Fertilidad y embarazo

Diagnosticar la endometriosis puede ayudar a los tratamientos de fertilidad

Es común que la endometriosis sea diagnosticada en un estudio de infertilidad. Y es que se trata de una enfermedad que, a menudo se asocia con ella, aunque no todas las mujeres con endometriosis se ven afectadas.

Diagnosticar la endometriosis
Foto: Istock

Se estima que entre un 30 a un 40 por ciento de las mujeres con endometriosis tienen que afrontar un problema de infertilidad. De hecho, suele ser habitual que esta condición sea diagnosticada durante los estudios de infertilidad. Aunque esto no significa que todas las mujeres con endometriosis se vean afectadas.

La endometriosis consiste en una enfermedad ginecológica causada por la presencia de células endometriales en el exterior del útero. Se trata de una enfermedad crónica, y se cree que puede afectar a entre un 5 y un 20 por ciento de las mujeres en edad fértil.

Aunque la enfermedad puede cursar asintomática, no requiriendo tratamiento, también puede causar dolor ginecológico ocasional o crónico. Y puede, también, ser una causa relacionada de infertilidad.

Lamentablemente, el retraso en el diagnóstico médico suele ser bastante frecuente. Es más, suele ocurrir que pueden pasar de 8 a 10 años entre los primeros síntomas y la confirmación del diagnóstico.

Ahora, un estudio publicado recientemente en Human Reproduction ha encontrado que cuando la endometriosis es diagnosticada antes de que comiencen los tratamientos reproductivos, podría ser de muchísima ayuda a la hora de mejorar las posibilidades de concebir con éxito.

Estos hallazgos, como sería lógico esperar, podrían ayudar a las mujeres que tienen endometriosis y que desean tener hijos, ya que podrían seleccionar, junto con el médico, un plan de tratamiento que les proporcione una mayor probabilidad de conseguir el embarazo.

¿Qué indica el estudio?

Investigadores de la Universidad de Queensland, en Australia, recopilaron datos desde 1996 a 2018 sobre más de 1.000 mujeres del Estudio Longitudinal Australiano sobre la Salud de la Mujer. Las participantes nacieron entre 1973 y 1978, y, al menos, habían recibido un ciclo de tratamientos de infertilidad (in vitro), o inseminación intrauterina.

Alrededor de un tercio de las mujeres tenían endometriosis. A una parte de ese grupo no se le diagnosticó la afección hasta después de empezar los tratamientos de fertilidad. Y, posteriormente, los investigadores vincularon su información de salud con datos sobre los resultados del nacimiento, pudiendo comprobar el impacto que la afección podía tener en los tratamientos.

Diagnosticar endometriosis y embarazo
Foto: Istock

Así, los científicos descubrieron que los resultados del tratamiento de fertilidad eran los mismos para mujeres con y sin endometriosis, pero siempre y cuando la enfermedad fue diagnosticada antes de empezar el tratamiento.

Y encontraron que aquellas mujeres cuya endometriosis no fue diagnosticada antes de empezar el tratamiento de fertilidad hicieron más ciclos en promedio, presentaban más probabilidades de usar la inseminación intrauterina en lugar de solo la fecundación in vitro, y tenían menos probabilidades de dar a luz.

A pesar de las limitaciones del estudio (los investigadores no conocían la gravedad de la endometriosis de las participantes), sus autores destacan el hecho de que un diagnóstico antes de empezar los tratamientos de reproducción asistida podría ser de muchísima ayuda a la hora de ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo tanto mental como psicológico.

¿Cómo puede afectar la endometriosis a la fertilidad?

De acuerdo a los expertos, la existencia de daño interno podría ser una de las causas por las que la endometriosis puede conducir a problemas de fertilidad. Concretamente, tanto la inflamación como las cicatrices pélvicas que algunas mujeres tienen. Y esto sería especialmente el caso cuando la persona presenta cicatrices en las trompas de Falopio.

Aunque una ecografía, una resonancia magnética o un examen pélvico pueden ser útiles como método orientativo para los médicos, la única manera de diagnosticar la endometriosis es mediante la cirugía, la cual ayuda en el diagnóstico, pero no repara ni cura la endometriosis. Esto significa que el problema continúa, persiste, pero la mujer tiene el diagnóstico.

Como señalan los expertos, este diagnóstico es de vital importancia, ya que puede ser de muchísima ayuda a la hora de que la mujer, junto con el especialista, pueda escoger tratamientos de fertilidad que tiendan a ser mucho más efectivos con la endometriosis.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo