Ser Padres

El bocadillo del recreo

Un buen bocata a media mañana en el colegio ayuda a los niños a reponer fuerzas y a concentrarse hasta la hora de comer.

Hacia las once de la mañana, cuando suena el timbre del recreo, han pasado tres horas desde el desayuno, y los niños empiezan a sentir hambre. Los niveles de glucosa han bajado, el niño siente cansancio y está algo adormecido. Es hora de reponer fuerzas con una colación, que le mantendrá despierto y animado hasta la hora de comer.

¿Qué tomar?

  • El clásico bocadillo de tortilla, queso o embutido es una opción perfecta, que aporta hidratos de carbono, proteínas y grasas.
  • Para disponer de pan tierno, se puede comprar la tarde anterior pan de chapata, candeal, gallego o cualquier otra variedad de las que se mantienen blandas durante más días.
  • También se puede congelar pan en porciones y sacar la parte del bocadillo del congelador la noche anterior, así estará en perfectas condiciones por la mañana.
  • Algún día a la semana se puede preparar un sándwich con pan de molde.

¿Qué no tomar?

  • No es buena idea dar al niño dinero para que se compre algo en una máquina expendedora de comida.
  • Tampoco debe tomar todos los días un bollo industrial o snacks. Este tipo de comidas contienen demasiadas grasas saturadas y mucho azúcar que desequilibran la dieta y estropean los dientes.

Ideas de merienda para el recreo:

Una sugerencia de merienda, solo una, a elegir según sus necesidades:

Asesora: Dra. Isabel Zamarrón.
tracking