Fertilidad

Cómo afecta el cáncer a la fertilidad femenina

4 minutos

Las mujeres nacen con todas las células reproductoras (ovocitos) que dispondrán a lo largo de su vida reproductiva. ¿Qué tratamientos pueden afectar a la fertilidad femenina?

También te puede interesar: ¿Cómo afectan los tratamientos contra el cáncer a la fertilidad masculina?
Cómo afecta el cáncer a la fertilidad femenina

En el momento del nacimiento disponen de entre 1 y 4 millones de ovocitos, en la época de la pubertad o inicio de la primera ovulación esta cifra se reduce hasta unos 200.000-300.000 óvulos, y a los 37 años la  reserva ovárica es de unos 25.000 óvulos. A partir de los 35 años, la pérdida de ovocitos se acelera rápidamente hasta llegar al periodo de la menopausia.

Hoy en día, aproximadamente una de cada 50 mujeres menor de 39 años padecerá un cáncer a lo largo de su vida. Los tipos de cáncer con mayor probabilidad de afectación femenina son el de mamá, útero, ovario y linfomas. Gracias a los avances de los tratamientos oncológicos, más del 70% de los enfermos sobrevivirá a esta enfermedad y la proporción continúa creciendo cada año. Sin embargo, la infertilidad es una de las complicaciones que se deriva de los tratamientos contra el  cáncer y que suelen causar una disminución importantísima de la reserva de óvulos ,en algunos casos completa,lo que puede dar lugar a un fallo ovárico prematuro o a problemas graves de fertilidad.

Los efectos de las distintas terapias oncológicas sobre la función reproductiva varían por distintos factores, como la edad del paciente en el momento del tratamiento, el tipo y la localización del cáncer y el tratamiento recibido.

El principal objetivo en las pacientes oncológicas, es primero, curar la enfermedad y mejorar la calidad de vida de la paciente y segundo, intentar preservar la fertilidad futura para que puedan tener hijos más adelante. Por ello, es fundamental recibir una correcta información sobre los riesgos que entrañan los tratamientos oncológicos sobre la futura fertilidad, ya que, es habitual que en el momento de recibir el diagnóstico ni siquiera las pacientes se planteen esta posibilidad, ante el peso emocional que conlleva el hecho de saber que se tiene un cáncer.

¿Qué tratamientos pueden afectar a la fertilidad femenina?

La  infertilidad puede estar ocasionada por cualquiera de los distintos tratamientos oncológicos empleados en la actualidad:

  • Quimioterapia: La quimioterapia actúa sobre todas las células en división del cuerpo, destruyendo tanto las tumorales como las sanas que estén en división, como son las germinales. Por tanto, uno de los potenciales daños secundarios de estos tratamientos es la afectación del sistema reproductivo.
  • Radioterapia: La radiación directa sobre el órgano reproductor puede causar infertilidad y en muchos casos permanente.
  • Cirugía: La cirugía, en tanto no afecte a la anatomía del aparato genital no tiene por qué comprometer la futura capacidad reproductora del paciente

Opciones para mantener la fertilidad antes del tratamiento

Actualmente existen numerosas opciones que permiten preservar la fertilidad y postergar la maternidad:

Por lo general, la opción más simple es recomendar la congelación de ovocitos o embriones. En la vitrificación de ovocitos lo que estamos preservando es el gameto para fecundarlo más adelante. En cambio, si vitrificamos embriones estos son de la pareja y serán transferidos una vez curada la enfermedad. Pero no siempre ésta es la mejor solución y cuando se trata de pacientes pediátricos no es una opción viable.

Por otra parte, en ocasiones, la necesidad de iniciar de forma inmediata el tratamiento oncológico no permite aplazarlo el tiempo suficiente para llevar a cabo una correcta estimulación ovárica para recuperar los ovocitos. En tal caso cabe la opción de extraer el tejido ovárico y criopreservarlo para reimplantarlo una vez que se ha superado la enfermedad. También se ha realizado esto mismo con el útero, pero lo cierto es que ambos procedimientos son aún en la actualidad de carácter experimental y únicamente viables si el cáncer no afecta a ninguno de estos órganos.

Sin embargo, la criopreservación del tejido ovárico es la única opción de que las niñas que no han alcanzado la pubertad puedan mantener la fertilidad una vez superada la enfermedad.

Además de las técnicas mencionadas en ocasiones también se puede operar el ovario y “cambiarlo” de sitio para que no reciba la radioterapia. Incluso a veces mediante tratamiento hormonal se puede dejar el ovario “dormido”.

Aitziber Domingo Bilbao es embrióloga en Fertility Madrid. Licenciada en Biología por la Universidad del País Vasco, máster en Reproducción Humana por la Universidad Complutense de Madrid y máster en Investigación Biomédica por la Universidad del País Vasco.

00:00
00:00

Etiquetas: embarazada, fertilidad, ovarios, tratamiento de fertilidad

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS