

Estas con algunas de las causas:

  • Una de las principales causas es que hacemos estas cosas enfocados en el debo, y no en el quiero.

Es muy importante saber, que nuestro pensamiento siempre va enfocado hacia la dominación del EGO. Hay una parte de nuestro pensamiento (el ángel) que nos dice que debemos cuidarnos, que debemos ser ordenados, y otra parte, que suele ser más fuerte (el demonio) que se enfoca en el placer y en orientarse al no esfuerzo.

Solemos pensar- cuando tenemos estos pensamientos- en un futuro ideal, y ante todo en una buena intención “si voy al gimnasio, me voy a poner en forma”. No obstante cuando tengo que ir todos los días después de mi tarea, se hace mucho más pesado y muchas veces nos puede la pereza.

Para combatir eso, tenemos que tener conversaciones internas que nos ayuden a saber buscar la motivación.

  • MOTIV-ACION

Tenemos que ver esta palabra (desde la perspectiva del coaching ontológico) desde dos puntos:

Primero MOTIV. Debo de tener un MOTIVO importante

Si no existe ese motivo no llegaremos a sentirnos con lo necesario para que día a día luchemos contra esa pereza. Y ante todo, entender que ese motivo tiene que ver con nosotros. Con nuestra parte interna.

Y por otra parte ACION. Sin poner ACCIÓN a ese MOTIVO, evidentemente simplemente se queda en una intención.

  • No sirve simplemente con estar motivado, si nosotros no sabemos marcarnos los objetivos, difícilmente los conseguiremos.

Y os preguntaréis: ¿yo sé marcarme objetivos? Respuesta: por supuesto.

Sin embargo yo pregunto, ¿de los 5 últimos objetivos que nos hemos marcado, cuántos los hemos llevado a fin?

Pues posiblemente (por estadística en conversaciones con mis clientes), la mayoría de ellos no los terminamos.

Esto normalmente suele ser porque los objetivos que nos marcamos son muy grandes. Yo los llamo: OBJETIVOS MACRO.

Estos son los objetivos que nos marcamos cuando la ilusión es muy grande y nuestra intención es plena. Sin embargo, suele convertirse la mayoría de las veces en un sueño.

No obstante, no significa que nuestro objetivo no pueda ser ambicioso, al contrario, puede ser todo lo ambicioso que queramos, lo único que tenemos que saber es cómo plantearlo.

Vamos a ver una herramienta fantástica para conseguir un GRAN OBJETIVO:

En primer lugar, vamos a medir el tamaño del objetivo y analizar si vamos a poder con él o quizá lo debemos dividir en MICRO OBJETIVOS, que podamos estar más convencidos de lograrlos.

¿Cómo marcarnos microobjetivos?

· Primer paso importante: formular el objetivo en positivo. No podemos plantearnos un objetivo en negativo. Por ejemplo “quiero no coger el teléfono mientras estudio”, este mismo objetivo de forma positiva sería “voy a ser responsable con mis estudios y poner el 100% de mi atención en ello durante las horas de estudio”.

· Nuestro objetivo MACRO, puede ser aprobar el curso, sin embargo, para conseguir este objetivo, que es más a largo plazo, nos podemos marcar MICRO objetivos como por ejemplo, ordenar mi agenda semanalmente y definir las tareas.

· También vamos a utilizar herramientas importantes: los objetivos SMART.

¿Cómo son los objetivos SMART?

  • S de específico (specific en inglés)

Tus objetivos deben de ser lo más específicos y detallados que puedas. Debemos tener en cuenta que es importante saber qué queremos conseguir.

Vamos a analizar nuestro gran objetivo: “QUIERO APROBAR EL CURSO CON BUENA NOTA”. Este objetivo, tal y como está formulado, es poco específico. Estaría mejor que lo detallásemos más como por ejemplo: ¿Qué nota quieres conseguir en cada asignatura? ¿Cuántas horas quieres trabajar? etc. Esto te puede ayudar, una vez que lo formules, a concretar más todos los detalles.

  • M de medible

Nuestro objetivo debe de ser completamente medible. Debemos conocer en todo momento si estamos yendo por buen camino o tenemos que cambiar algún parámetro. Por ejemplo: este trimestre aumentar las horas de estudio en un 3% con respecto al anterior. Tan solo tendrás que analizar cuáles fueron las horas de estudio dedicadas en el anterior trimestre y calcular el 3%. Así sabrás que lo has conseguido.

  • A de alcanzable

En el inicio del análisis, es muy importante decidir si es totalmente alcanzable. Si crees que no lo puedes conseguir es posible que no lo consigas. El empresario Henry Ford decía: “Tanto si crees que puedes, como si crees que no, vas a llevar razón”. Debemos ser sinceros en nuestras posibilidades. Tu estado emocional te ayudará en el día a día, ya que si nos marcamos un objetivo inalcanzable, posiblemente lleguemos a la frustración.

Qué nos podemos preguntar para saber si nuestro objetivo es alcanzable:

- ¿Qué me hace pensar que es imposible? ¿Alguien más lo ha conseguido? Si es así, ¿qué me impide conseguirlo yo? ¿A quién le puedo pedir ayuda para conseguirlo?

  • R de realista.

Una cosa es que sea alcanzable y otra cosa que sea realista. Es importante que conozcas tus limitaciones y fuerzas. Tienes que ser consciente de los recursos de los que dispones y los que necesitarás, si están en tu mano o tienes que conseguirlos. Y ante todo, buscar las evidencias que te hagan ver que es totalmente realista.

  • T de temporizado

El objetivo tiene que estar marcado por tiempos. En caso de no ser así, posiblemente no los realizarás. De ahí lo importante de poner en agenda y marcarnos las pautas a conseguir. Programarnos y para ello, es importante que tomemos nota de ello (a mí me viene muy bien hacerlo por escrito).

En conclusión, para conseguir un GRAN OBJETIVO, debemos saberlo poner en positivo, crearnos micro objetivos que podamos asumir, que sean específicos, alcanzables, realistas y programados en el tiempo.

Artículo ofrecido por Nano López 

Continúa leyendo