Consejos de ayuda

¿Es mejor que tu hijo estudie algo con más salidas profesionales o algo que le guste?

Es la duda estrella de todo estudiante, y casi que lo raro es no tenerla. Que aparezcan inquietudes sobre lo que estudiar es lo más normal del mundo, y aunque pensar en el futuro empleo es esencial, también hay que considerar otros factores importantes.

chica
Fuente: iStock

“¿Es mejor estudiar algo por vocación o por las salidas que tenga en el futuro?”

No serán pocas las veces que tu hijo se haga esta pregunta y es que, de hecho, es la pregunta por excelencia de todo estudiante. Tanto si ha terminado bachillerato, como un ciclo o cualquier otro estudio, puede que se plantee ir a la universidad, sin embargo, tiene mil dudas al respecto, es especial por elegir lo que quiere hacer…

La empleabilidad. Las salidas profesionales. Es cierto que debe ser un factor importante, realmente nos formamos para después desempeñar un puesto de trabajo, pero hay otras motivaciones que se deben tener en cuenta y esto es algo que debes transmitir a tu hijo.

Tomar la decisión sobre lo que se quiere estudiar es complicado, pues incluso la persona que siempre ha tenido claro a lo que se quería dedicar, inevitablemente también tiene que pensar si realmente va a poder tener una salida profesional con esa vocación que tiene.

Pues bien, debéis hablar de que, aunque haya que considerar ese índice de empleo, también hay que pensar en que van a ser años de la vida estudiando y otros tantos después dedicándose a ello. Por eso lo primero es que se sienta cómodo con esa decisión. Si estudias algo que te gusta, te seguirá resultando estimulante según pasen los años. Aún cuando incluso se han acabado los estudios y te sigues formando en ello.

Por otro lado, hazle ver que, si tienes buenas habilidades en alguna materia, puedes lograr ser excelente en ese campo, pues más que dedicación, se trata de devoción. Y aunque la carrera en cuestión tenga una baja empleabilidad, seguramente haya menos problemas para encontrar trabajo.

Para empezar porque tu hijo estudiará más motivado, conseguirá mejores resultados y también se sentirá mucho más realizado en el plano personal. Sobre todo, si ha tomado por sí mismo la decisión final.

¿Qué importancia dar a la empleabilidad?

Qué ocurre si tu hijo busca una opción con un alto nivel de desempleo… ¿Podrá conseguir trabajo? La realidad es que con esfuerzo puede acabar creando su propia oportunidad, su propio huequito en el mercado por difícil que sea. Y esto es porque no le importará “echarle horas”, porque realmente le gusta hacerlo. De hecho, no lo vivirá como un esfuerzo como tal, puesto que al fin y al cabo le satisface. Ese desgaste que se produce por estar continuamente estudiando algo que no te gusta es mucho mayor y las posibilidades de abandonarlo también.

Por otro lado, y esto es importante, el mercado laboral es muy variante. Algunos años unas profesiones tienen una proyección enorme y otros no las demanda nadie. Así que, realmente, nadie puede garantizar que eso para lo que se ha estudiado vaya a dar un trabajo seguro, por lo que qué mejor que estudiar algo que motive. En especial, qué mejor para aquellos que siempre han tenido un interés enorme por algo, como padres lo ideal es potenciar esa faceta.

Seguramente sea una decisión difícil, y como decimos, es probable pasar por épocas duras en el caso de algunas profesiones, pero si realmente te dedicas a algo que te apasiona, la energía y el esfuerzo que pones para afrontar esos momentos difíciles es mucho mayor. Y esa pasión es motivación.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo