Ovulación

¿En los ciclos largos no se ovula?

5 minutos

Cuando tenemos un ciclo menstrual superior, ¿dejamos de ovular?

Ovulación

Se entiende por  ciclo menstrual, el periodo de tiempo entre el primer día de la menstruación, y el primer día de la siguiente regla. Por norma general, el ciclo menstrual de la mujer dura unos 28 días y la ovulación tiene lugar a mitad del ciclo (alrededor del día 14). Sin embargo, esta norma no es matemática y lo habitual es que los ciclos duren entre 27 y 32 días, sin que esto se considere patológico.

El ciclo menstrual de la mujer consta de dos fases: fase folicular y fase lútea o secretora. Durante la primera fase se produce el reclutamiento y crecimiento folicular. Posteriormente, uno de esos folículos se hará dominante y crecerá a ritmo más rápido mientras los demás se atresian (se reducen de tamaño hasta desaparecer). Al final de esta fase, el folículo madurará y se producirá la  ovulación. El resto folicular, llamado cuerpo lúteo, producirá una hormona llamada progesterona que hará madurar la capa interna del útero (endometrio) durante la segunda fase o fase secretora. Cuando el cuerpo lúteo no sea capaz de producir progesterona, el endometrio se comenzará a descamar, produciéndose la menstruación.

Algunas mujeres tienen ciclos cortos, de menos de 26 días. En estos casos, la ovulación ocurre antes porque la fase de reclutamiento y crecimiento folicular son más cortas como consecuencia de una alteración en los niveles hormonales. Los ciclos cortos son más frecuentes conforme la edad de la mujer avanza y muchas veces van asociados con baja reserva ovocitaria.

¿Pero qué pasa con los ciclos largos?

Se considera que un ciclo menstrual es largo, cuando tiene una duración superior a 32 días. Un factor muy importante a valorar cuando la mujer tiene ciclos largos, es la regularidad de los mismos, ya que el planteamiento es diferente. Si una paciente tiene ciclos largos, en torno a 35 días, pero siempre son regulares, lo más probable es que la primera fase de reclutamiento folicular sea más larga, y la ovulación se produzca de  forma más tardía, pero que termine ovulando. Sin embargo, las mujeres que tienen ciclos largos e irregulares, es muy posible que no ovulen.

Los ciclos largos e irregulares son característicos de una patología llamada síndrome de ovario poliquístico (SOP), que consiste en una serie de desórdenes endocrinos y metabólicos que afectan al metabolismo de los hidratos de carbono, a la ovulación y a la calidad ovocitaria. Las mujeres con SOP tienen unos niveles hormonales de andrógenos más altos que lo que deberían y esto hace que la ovulación no se produzca con regularidad porque falla el mecanismo de reclutamiento y selección del folículo dominante.

En mujeres con SOP que tienen ciclos largos e irregulares, si no quieren quedarse embarazadas,  la estrategia más habitual es prescribir un anticonceptivo hormonal que hará que el ovario quede en reposo y regulará el ciclo menstrual. En caso de que la mujer no pueda tomar preparados hormonales o no quiera tomar un anticonceptivo, existen preparados que contienen inositol, que también han demostrado ayudar a regular los ciclos en pacientes con ovario poliquístico.

Si la mujer desea embarazo, deberemos plantear estrategias para solucionar los dos problemas básicos: la anovulación y el defecto en la calidad ovocitaria. Existen diferentes opciones medicación para ayudar a regular la ovulación en las pacientes que tienen ciclos largos y anovulatorios.Los dos fármacos más utilizados para la estimulación ovárica en el SOP son el citrato de clomifeno y las gonadotropinas. El citrato de clomifeno es un antiestrógeno que se administra por vía oral, y las gonadotropinas (FSH y LH) son hormonas reguladoras de la función ovárica que en un ciclo natural se producen en la hipófisis (región del cerebro) y que se administran mediante inyección subcutánea. En todos los casos, el tratamiento con citrato de clomifeno o gonadotropinas debe ser controlado por un ginecólogo experto en reproducción asistida para aumentar la probabilidad de embarazo disminuyendo al máximo el riesgo de gestación múltiple.

También existe medicación para mejorar la calidad de los óvulos en pacientes que tienen ciclos largos y SOP, el más utilizado es la metformina. Las pacientes con SOP tienen frecuentemente la resistencia a la insulina elevada y esto condiciona una peor calidad ovocitaria. La metformina aumenta la sensibilidad a la insulina en las pacientes con ovarios poliquísticos, mejorando así la calidad de sus óvulos.

Si fuera necesario aplicar técnicas de reproducción asistida para conseguir embarazo, la elección de la técnica vendrá determinada por la historia clínica de la pareja y el estudio de fertilidad. Los problemas de esterilidad en la pareja, generalmente son “cosa de dos” y aunque tengamos claro que la mujer tiene un problema de ovulación por tener ciclos largos, es importante hacer una historia clínica completa y un estudio de fertilidad a la pareja para determinar cuál es el tratamiento más adecuado en cada caso. Existen diversos tratamientos de reproducción asistida que pueden ir desde opciones sencillas como la inseminación artificial, hasta tratamientos más complejos como la fecundación in vitro.

Desde el punto de vista de la reproducción, se puede decir que las pacientes con ciclos largos, aunque no ovulen de forma regular, tienen buen pronóstico reproductivo ya que existen múltiples estrategias terapéuticas para solucionar su problema.

 

Dra. Laura Blasco, Ginecóloga especialista en Reproducción asistida en URH García del Real

Etiquetas: ciclo menstrual, ovulación calendario

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS