Adolescencia

La inteligencia emocional como escudo para el adolescente

¿Qué beneficios tiene para un adolescente que sus padres se capaciten para educar emocionalmente competente?

Era de esperar, la pandemia ha afectado más de lo previsto a la salud mental de niños y adolescentes. Las investigaciones nos dan datos que no nos gustan nada pero son reales, de hecho el  suicidio sigue siendo la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años y hemos tenido en nuestra sociedad un  incremento significativo de casos de ansiedad, depresión y trastornos alimenticios.

La inteligencia emocional como escudo para el adolescente
Foto: Istock

Lo cierto es que ya me lo contaba Pablo Fernández-Berrocal cuando le entrevisté hace un tiempo, que la educación emocional no debería de ser algo opcional en los centros escolares porque los niños y adolescentes a parte de conocimientos específicos necesitan saber gestionar sus emociones y saber convivir en sociedad por lo tanto, el desarrollo de la inteligencia emocional de nuestros jóvenes es un reto esencial que todos tenemos por delante.

Hablemos de los adolescentes emocionalmente inteligentes que tienen mejor salud física y mental y que gestionan mejor sus problemas emocionales. ¿Qué beneficios tiene para un adolescente que sus padres se capaciten para educar emocionalmente competente? Son tantas que no es de sorprender que cada vez haya más padres y madres apostando por una educación respetuosa que se aleja de los estilos educativos extremos como el permisivo y autoritario y se esfuerzan por aplicar lo que la ciencia nos dice que favorece la comunicación y el apego seguro.

Más consciencia de la importancia de seguir este camino requiere más capacitación porque aprendemos haciendo y al llegar a la paternidad programados con vivencias de la infancia nos sale muchas formas de actuar de forma automática por eso hay que parar, darnos cuenta de cómo queremos educar y ensayar, practicar y no parar hasta que nos salga de forma natural.

Desde 1995 conocemos el concepto de la inteligencia emocional, gracias a Daniel Goleman que escribió su libro sobre el tema traducido a más de 25 idiomas que sigue estando a la vista en cualquier librería y esto ha permitido que desde entonces hayamos acumulado tanta ciencia que ya no sea discutible su importancia y menos sus beneficios. Sabemos que en la adolescencia son todo beneficios, con lo cual, todo ventajas:

  • Un menor número de síntomas físicos y de somatización
  • Un menor nivel de ansiedad y depresión
  • Menos estrés social
  • Mayor uso de estrategias de afrontamiento positivo para solucionar problemas
  • Mejores habilidades interpersonales y sociales y un mayor apoyo social y familiar
  • Menores niveles de agresividad física y verbal
  • Menos problemas de conducta
  • Mejor capacidad de comunicación y resolución de conflictos, más empatía y cooperación
  • Mejora de rendimiento y autoeficacia en el contexto escolar

Un adolescente no solamente tiene que estudiar para un examen, también tiene que poder gestionar sus nervios a la hora de hacerlo, saber tranquilizarse, confiar en sí mismo, calmarse para recordar mejor la información, tener confianza en su capacidad para plasmar la información que ha estudiado y aprovechar bien el tiempo para que su estudio le permite obtener mejores resultados. Un adolescente que cuenta con la capacidad de regularse emocionalmente, tendrá probablemente mejor autoconcepto de sí mismo y mejor autoestima, esto le permitirá saber relacionarse mejor con el grupo de iguales, defender sus ideas, expresar sus opiniones y buscar ayuda cuando se sienta desprotegido.

Adolescencia e inteligencia emocional
Foto: Istock

Hay institutos que no dan importancia a todo esto, por más desinterés que otra cosa porque la evidencia científica no hace más que crecer y no solamente no incorporan este contenido en las aulas sino que siguen aplicando sanciones absurdas como medidas correctivas.

Aquí viviríamos las primeras contradicciones, en la adolescencia aunque cuentan con mayor autonomía y capacidad para asumir responsabilidad, el momento de desarrollo por el que está atravesando su cerebro nos indica que ahora más que nunca tenemos que estar pendientes por lo tanto corregir y disciplinar será nuestra forma de ayudarles a seguir desarrollándose de forma sana y saludable, y por esto es tan recomendable tener en cuenta  esta inteligencia que se define como "la habilidad para percibir, valorar y expresar emociones con exactitud, la habilidad para acceder y/o generar sentimientos que faciliten el pensamiento; la habilidad para comprender emociones y el conocimiento emocional y la habilidad para regular las emociones promoviendo un crecimiento emocional e intelectual".

Continúa leyendo