Ser Padres

¿Se puede comer surimi en el embarazo?

Cuánta cantidad de comida debe comerse o qué alimentos son más favorables son algunos de los grandes asuntos en torno a los que gira la alimentación en el embarazo. Otras veces las cuestiones surgen en torno a qué alimentos se pueden consumir y cuales no durante esta etapa.

La alimentación es un aspecto que las personas deben cuidar a lo largo de toda su vida. Sin embargo, hay en ciertas situaciones y etapas en las que cobra especial importancia. Es el caso de las mujeres embarazadas. Cuánta cantidad de comida debe comerse o qué alimentos son más favorables son algunos de los grandes asuntos en torno a los que gira la alimentación en el embarazo. Otras veces las cuestiones surgen en torno a qué alimentos se pueden consumir y cuales no durante esta etapa. Esta pregunta se plantea también en torno a uno de los alimentos más consumidos y a la vez mas desconocidos de nuestra dieta, el surimi: ¿se puede comer surimi en el embarazo?

Surimi y embarazo

Si antes no le prestaste demasiada atención a tu alimentación, este momento puede ser para ti un buen punto de partida. Si siempre lo has hecho, pero te interesan más que nunca las cualidades nutritivas de los productos que comes, te estarás haciendo preguntas sobre su conveniencia. El surimi y el embarazo entran dentro de algunas de estas cuestiones, más si cabe porque el surimi no es un producto tradicional de la dieta mediterránea. Por ser un alimento relativamente novedoso pero muy extendido en nuestros platos, su origen y propiedades nutricionales son bastante desconocidos.
Unir la historia y las bondades de un alimento es una analogía frecuente en la cultura gastronómica de un país. Los pueblos, condicionados a su situación geográfica y características sociales, están vinculados fuertemente a alimentos que han asegurado su supervivencia. En el caso de surimi, existe la idea generalizada de que es un producto fruto de la industria alimentaria. Nada más lejos de la realidad pues en Japón, donde nació, existe constancia escrita del surimi desde el siglo XI. En esa época, el pescado ya era un protagonista en la dieta nipona y el surimi surgió como método de conservación de este.
Tomando un caso en concreto, el de las barritas Krissia®, el surimi empleado como materia prima en este producto se elabora en nuestros días con la misma técnica que en el siglo XII, es decir, utilizando pescado fresco y de él su mejor parte, sus filetes. La única diferencia respecto a hace más de 900 años es que la tecnología actual nos permite que el surimi llegue a nuestros frigoríficos siempre fresco, incluso después de haberse producido su captura del pescado en alta mar.
¿Se utilizan conservantes para ello? La respuesta es negativa. Tanto el pescado como los ingredientes naturales utilizados para crear las barritas Krissia® no contienen conservantes artificiales, colorantes ni gluten. Hasta su característico y alegre color naranja se debe a un producto tan nuestro como lo es el pimentón.
Por otro lado, tomar las porciones de Krissia que necesitas y guardar el resto en la nevera para la próxima vez es posible gracias a la pasteurización, proceso sin el que no podríamos conservar las propiedades de alimentos tan básicos como la leche o los zumos. La seguridad alimentaria es imprescindible durante el embarazo y, por ello, Krissia te garantiza la calidad de su producto desde la pesca de su materia prima hasta su elaboración en tierra.

Pescado y surimi en el embarazo

Las proteínas son fundamentales para el crecimiento y la conservación de la masa muscular. En relación a estas, las del surimi cuentan con todos los aminoácidos esenciales y son de fácil digestión y asimilación. Toda la población, y también las embarazadas, deben consumir entre 3 y 4 veces raciones de pescado por semana. El surimi no es un sustituto del pescado, sino un sano complemento que puedes incorporar a tu dieta semanal. Para apreciar las características nutricionales del surimi es necesario tener en cuenta el tipo de pescado utilizado. Krissia® emplea para sus barritas abadejo de Alaska, especie perteneciente a la familia del bacalao. De sus filetes y a una temperatura de 0°, se obtiene su proteína y se mezcla con clara de huevo, aceite de girasol y almidón de maíz. Todos ellos forman la agradable y sabrosa textura de este producto con el que aportar proteínas de gran calidad a tus platos preferidos.
De igual forma, las barritas Krissia® contiene omega 3 EPA y DHA natural, procedente del pescado con el que se realizan y que resulta de gran importancia para el desarrollo del cerebro y la vista. Por su parte, la vitamina B12 que también aportan estas barritas solo se encuentra en los alimentos de origen animal. Esta vitamina es una buena compañera en la lucha contra el cansancio y la fatiga, además de estar presente en la génesis de las células sanguíneas, la división celular y el funcionamiento del sistema nervioso, por lo que es un elemento vital en la alimentación en la época de gestación.
Aprovéchate de las ventajas las barritas Krissia® en el embarazo y enriquece con su estupenda aportación de proteínas platos tan básicos como diversos para una dieta saludable: Arroz, pasta, ensaladas, salteados, tentempiés… el surimi complementa con sus cualidades a estos y a muchos más que se te ocurran.
tracking