Psicología y trastornos sociales

Fobia social en adolescentes: qué es y por qué se produce

El confinamiento y los distintos problemas asociados a la pandemia ha traído consigo un aumento en las fobias sociales de nuestros hijos. Pero, ¿cuáles son las causas y qué podemos hacer?

En comparación con décadas atrás, los adolescentes de hoy en día viven comunicados y conectados entre ellos más que nunca a través de las nuevas tecnologías. Gracias a las redes sociales (WhatsApp, Facebook, Twitter, Instagram, Tik Tok…) pueden relacionarse entre ellos de manera virtual, pero a su vez viven aislados de la sociedad.

Fobia social en adolescentes
Foto: Istock

Es importante destacar que el aislamiento social provocado por el confinamiento y las restricciones en la pandemia ha contribuido a hacer más grave este problema entre los adolescentes. Una vez finalizadas las medidas de seguridad, muchos jóvenes han sentido dificultades para volver a relacionarse cara a cara, e incluso algunos han llegado a desarrollar fobia social.

Qué es la fobia social o ansiedad social

La fobia social es un trastorno de ansiedad que aparece ante situaciones sociales. El adolescente que sufre fobia social siente un miedo intenso ante determinados eventos sociales, se muestra tímido y ansioso por el temor a ser criticado o juzgado. Muchas veces tienen miedo a salir a la pizarra, hablar delante del resto de la clase, o a hablar con personas que no conocen mucho.

Si tu hijo adolescente sufre fobia social, podrá reconocer que su miedo es irracional y excesivo, pero te dirá que es algo que no puede controlar ni superar por sus propios medios.

Un joven con fobia social puede sufrir síntomas como ruborizarse, dificultad para hablar, temblores, sudoración excesiva o náuseas.

En qué consiste la fobia social
Foto: Istock

Algo característico de ese temor es que es persistente y anticipatorio, es decir, tu hijo adolescente puede preocuparse por la situación social temida durante días o semanas antes. Además, ese miedo puede llegar a afectar a su vida cotidiana, interfiriendo en el colegio y otras actividades que implican relacionarse con personas.

Asimismo, la fobia social puede limitarse a una situación concreta (por ejemplo, hablar en público), pero también puede abarcar muchas otras situaciones (en este caso se denomina fobia social generalizada).

La fobia social es un trastorno que afecta de forma muy negativa a la persona que lo sufre. En los jóvenes, este temor hace que vivan con gran malestar y angustia cualquier tipo de interacción social y, como consecuencia, prefieren evitarlas. Algo que acrecienta el problema actualmente es el refugio que suponen las redes sociales: les evita exponerse a las situaciones que temen.

Qué situaciones va a evitar mi hijo adolescente si tiene fobia social

Cabe diferenciar la fobia social de la timidez. Si tu hijo es tímido, podrá asistir a eventos sociales y animarse poco a poco a participar. En cambio, si tu hijo padece fobia social, se verá tan limitado que ni siquiera podrá asistir e incluso tendrá que cambiar sus costumbres.

Si tu hijo adolescente sufre fobia social, es probable que evite situaciones como las fiestas o las reuniones. En este tipo de eventos, tu hijo va a sentir miedo de conocer a personas nuevas, mantener conversaciones y comer o beber en público.

“El temor agudiza los sentidos. La ansiedad, los paraliza.”, Kurt Goldstein.

También es posible que quiera evitar situaciones en la escuela donde tenga que hablar o escribir delante de los compañeros y profesores. Asimismo, es posible que no quiera entrar en los baños públicos.

Es cierto que los jóvenes pierden cada vez más oportunidades de aprender en las interacciones sociales, ya sea por el ritmo de vida, las actividades extraescolares, los deberes, vivir en una ciudad grande o porque el uso de la tecnología tiene mucho peso en su vida.

Además, el aislamiento social y la falta de interacción que hemos experimentado durante la pandemia ha perjudicado mucho a nuestros jóvenes y ha provocado un aumento de la fobia social en adolescentes. No obstante, te puede resultar esperanzador saber que las habilidades sociales se aprenden.

Cómo ayudar a mi hijo adolescente si sufre fobia social

Una de las primeras acciones que debes llevar a cabo si tu hijo adolescente tiene fobia social es restringir el uso de la tecnología. Es recomendable que establezcas límites con la utilización del móvil o la videoconsola para fomentar que se relacione e interactúe con su grupo de iguales. Por ello, si está con sus amigos, no le permitas que use el móvil.

Otra recomendación es buscar momentos de tiempo libre y de ocio fuera del horario escolar y extraescolar. Es cuestión de que os organicéis y encontréis momentos para salir a la calle y que se relacione con otras personas.

Si su malestar es intenso e interfiere en su día a día, tendrás que llevarla a psicoterapia, donde podrá trabajar sus miedos sociales y superarlos.

Úrsula Perona

Úrsula Perona

Úrsula Perona es psicóloga infanto juvenil y mamá de 3 hijos. Lleva más de 15 años tratando a pacientes de todo el mundo, estando especializada en psicopatología en infancia y adolescencia. El asesoramiento a padres es otra de sus pasiones, pues concede especial atención a la impronta que los padres dejan en los hijos. Es colaboradora habitual en medios de comunicación nacionales de prensa y televisión. Docente universitaria, traslada su experiencia en el campo clínica a los estudiantes de psicología de la Universidad Católica de Murcia. Ha escrito dos libros de divulgación para padres: 'Hijos de Alta Demanda,' y 'Niños altamente sensibles'.

Continúa leyendo