Psicología

¿Qué es el Síndrome FOMO? Cómo afecta a los adolescentes

Vivimos en un mundo interconectado, donde utilizamos continuamente el teléfono móvil o cualquier otro dispositivo electrónico conectado a Internet. Lo que puede hacer que surja un nuevo síndrome, conocido con el nombre de FOMO.

Aunque es cierto que el síndrome FOMO puede ser desconocido para muchos, y considerado como algo muy nuevo, lo cierto es que ya en el año 2013 el Oxford English Dictionary lo incluyó como nueva palabra. 

Así, un estudio publicado en ese mismo año, llegó a definirlo como “la sensación incómoda y, a veces, que lo consume todo, de que te estás perdiendo algo, que tus compañeros están haciendo, están al tanto o en posesión de más o algo mejor que tú”.

Dicho de otra forma, podríamos llegar a identificarlo como el miedo de muchos adolescentes a perderse o a dejar pasar algún evento importante. Se trataría, por tanto, de un tipo de ansiedad social, caracterizada por un “deseo de estar continuamente conectados con lo que otros están haciendo”.

¿Qué es y en qué consiste el síndrome FOMO?

En términos algo más simples, podemos definir FOMO como el miedo a perderse algo. Básicamente tiene que ver con la sensación de nerviosismo, o ansiedad, que una persona puede tener cuando se percata de que no está siendo testigo de un determinado evento social. Y las causas de no asistir a ese evento pueden ser muy variadas, desde que incluso no tenía ganas de ir, no se enteró o incluso no llegó a ser invitada.

Aunque se trata de una ansiedad social comúnmente asociada a adolescentes y jóvenes, es cierto que cualquier persona puede sufrirla, lo que hace que ese individuo asuma que tiene un rango social bajo, a pesar de no ser cierto (ya que es una creencia que puede no ser real).

Se trata de una creencia que puede acabar generando síntomas de ansiedad y sentimientos de inferioridad. Y algún que otro estudio ha encontrado que este síndrome es especialmente habitual en personas con edades comprendidas entre los 18 a los 33 años de edad.

¿Por qué aparece?

Es cierto que la gente siempre se ha preocupado por la situación social. Pero con la llegada de la telefonía móvil inteligente, especialmente unido a las redes sociales, el síndrome FOMO ha acabado convirtiéndose en un problema todavía mayor, sobre todo para aquellos adolescentes que intentar estar siempre en línea, revisando las publicaciones y las actualizaciones de estado de sus amigos. 

Por lo que, cuando los jóvenes se pierden un determinado evento, como una fiesta, no asisten al baile de la escuela o no se van de vacaciones familiares, pueden sentirse menos “felices” que aquellos que lo hicieron y sí pudieron publicar sus fotografías en línea.

Causas del síndrome FOMO
Foto: Istock

Diferentes investigaciones han encontrado que las personas que suelen experimentar este síndrome dan una mayor prioridad a las redes sociales, por lo que tienen miedo de perderse muchas de las publicaciones que realizan sus contactos (familiares, amigos y conocidos) en estas plataformas. De hecho, los expertos señalan que es precisamente este miedo lo que ha influido en que las redes sociales se hayan vuelto tan exitosas.

Dicho de otra forma, el síndrome impulsa a las personas a utilizar su dispositivo móvil (teléfono inteligente o tableta), o su ordenador, para que otros usuarios sepan qué están haciendo. Y, lo que puede ser aún peor, conozcan cuánto se están divirtiendo haciéndolo, lo que involucra una pérdida absoluta de la privacidad, al incitar a publicar mensajes, fotografías y vídeos sobre ello.

¿Cuáles son sus consecuencias?

Cuando le preguntamos a los adolescentes y jóvenes si experimentan ansiedad en las redes sociales, lo más habitual es que la gran mayoría tienda a responder de forma negativa. Pero, en realidad, de lo que no se dan cuenta es que si sienten estrés o preocupación por lo que ven en línea (por ejemplo, en redes sociales), es muy probable que estén experimentando FOMO, en especial cuando pasan mucho tiempo en Internet.

Esto puede acabar convirtiéndose en un problema muy grave, dado que la persona se siente comúnmente preocupada por saber qué es lo que están haciendo sus familiares, amigos o conocidos hace que los adolescentes y los jóvenes no sean conscientes de sus propias vidas, ya que tienden a mantener su atención enfocada hacia afuera, en lugar de hacia adentro

Esto, a su vez, puede involucrar una serie de problemas añadidos. Por ejemplo, que pierdan su autoconcepto (o sentido de identidad). O que, incluso, tengan problemas de baja autoestima. Es más, se ha encontrado que existe una correlación muy real entre niveles más altos de depresión y / o estrés y la cantidad de horas que una persona dedica a la tecnología digital.

¿Cómo se puede sobrellevar este síndrome?

Registro de pensamientos negativos

A la hora de lidiar con FOMO, una de las cosas que los adolescentes pueden hacer es registrar sus sentimientos y pensamientos negativos, cada vez que los tengan, en una especie de diario, lo que les permitirá observar la frecuencia con la que se sienten negativos acerca de sus vidas o de sí mismos.

Reemplazar los pensamientos negativos

Una vez identificados los pensamientos negativos gracias a su seguimiento, es conveniente reconocer las palabras y frases negativas que tienden a repetirse así mismos. Así, pueden darse cuenta de en qué momentos se están diciendo algo negativo a sí mismos, redirigiendo finalmente esos pensamientos y reemplazarlos con algo más positivo.

Ser más realista

Es conveniente animar a los más jóvenes a reconocer que no pueden estar presentes en todos lados, porque cada individuo tiene en realidad un tiempo limitado. A lo que se le suma, además, reconocer que simplemente no pueden hacerlo todo. 

Esto significa básicamente que habrá eventos sociales, celebraciones o reuniones a las que no podrán asistir. Pero esto no tiene por qué significar necesariamente que se estén perdiendo algo. O que sean menos importantes. 

Practicar la atención plena

La atención plena, también conocida como mindfulness, es un ejercicio muy útil y simple en el que aprendemos a concentrarnos plenamente en aquello que está haciendo en ese momento. Desde leer un libro a escuchar su música favorita, pasando por pasear por el campo o sumergirse en una bañera con agua caliente relajante.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo