Anticoncepción

DIU de cobre y DIU hormonal: cómo funcionan

Cuando te planteas la posibilidad de utilizar un DIU como método anticonceptivo, es normal que te preguntes cuáles pueden ser las diferencias entre la opción hormonal y la de cobre.

El DIU (o dispositivo intrauterino) es un método anticonceptivo de acción y efecto prolongados. Tanto si ya has tenido hijos como si no, es posible optar por este dispositivo anticonceptivo, ya que permite mantener relaciones sexuales sin protección, sin correr el riesgo de quedar embarazada.

Eso sí, es necesario tener en cuenta algo importante: ningún método anticonceptivo es infalible. Además, al igual que ocurre con los métodos anticonceptivos orales, tanto el DIU hormonal como el DIU de cobre no protegen contra el riesgo de transmisión de infecciones de transmisión sexual (ITS).

¿Es posible el embarazo con un DIU?

Como veremos a continuación, hay dos tipos de dispositivos intrauterinos: los DIU de cobre, que no tienen hormonas, y los DIU que liberan progesterona (y que son habitualmente conocidos como DIU hormonales). 

Ambos tienden a ser extremadamente confiables, dado que actúan evitando la implantación de un óvulo en el útero

Sin embargo, de forma excepcional, es posible que un embarazo se desarrolle en el útero a pesar de la presencia de un DIU, o en la trompa de Falopio o, en ocasiones, en el ovario. Cuando esto ocurre, nos encontramos ante un embarazo ectópico

Afortunadamente, los riesgos de embarazo son mínimos: alrededor del 0,2 por ciento para el DIU hormonal, y del 0,6 por ciento para el DIU de cobre, de acuerdo a estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por este motivo, el DIU es considerado como uno de lo métodos más confiables cuando se trata de evitar el embarazo.

¿Qué diferencias hay entre un DIU de cobre y un DIU hormonal?

Tal y como hemos comentado en las líneas anteriores, hay dos tipos de DIU: el DIU de cobre y el DIU hormonal.

El DIU hormonal

El DIU hormonal tiene el efecto de espesar las secreciones cervicales, por lo que actúa impidiendo el paso de los espermatozoides, con la finalidad de evitar la concepción (es decir, el embarazo).

Al igual que el DIU de cobre, proporciona una protección de 4 a 10 años. Aunque es una opción contraindicada para algunas mujeres (antecedentes o patología uterina o trofoblástica, patologías vaginales recientes o si sufre de hipersensibilidad a uno de sus componentes).

Diferencias entre el DIU hormonal y de cobre
Foto: Istock

El DIU de cobre

El DIU de cobre es un dispositivo con forma de T, con un diámetro de unos 3 centímetros, que es efectivo por un período de entre 4 a 10 años. Puede ser recetado e insertado en la cavidad uterina por un ginecólogo o médico de cabecera. Se utiliza desde la década de 1960, y tienen la particularidad de no utilizar hormonas para garantizar la anticoncepción.

A diferencia del DIU hormonal, el DIU de cobre ejerce una acción espermicida, gracias al efecto del cobre sobre los espermatozoides, por lo que impide la fecundación en la mayoría de los casos. 

No obstante, tiene la reputación de favorecer la aparición de calambres o períodos menstruales más abundantes. Además, tampoco se recomienda en caso de mujeres con un fibroma grande o malformaciones uterinas; cáncer de cuello uterino o de endometrio; infección de transmisión sexual menos de 3 meses antes de su colocación; sangrado vaginal inexplicable o quienes han dado a luz recientemente.

Sea como fuere, ambos tipos de DIU tienen una eficacia teórica del 99%. Y, una vez colocado, es aconsejable volver al ginecólogo para un control dentro de los 3 meses posteriores, con la finalidad de asegurarse de que el dispositivo está colocado, y que todo está bien.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo