Adolescentes

El cutting, la nueva forma de autolesionarse entre los adolescentes

Si tienes un hijo adolescente te interesará saber que se están dando cada vez más casos de jóvenes que, debido a presiones, angustias, depresiones o acosos, se autolesionan haciéndose cortes en el cuerpo. Esta práctica, conocida como cutting, puede tener consecuencias fatales para su salud física y mental. ¿Sabes cómo evitarla? Te lo contamos.

El cutting, o lo que es lo mismo, la autolesión producida por cortes en la piel, no es nueva, pero sí parece que se ha vuelto a poner de moda entre los adolescentes. Una moda que no deja de ser macabra pero que muchos de ellos llevan a la práctica cuando se encuentran en estados de angustia, depresión, acoso o ansiedad. Una moda que puede incluso poner en peligro su integridad física y mental si no sabemos pararla a tiempo.

De ahí que sea importante comprender las causas que están en su origen. Aunque no hay una ciencia exacta al respecto, los expertos aseguran que muchos de los adolescentes que recurren al cutting lo hacen por su incapacidad de gestionar, de compartir y de trasladar sus emociones. También lo hacen aquéllos que presentan alguna patología como paranoia, trastorno de personalidad, bipolaridad, depresión o psicosis. Cuando eso ocurre, se hacen cortes en su cuerpo.

Cortes con los que tratan de comunicar esa especie de angustia, con los que pretenden de alguna forma hacer una llamada de atención, con los que están gritando en silencio que necesitan ayuda. Y es que aunque el cutting no esconde la intención de suicidarse por quienes lo practican, sí es necesario que su entorno esté al corriente de sus problemas para evitar que esos cortes vayan a más y tengan consecuencias fatales, generándoles daños irreparables e incluso la muerte si se cortan, por ejemplo, en el cuello o en las muñecas.

¿Cómo evitarlo o prevenirlo? Para empezar, observando la actitud. Por eso, si ves que tu hijo se muestra retraído, pasa largos ratos a solas, no sale ni habla con amigos o se viste con prendas de manga larga o pierna larga, incluso cuando hace calor, enciende las alarmas y presta atención. Esa supuesta timidez por esconder su cuerpo podría estar escondiendo algo mucho más grave: sus autolesiones.

Más chicas que chicos

Otra de las cosas que hemos de tener en cuenta es que el cutting, pese a que es practicado por chicos y chicas, está más extendido entre las adolescentes que entre sus homólogos masculinos. ¿La razón? Básicamente que los chicos suelen recurrir a medidas más agresivas en caso de no saber cómo expresar cierto dolor o malestar con los demás o consigo mismos o si padecen alguna patología como la depresión o la paranoia. Es decir, los chicos suelen recurrir más que las chicas a las peleas, a las drogas o directamente al suicidio.

La gravedad de la situación hace necesario que los padres de los adolescentes presten mucha atención al estado anímico de sus hijos y a las relaciones sociales que éstos mantienen. Y, en caso de duda, pasar a la acción antes de que sea demasiado tarde. Una atención que también ha de prestarse en los centros educativos para entre todos combatir lo que parece ser una lacra social, que si bien hizo su primera aparición en la década de los sesenta ahora parece haber cobrado de nuevo vida y llega con la intención de quedarse. Los expertos aseguran que solo hay una forma de vencerla: unir fuerzas entre padres y escuelas y estar, todos, muy atentos. 

También te puede interesar:
foto gema

Gema Boiza

Madrileña de corazón, mamá de un bebé hispano-francés y periodista. Soy curiosa, amante de los viajes, de mi familia y de mis amigos. Me gusta descubrir personas, lugares y emociones, y contar a través de mi profesión todos esos descubrimientos. Desde Ser Padres espero poder contaros muchos de ellos!

Continúa leyendo