Redes sociales

¿Instagram es seguro para los niños?

Instagram se ha convertido en una de las redes sociales más populares, principalmente entre los más jóvenes. Con una enorme cantidad de celebridades y personajes famosos que la utilizan a diario para compartir detalles de sus vidas privadas, su uso se ha incrementado muchísimo desde su lanzamiento oficial en el año 2010.

¿Instagram es seguro para los niños?
Foto: Istock

Después de que Instagram se haya convertido en una de las redes sociales más populares en los últimos años, los expertos están preocupados por su uso en la población más joven, especialmente entre los niños.

Aunque es cierto que la red social prohíbe la creación de cuentas por debajo de los 13 años de edad, en realidad esta supuesta prohibición sirve de poco, ya que, hasta el momento, no cuenta con un proceso de edad, por lo que, sin el control de los padres, cualquier niño menor de 13 años puede abrirse una cuenta indicando una fecha de nacimiento falsa, y acceder a la red social.

A pesar de ello, debemos tener en cuenta que, en nuestro país, y según la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal, la edad mínima para tener un perfil en redes sociales se establece en los 14 años, aunque si el menor tiene consentimiento paterno expreso, es posible contar con una cuenta propia desde los 13 años. 

No obstante, en muchas ocasiones esto no se cumple del todo, de manera que podemos encontrarnos con niños de 10, 11 o 12 años que navegan por las redes sociales libremente, sin ningún tipo de control. Y entre esas redes sociales se incluye Instagram, una red social muy llamativa porque funciona básicamente con la publicación de contenido multimedia, principalmente vídeos o imágenes.

Según los estudios últimos, Instagram reúne a más de mil millones de usuarios mensuales repartidos en todo el mundo, y más de 500 millones de usuarios activos diariamente. De estos, el 41 por ciento de lo usuarios tienen entre 16 a 24 años, y los usuarios menores de 25 años de edad dedican una media de 32 minutos al día a la aplicación.

Lo que los padres deben saber sobre Instagram

Los niños pueden conectarse con cualquier usuario en Instagram

Cuando nos creamos una cuenta en Instagram, la aplicación nos ofrece dos opciones: configurarla como cuenta pública o privada, algo que podemos encontrar también a través del apartado “Privacidad de la cuenta”.

Si se escoge la opción de cuenta pública, cualquier usuario de Instagram puede ver todo cuanto se publica en ella. Es cierto que esta opción es muy beneficiosa para quienes buscan ganar seguidores, pero presenta una serie de problemas relacionados con la seguridad. 

En el caso de los más jóvenes, nunca sabemos quién podría interactuar con las fotografías y con los vídeos que publique nuestro hijo. O puede, incluso, enviarle mensajes y comentarios no deseados

Con el fin de abordar estas preocupaciones, a finales del pasado mes de julio Instagram anunció que todos los menores de 16 años tendrán una cuenta privada de forma predeterminada. Además, la red social también implementó una nueva tecnología para evitar que las cuentas que muestran un “comportamiento potencialmente sospechoso” puedan interactuar con las cuentas de los menores de edad.

Redes sociales y su uso en niños
Foto: Istock

Según este anuncio, “con esta tecnología, ahora no mostraremos las cuentas de los más jóvenes en Explorar, Reels o ‘Cuentas sugeridas’ a estos adultos”. Incluso “si encuentran las cuentas de los más jóvenes al buscar sus nombres de usuario, no podrán seguirlos”.

Debemos recordar que Instagram dispone de una función que “evita que los adultos envíen mensajes a personas menores de 18 años de edad que no los siguen”. De esta manera, “cuando un adulto intenta enviarle un mensaje a un adolescente que no lo sigue, recibe una notificación de que enviarse un mensaje privado no es una opción”.

Los niños pueden encontrar contenido inapropiado

Cuando accedemos a la aplicación nos encontramos con la página de inicio, en la que se recogen fotografías y vídeos de los usuarios que seguimos. Pero los niños pueden también navegar por la función ‘Explorar’ (el icono con forma de lupa que encontramos justo en la barra inferior), que, de forma algorítmica, selecciona el contenido en función de las interacciones y los intereses del niño. 

Además, también puede encontrar contenido utilizando los “hashtags”, que consisten en categorías sobre temas específicos. Evidentemente, debido a la naturaleza de la aplicación, el menor de edad puede acabar visitando contenido inapropiado, como uso de sustancias, fotografías violentas o vídeos sexuales. Y los niños pueden ver estas publicaciones incluso aunque su cuenta haya sido configurada como privada, ya que se trata de contenido público.

Cuidado con el ciberacoso

Además de los problemas mencionados, también es posible que los niños puedan sufrir acoso cibernético, ya sea a partir de extraños al azar (por ejemplo, cuando su cuenta ha sido configurada como pública), o a través de conocidos. 

Y se trata de un problema que se está incrementando. Por ejemplo, una encuesta de marzo de 2019 realizada por Cyberbullying Research Center, el 36,5 por ciento de los encuestados experimentó ciberacoso en algún momento de sus vidas, lo que puede causar violencia escolar, evasión, angustia emocional y un riesgo mayor de depresión.

¿Qué pueden hacer los padres?

Por todo lo indicado, es recomendable que los niños no tengan acceso a las redes sociales hasta el momento en que, por edad, pueden crearse una cuenta. Y cuando el niño utilice algún dispositivo electrónico con conexión a Internet, que lo utilice siempre bajo la supervisión de un adulto.

Y, cuando sea posible la creación de una cuenta, actualizar su configuración de privacidad, manteniéndola como una cuenta privada.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo