Un gran cambio

Así debe ser el primer sujetador para tu hija

No os olvidéis de hacerla partícipe de este momento que tiene para ella, a buen seguro, una gran carga simbólica y emocional.

Entre los 11 y 14 años tu hija necesitará empezar a usar sujetador. Dependerá mucho de su desarrollo y de cuestiones no menos importantes como la emocional (si le podrá hacer sentirse mejor el llevarlo) que deberéis valorar en familia, pero este es el tramo de edad en el que ocurrirá este punto de inflexión en su madurez y crecimiento.

La cuestión, llegados a este momento vital de la niña o adolescente, es elegir el mejor sostén posible para ella. Y es posible que, como os queda tan lejos vuestra primera vez, tengáis dudas al respecto. Es más que probable que este sea el motivo que os ha llevado a estar leyendo estas líneas. Por ello, hemos recogido las recomendaciones más extendidas sobre cómo debe ser el primer sujetador. Las compartimos contigo a continuación: 

  • Sin aros: el pecho en desarrollo no suele ser de un tamaño pronunciado ni grande, por lo que no necesita, salvo excepciones, que se sujete de manera excesiva. Los aros suelen reducir el confort de este tipo de prendas interiores, y pueden incluso crear rozaduras. Debes tener en cuenta que nunca lo has llevado antes, así que estas no son cuestiones menores.
  • Sin relleno: en un primer sujetador, el relleno no es recomendable. Es más, el relleno no hace más que generar una expectativa en ellas que no es real y que no sabéis si lo será, por lo que es un factor que se debe manejar con responsabilidad.
  • Sin costuras: si podéis elegir un sujetador sin costuras, mucho mejor, ya que se marcará menos bajo la ropa. Esto es especialmente importante si a tu hija le da vergüenza o reparo llevar esta prenda por el qué dirán. En este caso, lógicamente debéis trabajar la parte emocional con ella para que vea que está dando un paso natural, pero también podéis ayudarla comprando sujetadores que no se marquen en exceso. Cuantas menos costuras, mejor.
  • Tejido transpirable: lo normal es que tu hija esté en una edad de mucho movimiento; incluso que en clase o en el recreo practique deporte. Por eso, añadido a los cambios hormonales propios de esta etapa, es probable que sude más de lo normal. Cuanto más transpirable sea el tejido, menos irritaciones en su piel tendrá y, sobre todo, más cómoda se sentirá. En este sentido, el algodón es una muy buena elección, y también son opciones a tener en cuenta los conocidos como sujetadores deportivos, productos que son muy transpirables y su nivel de sujeción es enorme porque están diseñados precisamente para ser compatibles con el ejercicio físico.
  • Talla: no te olvides de la talla, un detalle esencial para que tu hija se sienta a gusto con el primer sujetador. Nada de pensar en el futuro; ocurre lo mismo que con el calzado: solo hay una opción posible en este sentido, la talla que le quede perfecta en el momento en el que lo va a llevar. Es una cuestión imprescindible porque no solo afecta al confort, sino que también lo hace a su salud. 

Invertid en sujetadores de calidad, fabricados en tejidos naturales y transpirables, y no toméis la decisión sin contar con ella. Recomendad, limitad la búsqueda a opciones que cumplan los requisitos mínimos, pero hacedla partícipe de este momento que tiene para ella, a buen seguro, una gran carga simbólica y emocional.

Continúa leyendo