Ser Padres

Es más probable que tu hijo coma frutas y verduras si tiene más tiempo para comer

Según un estudio, las probabilidades de que los niños coman frutas y verduras son mayores si disponen de más tiempo para comerlas.

Si los niños tienen más tiempo para estar sentados a la hora de comer, hay más probabilidades de que coman frutas y verduras. Así lo ha asegurado un estudio realizado en la Universidad de Illinois en Estados Unidos a alumnos de primaria y secundaria.
Según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Illinois, es más probable que un niño coma verduras y frutas si tiene más tiempo para comer. Observaron que los menores que participaron en su análisis comieron una cantidad mucho menor de frutas y verduras en los periodos de comida más cortos.
La investigación se publicó en la revista JAMA Network Open y se realizó a niños de primaria y secundaria inscritos en un campamento de verano en el campus de la misma universidad estadounidense.
Para ponerla en marcha, los especialistas determinaron que la zona del almuerzo sería como una cafetería donde harían fila para seleccionar su comida, y combinaron un día de almuerzo corto, con un día de almuerzo largo, eso sí, con un menú idéntico en ambos casos. De esta manera, evitaron que se dieran diferencias por los tipos de alimentos que ofrecían.
El equipo también se encargó de vigilar a los niños mientras disfrutaban de su almuerzo para comprobar que no compartían comida, así como para que no hablaran entre ellos y no usaran el teléfono móvil.
Cuando los pequeños terminaban su almuerzo, tenían que colocar sus respectivas bandejas en un estante para que el equipo pudiera fotografiar la comida que quedaba en ellas y también debían rellenar una encuesta. En ella se les hacía dos preguntas: una sobre el sabor y otra sobre el aspecto de sus comidas.
Con todo esto, los investigadores midieron las porciones de comida que quedaron antes y después para obtener una estimación de lo que cada alumno comió.
Una vez reunieron los resultados, llegaron a varios puntos. Que las frutas en general se consumieron más que las verduras, pero que la ingesta de ambos tipos de alimentos se incrementó considerablemente cuanto mayor era el tiempo que tenían los niños para almorzar.
Por eso, tal y como explica el profesor Prescott del mismo centro universitario, aunque se necesita el consumo de un número de vegetales a la semana para que todos los niños puedan acceder a alimentos saludables y para cumplir con los estándares de lo que es una buena nutrición, si los periodos que tienen para comer son demasiado cortos, no sirven para que los niños se acostumbren a estos alimentos y los incorporen a su dieta.
De esta manera concluyeron que para que los menores puedan comer sus frutas y verduras necesitan por lo menos de unos 20 minutos sentados para comerlas.
Por otra parte, también indican que un tiempo más largo puede aportarles beneficios más allá de una alimentación saludable. Y es que, como apreciaron los investigadores en este mismo estudio, el tiempo que los niños están sentados comiendo les sirve igualmente para conectar con sus compañeros, algo que posiblemente no pueden hacer durante el resto del día escolar, lo que sería beneficioso para sus relaciones sociales.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking