Ser Padres

Dieta para evitar la deshidratación en niños

En verano es fundamental que los más pequeños tomen los líquidos suficientes. Mira aquí algunos trucos para tener una dieta que nos ayude a evitar su deshidratación.

Con la llegada del calor y el aumento de las temperaturas, el cuerpo necesita más cantidad de líquidos, y por eso se recomienda beber entre un litro y medio o dos cada día. No obstante, el líquido no solo se encuentra en las bebidas, los alimentos también lo contienen, y esto nos ayuda a cubrir esas mayores necesidades, sobre todo las de los más pequeños. ¿Qué tal si hacemos una dieta que sea hidratante para evitar problemas como la deshidratación?
En verano, es especialmente importante que los más pequeños se hidraten y tomen los líquidos suficientes, puesto que, según el calor, la humedad y la actividad física, las necesidades que requiere el cuerpo aumentan. El problema es que a veces no es tan fácil conseguir que se hidraten lo suficiente y se corre el riesgo de deshidratarse. Veamos algunas ideas para hacerlo más sencillo.
Si queremos seguir una alimentación que hidrate a mayores y a pequeños, está claro que el agua debe ser nuestra bebida principal. No tiene calorías y aporta sales minerales, además de que nos ayuda a regular la temperatura corporal.
Lo bueno de ella, es que también podemos obtenerla a través de las frutas, las verduras y las hortalizas, porque entre un 80 y 95 % de la composición de estas es agua. Por eso, lo más aconsejable es tomar unas 5 raciones diarias.
En la época estival, podemos aprovechar especialmente porque las frutas y verduras que mayor contenido de agua tienen son las de temporada. Por ejemplo, el melón, la sandía, las verduras de hoja verde o los espárragos. Pero no solo en ellas, también la podemos obtener de los lácteos (sobre todo en la leche -como imaginamos-), así como en el pescado, la carne y los huevos.
Un punto que debemos tener en cuenta es la forma es que está cocinado cada alimento. En el caso del pescado, el contenido de líquido va a ser mayor cuando este está crudo que después de pasar por el horno, mientras que, las legumbres van a aumentar su contenido de líquido enormemente tras la cocción. Recordemos que necesitan de un remojo previo.
Para recuperar algunos líquidos perdidos también podemos añadir al menú platos como sopas, cremas frías, gazpachos o salmorejos.
Fuente: iStock

botellasFuente: iStock

En cuanto a las bebidas que podemos ofrecer a los pequeños de la casa, consideremos lo siguiente. El agua, como decimos, es la bebida por excelencia, pero muchas veces los menores la rechazan porque “no tiene sabor”. Como solución podemos optar por añadir algunas rodajas de fruta a un recipiente con agua y dejarla reposar en la nevera durante unas horas. Así tenemos un refresco natural más atractivo para los niños. También puede hacerse con zumo de limón o quizá hojas de menta o hierbabuena. Asimismo, pueden prepararse infusiones frías, polos de agua con sabor, granizados sin azúcar, gelatinas...
En lo que tiene que ver con los refrescos industriales, lo recomendable es reducir su ingesta porque tienen un alto contenido en azúcares o edulcorantes. Además del agua, otras bebidas que pueden consumir son la leche y las bebidas vegetales, aunque estas últimas no son recomendables para niños menores de un año.
Una muy buena idea y ventaja de tomar leche es que con ella pueden hacerse batidos con frutas al gusto de cada pequeño. Además de que se pueden crear infinitas combinaciones acompañándolos de frutos secos, semillas, cacao, canela
Por último, en lo que tiene que ver con los zumos, hay que tener en cuenta que no equivalen a una fruta en sí, siempre será mejor consumir la pieza que el zumo de la misma. Si hacemos zumo estamos retirando la fibra y provocando que el azúcar se absorba más rápidamente. Por supuesto, aún así, si queremos dar zumos a los niños, será mucho mejor apostar por los naturales exprimidos en el momento, que los ya preparados.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking