La mejor opción para la regla

Copa menstrual: por qué deberías empezar a utilizarla

Si todavía eres de las que no se ha atrevido a dar el paso para cambiar tampones y compresas por la copa menstrual, es hora de replanteártelo. El medioambiente, tu salud y tu bolsillo te agradecerán el cambio.

La regla sigue siendo un tema tabú en muchos ámbitos. Poco se habla sobre la menstruación y todas las opciones que existen para que las mujeres podamos afrontar mejor los días en los que aparece. Quizá por eso exista tanta desinformación al respecto y aún hay quien desconoce qué es algo tan básico como la copa menstrual. Tampones y compresas siguen siendo los recursos más utilizados pero, poco a poco, la copa va ganando adeptas. Es más, según la marca Intiminina, España es el país de Europa en el que más mujeres utilizan este método por delante de otros como Reino Unido o Alemania. Y teniendo en cuenta todas las bondades que ofrece a quien la usa, no nos extraña en absoluto.

La particularidad de la copa menstrual es que, a diferencia de los otros métodos, esta no absorbe sino que recoge el flujo menstrual. Esta es precisamente una de sus principales ventajas ya que, además de evitar malos olores, permite que la lleves puesta hasta 12 horas seguidas sin que te des cuenta. Eso sí, antes tendrás que haberte asegurado de colocarla correctamente para evitar fugas -algo habitual las primeras veces que la pruebas si no la introduces bien- por lo que conviene leer detenidamente las recomendaciones de aplicación de cada marca para que resulte más sencillo de poner. Solo es cuestión de estar relajada cuando se vaya a hacer el acople y tener un conocimiento de esa zona del cuerpo para saber qué estás tocando en cada momento. 

Entonces, no notarás nada porque es muy cómoda y te deja total libertad de movimiento. Solo tendrás que vaciarla y lavarla pasadas unas horas -esto te ayuda, además, a ser más consciente de la cantidad sangre que expulsamos en cada periodo, mucha menos que la idea que todas tenemos en la cabeza- y, cuando terminen los días de regla, esterilizarla en agua hirviendo hasta su próximo uso.

Ahorra residuos y dinero

Y aquí es precisamente donde encontramos su segunda gran virtud que es el hecho de ser reutilizable. Frente al resto de métodos que son de usar y tirar, este tiene una duración mucho mayor. Algunas marcas incluso aseguran que sus productos tienen una permanencia de hasta 10 años si se mantiene en perfecto estado. Esto supone que la copa menstrual es rentable por dos motivos: por un lado, ahorras tener que estar comprando cada mes una partida de compresas o tampones -cada copa cuesta entre 10 y 25 euros en función del modelo y la empresa que lo comercializa, lo que, calculado, implica una relación calidad-precio mucho más interesante-; y, por otro, contribuyes a cuidar al medio ambiente al no generar tantos residuos.

Por último, aunque no por ello menos importante, en la mayoría de los casos están fabricadas con silicona de grado médico, lo cual es mucho más recomendable para tu salud; y suponen también un gran ahorro de espacio en nuestro baño o en nuestro neceser si tenemos en cuenta lo que abulta la copa y lo que lo hacen los paquetes de los otros sistemas. Motivos más que suficientes para darle, al menos, una oportunidad en tu próxima regla.

Continúa leyendo