Implantación del embrión

¿Cómo se inicia un embarazo? Unos investigadores recrean el momento de la concepción

Hasta ahora no sabíamos a ciencia cierta qué pasaba cuando el embrión toca por primera vez el útero materno para dar lugar a la formación del feto. Pero unos científicos han dado con la cuestión.

¿Sabías que los seres humanos somos unos de los mamíferos con menor éxito a la hora de reproducirnos? Dicho de otra manera, tenemos unas de las tasas más bajas de reproducción de todo el reino animal. De hecho, si situásemos a los animales en un ranking, ocuparíamos uno de los últimos puestos.

“Solo la mitad de los óvulos fecundados por un espermatozoide acaban teniendo éxito y dan lugar a una nueva persona”, asegura Nicolas Rivron, investigador del Instituto de Biotecnología Molecular de Austria y jefe de un nuevo estudio que pretende arrojar un poco de luz sobre el origen de este hecho para intentar, por medio de la ciencia, revertirlo de alguna manera.

Y es que, hasta ahora, no teníamos constancia de cómo se producía exactamente el momento de la implantación: ya sabes, el momento en el que el óvulo fecundado por el espermatozoide toca por primera vez el útero materno para “acomodarse” y comenzar la formación del embrión y el posterior feto. Pero decimos hasta ahora porque este nuevo estudio ha conseguido acercarse mucho a ese momento. Se trata de un avance que, por un lado, explicaría la tasa tan baja en el éxito de la fecundación y, por otro, permitiría abrir nuevas líneas de investigación para aumentarlas con ayuda de la ciencia.

¿Qué pasa en el útero cuando llega el óvulo fecundado?

Los investigadores han conseguido simular el inicio de un embarazo utilizando, para ello, embriones artificiales. Pero, ¿cómo se produce exactamente el momento exacto de la implantación?

Una vez que el óvulo es fecundado viaja hasta llegar a la capa más interna del útero, el conocido como endometrio. Para llegar a él, el óvulo fecundado deberá ir rompiendo vasos capilares pequeños de las distintas capas del útero y es esa rotura la que produce el conocido como sangrado de implantación que hace levantar las sospechas de un posible embarazo. Además, para que el sistema inmunitario de la madre no lo ‘rechace’, debe emitir señales bioquímicas para camuflarse.

Sin embargo, en ese momento suceden gran parte de los abortos. De hecho, la mujer muchas veces no llega a saber nunca que ha estado embarazada. Aunque el motivo por el que pasa esto todavía está en el aire.

¿Por qué este estudio es tan importante?

Según explica el autor principal de la investigación, publicada en la revista científica Nature, solo la mitad de los óvulos fecundados se implantan con éxito. De la otra mitad, muchos de los embarazos que fracasan lo hacen justo durante la implantación. Así que, se preguntaban qué es exactamente lo que decide que tan pocos triunfen.

Así que, su importancia reside en que ha demostrado que en unos años será posible controlar la capacidad de generar embarazos o interrumpirlos casi sin efectos secundarios para la madre. “Este estudio mejora la técnica de creación de pseudo embriones mucho más parecidos a embriones reales y muestra además que estos simulan la implantación, es decir, enseñan cómo las células hablan entre sí”, ha contado Marta Shahbazi, de la Universidad de Cambridge.

Marta Moreno

Marta Moreno

La redactora de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo.

Continúa leyendo