Ser Padres

Las mejores recetas con piña para cenar

Compartimos contigo 5 ideas geniales para disfrutar en familia de esta fruta tropical en platos salados.

La piña, cuando es buena, es un manjar. Se trata de una de los alimentos más ricos que existen, y además es una fruta muy nutritiva, ideal para reforzar la salud de pequeños y mayores  a través de la dieta.
La piña, fruta tropical que ya podemos etiquetar como clásica porque llevamos mucho tiempo consumiéndola en nuestro país, tiene un gran aporte de fibra y aporta nutrientes como el potasio o diversas vitaminas. Al tener mucha fibra en su composición, tiene un efecto saciante, por lo que también es muy interesante para controlar la cantidad de comida que ingieren los niños.
El único problema de la piña es que su textura no gusta a todos los críos por igual. Por eso, si están ya aburridos en casa de comerla tal cual, con yogur o en macedonia de frutas, podéis probar con estas cinco recetas saladas en las que la piña es protagonista.

Pizza tropical

Es tan famosa como polémica, ya que genera amor y odio a partes iguales. Desde luego, no hay discusión en que poner piña a una pizza con jamón york o pavo la enriquece desde el punto de vista nutricional, y eso siempre es beneficioso para los niños.

Cerdo con salsa de piña

Esta es una forma muy distinta de degustar un guiso de carne, pero está tan rico como los clásicos de la cocina mediterránea y asiática. La idea es de Karlos Arguiñano, que prepara una salsa a base de piña, azúcar moreno y salsa de soja que funciona de maravilla con la carne.

Tacos de gambas con piña

Otra versión de una receta tradicional, en este caso mexicana, pero utilizando como base marisco y piña en vez de alguna carne, que es más habitual en los tacos. El resultado es un disfrute para el paladar y a los peques les motiva mucho porque todo lo que sea comer con las manos les chifla. La clave, además de las gambas y la piña, es el aguacate y los cítricos, tanto la lima como el limón, para marinar las gambas. Además, un poquito de menta picada le aporta el toque final de frescura. Y las tortillas ya se venden hechas en casi todos los supermercados por si no quieres hacerlas en casa.

Arroz con piña

Si ya has dicho sí al marisco con piña y a la pizza con piña, no será un problema decirle que sí al arroz como acompañante de esta fruta porque este es un cereal que pega con todo. Además, los peques suelen comérselo muy bien, así que no dudéis en probar esta mezcla. Le va muy bien que el arroz sea aromatizado, como el basmati, y añadir hierbas frescas picadas y alguna verdura que os guste para enriquecer el plato en lo nutritivo.

Pollo con salsa de piña

Esta carne, mucho más saludable que las rojas, es fantástica para explorar en la cocina de casa porque es muy versátil. Y también funciona bien con una salsa de piña. De nuevo, los aromas asiáticos y tropicales se fusionan si utilizáis un poquito de jengibre, un chorrito de salsa soja, y un poco de zumo de lima. Podéis añadir, con moderación, un poquito de piel y un poco de cilantro fresco picado. Y al servir, un puñado de anacardos picados si los comensales ya tienen edad para no tener que comer los frutos secos triturados.
tracking