Combatir el bullying

Las 3 "R" contra el acoso escolar

4 minutos

Un 24,8% de los niños españoles entre los 11 y los 18 años sufren o han sufrido el acoso escolar y que un 53% de las víctimas de bullying. Así podemos detectarlo tempranamente:

bullying

Los padres deben estar atentos a posibles señales que emiten los niños que reciben o pueden recibir acoso escolar. Desde Coaching Club, centro pionero en terapias de grupo, la detección temprana de estas señales podría reducir el número de casos de bullying.

Los datos no pueden resultar más desalentadores: una estadística realizada entre escolares de 32 países y avalado por la Organización Mundial de la Salud reveló que un 24,8% de los niños españoles entre los 11 y los 18 años sufren o han sufrido el acoso escolar y que un 53% de las víctimas de bullying acaban padeciendo síntomas de estrés postraumático.

Verónica Rodríguez Orellana, directora de Coaching Club explica: “Al no afrontar debidamente este tipo de comportamientos y no tomar medidas para corregir estas conductas en edades tempranas, el número de acosadores frecuentes va creciendo con los años. Estos niños van adquiriendo un modelo de relación interpersonal tóxica y depredadora, basada en la fuerza y en la imposición, que va consolidándose con los años”.

 

Las 3 "R" para combatir el acoso escolar

  1. Refuerzo de información: investigar que es lo que ocurre, profundizar en la vida escolar del niño. Si tu hijo te dice que está siendo hostigado, no descalifiques esta afirmación, pregúntale más al respecto. En caso de que tengas alguna prueba (por ejemplo, algún indicio de cyberbullying) guarda esa información y ponte rápidamente en contacto con los docentes y directos escolares a fin de trabajar en conjunto para detener esto que le ocurre. En caso de que el niño esté muy ansioso o manifieste miedo intenso, es importante que haga una consulta con un profesional .
  2. Refuerzo del vínculo: planifica y aumenta los momentos de atención positiva a tu hijo. Es fundamental no criticarlo si no estás de acuerdo en cómo manejó una determinada situación. En cambio, anímalo a expresar sus sentimientos, dale permiso para desahogarse y comentarte con sinceridad como se siente. Es muy importante que el niño sienta que cuenta con el apoyo de sus padres, y que estos son empáticos con su dolor y su problema. Establece un canal de comunicación y confianza. Todos los niños (aun los que demuestran lo contrario) necesitan sentir que sus padres los escuchan y que se preocupan por ellos.
  3. Refuerzo de la autoestima: un niño que está siendo hostigado tiene una visión disminuida de sí mismo. Por lo tanto, el padre debe encargarse de demostrarle lo contrario. Una de las maneras es ayudando a que pueda encontrar y  desarrollar amistades y otras relaciones con pares fuera de la escuela a través de actividades y grupos.

Si en algo se mantienen tajantes los expertos de Coaching Club es en que jamás hay que naturalizar la complicidad. La clave en el trabajo diario para erradicar el bullying es no sólo trabajar con las víctimas , sino en los testigos. Dicen que, como seres en relación que somos la opinión y los vínculos con terceros es vital. Es por eso que concienciar a aquellos que presencian un acoso a defender al acosado, a no ver en ello un motivo de risa y a no concebirlo como algo ajeno a ellos mismos se hace imprescindible.

¿Cómo podemos detectarlo desde casa?

Echa un vistazo a la siguiente lista. Contiene algunas actitudes comunes entre los niños que sufren este tipo de acoso escolar:

  1. Note un especial cambio de conducta en el niño/ adolescente.
  2. La víctima no quiere asistir a clase.
  3. Sufre el Síndrome del domingo por la tarde.
  4. Notas que tiene golpes y moratones injustificados.
  5. Muestra un alto grado de irritabilidad y nerviosismo.
  6. Experimenta cambios de carácter.
  7. Presenta tristeza injustificada.
  8. No tiene ganas de  ver a sus amigos ni de salir de casa.
  9. Pérdida de objetos, por ejemplo, pérdida del dinero que les das para el recreo.
  10. Padece cefalea y dolores abdominales.

Como adultos, ¿de qué manera podemos poner fin a un caso de bullying?

“Hay que tener muy en cuenta que el acoso escolar no es un juego inocente, que el acosado no sobrevive al mismo pergeñando una venganza de idéntico nivel y que el bullying dista de favorecer el endurecimiento del carácter de un niño, sino que siempre constituye una violación grave de sus derechos, degrada su dignidad como ser humano y puede tener unas secuelas difíciles de restañar en el devenir vital del individuo”, explica Verónica Rodríguez Orellana, directora de Coaching Club.

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS