Problemas respiratorios

Vinculan el asma y la alergia con malos hábitos de sueño en la adolescencia

Un nuevo estudio refuerza la importancia de una buena rutina de sueño y desvela que las preferencias individuales de sueño influyen de manera directa con la probabilidad de padecer problemas respiratorios como el asma y las alergias.

mujer con asma
Fuente: Depositphoto

Ya sabemos lo importante que es instaurar en casa buenos hábitos de sueño y para ello, inculcar desde pequeños a los niños y niñas pautas para que duerman bien y para que el cuerpo descanse. Los beneficios de un buen descanso se hacen visibles en el día a día de los pequeños y también de los mayores y, en muchos casos, reducen la probabilidad de desarrollar algunos problemas de salud.

El reciente estudio 'Prevalencia y factores de riesgo de asma y enfermedades relacionadas con la alergia entre adolescentes', llevado a cabo por la Sociedad Respiratoria Europea y publicado en el 'ERJ Open Research' relaciona el reloj interno del cuerpo con el asma y las alergias. Según ha revelado la investigación, los adolescentes que eligen quedarse despiertos hasta tarde y levantarse más tarde por la mañana, tienen mayor riesgo de sufrir estas dos afecciones respiratorias en comparación con aquellos que duermen y se despiertan antes.

Los expertos que han realizado el estudio aseguran que el estudio refuerza la importancia del tiempo de sueño para los adolescentes y abre un nuevo camino a seguir estudiando acerca de cómo influye el sueño en su salud respiratoria.

El riesgo es tres veces mayor cuando duermen menos tiempo

El dirigente del estudio es el Doctor Subhabrata Moitra, de la división de Medicina Pulmonar de la Universidad de Alberta (Canadá) aunque lo realizó cuando residía en el Instituto de Salud Global de Barcelona.

"El asma y las enfermedades alérgicas son comunes en niños y adolescentes en todo el mundo y la prevalencia está aumentando" asegura el Doctor. A esto añade que "conocemos algunas de las razones de este aumento, como la exposición a la contaminación y el humo del tabaco, pero aún necesitamos saber más. Se sabe que el sueño y la melatonina (la hormona del sueño) influyen en el asma, por lo que queríamos ver si la preferencia de los adolescentes por quedarse despiertos hasta tarde o acostarse temprano podría estar involucrada en su riesgo de asma".   

Para llevar a cabo el estudio, el doctor Subhabrata se entrevistó con 1.684 adolescentes de entre 13 y 14 años residentes en Bengala Occidental (India).

Cada participante respondió, en concreto, a un cuestionario sobre cualquier sibilancia, asma o síntomas de rinitis alérgica, como secreción nasal y estornudos. Además, en el cuestionario también se les preguntaba por su descanso: se les hizo una serie de preguntas para juzgar si eran 'tipos vespertinos', 'tipos matutinos' o intermedios, como a qué hora de la tarde o de la noche tienden a sentirse cansados, cuándo eligen despertarse y cómo de cansados se sienten a primera hora de la mañana.

Los profesionales de la investigación compararon los síntomas de los adolescentes con sus preferencias de sueño, teniendo en cuenta otros factores que se sabe que afectan al asma y las alergias, como el lugar donde viven los participantes y si sus familiares fuman.

Resultó que la probabilidad de tener asma era aproximadamente tres veces mayor en los adolescentes que prefieren dormir más tarde en comparación con aquellos que prefieren irse a la cama antes. También descubrieron que el riesgo de sufrir rinitis alérgica era dos veces mayor en los que dormían tarde que en los que dormían temprano.

Reducir el tiempo de uso de dispositivos electrónicos

"Nuestros resultados sugieren que hay un vínculo entre el tiempo de sueño preferido y el asma y las alergias en los adolescentes. No podemos estar seguros de que quedarse despierto hasta tarde esté causando asma, pero sabemos que la melatonina a menudo no está sincronizada en los que duermen tarde y eso, a su vez, podría estar influyendo en la respuesta alérgica de los adolescentes" agrega el Doctor Moitra.

"También sabemos que los niños y los jóvenes están cada vez más expuestos a la luz de los teléfonos móviles, las tabletas y otros dispositivos, y a quedarse despiertos más tarde por la noche". Aquí hacen un llamamiento a los padres y educadores para alentar a los adolescentes a dejar sus móviles y aparatos electrónicos para acostarse un poco más temprano y así hacer que disminuya el riesgo de padecer estos problemas de salud.

Esta línea de investigación continuará en una segunda fase del estudio programada para 2028-2029. La intención del grupo de expertos es repetir el estudio con un grupo nuevo de jóvenes y observar si ha habido algún cambio en los hábitos de sueño de los adolescentes así como en su salud respiratoria. Esta vez, también pretenden tomar medidas objetivas de la función pulmonar y del tiempo de sueño de los participantes.

Aunque el profesor Thierry Troosters, presidente de la European Respiratory Society, no participó en la investigación, sí que la aprueba a la vez que destaca que "necesitamos saber mucho más sobre por qué el asma y las alergias están aumentando en niños y adolescentes y, con suerte, encontrar formas de reducir estas afecciones".

"Ya sabemos que dormir bien es importante para la salud física y mental, así que deberíamos seguir alentando a los adolescentes a que duerman bien", concluye Troosters.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo