Fertilidad del hombre

¿Cómo se evalúa la fertilidad del hombre?

El estudio más habitual es el espermiograma en el que se ve la calidad y cantidad de espermatozoides aunque se pueden hacer también pruebas de ADN, entre otras.

También te puede interesar: ¿Son los hombres responsables de la infertilidad en la pareja?
¿Cómo se evalúa la fertilidad del varón?

La prueba básica que determina la fertilidad en el hombre se denomina espermiograma o seminograma, y consiste en analizar en el eyaculado del varón la cantidad, movilidad y calidad morfológica de los espermatozoides, aunque también se valoran otras características como volumen, color, licuefacción, pH, viscosidad…

El 15% de las parejas en edad fértil tienen problemas para concebir de manera espontánea, y en la mitad de los casos son debidos a un factor masculino o alteraciones en el espermiograma. Por ello es importante realizarse un seminograma cuando una pareja busca el embarazo durante un tiempo y no lo consigue de forma espontánea (un año en el caso de que la mujer sea menor de 35 años y 6 meses en mayores de 35 años).

¿Qué es el espermiograma?

Los valores de referencia y los límites de normalidad de un espermiograma están establecidos por la Organización Mundial de la Salud  (OMS), considerando como normales los que tiene un varón que puede conseguir el embarazo de su pareja en menos de un año.

Para considerar un espermiograma normal, la concentración total de espermatozoides debe ser mayor o igual a 15 millones por mililitro; deben moverse más del 40% y el porcentaje de espermatozoides con movimiento progresivo (que avanzan) debe ser superior al 32%.

¿Qué es el espermiograma?

¿Cómo se obtiene una muestra para hacer un espermiograma?

El estudio del espermiograma se hace en un laboratorio de Reproducción Asistida o de análisis clínicos y es necesario que no transcurra más de una hora desde que se obtiene hasta que se analiza. Por ello, en múltiples laboratorios existe la posibilidad de obtener la muestra “in situ” para evitar retrasos. En el caso de obtener la muestra en un lugar diferente a la clínica, esta debe transportarse hasta su entrega a temperatura corporal.

La muestra de semen se debe obtener por masturbación en un recipiente estéril (como los de recoger orina que venden en las farmacias). Se recomienda tener de 3 a 7 días de abstinencia porque son los establecidos en los valores de referencia dados por la OMS; y no haber tenido fiebre (más de 38,5ºC) en los últimos tres meses, ya que sino los resultados del espermiograma podrían verse alterados.

¿Qué sucede cuando se tiene el resultado del espermiograma?

El resultado del espermiograma puede ser evaluado por un ginecólogo, urólogo o un especialista en reproducción asistida. Si el resultado del espermiograma es normal, no será necesario repetirlo.

Si se desea embarazo y no se ha conseguido desde hace más de 6-12 meses, será necesario acudir a una clínica de fertilidad para completar el diagnóstico de la pareja.

Si el resultado está alterado en cualquiera de sus valores, se pedirá repetir la prueba. La variabilidad en la producción de espermatozoides es normal, por lo que sólo cuando el espermiograma está alterado en 2 o 3 ocasiones, se considera que existe un problema, y será necesario hacer un estudio en mayor profundidad para intentar diagnosticar su origen.

El estudio de las alteraciones del espermiograma se suele llevar a cabo por el urólogo, mediante pruebas complementarias como un análisis hormonal y cariotipo (estudio genético), una ecografía doppler testicular, una exploración urológica u otras.

El tratamiento del factor masculino, servirá para mejorar el espermiograma y en ocasiones corregir patologías que puedan tener incidencia en la salud futura del varón (varicocele, prostatitis, etc…). Sin embargo, es frecuente que, a pesar del tratamiento del factor masculino, sea necesario finalmente recurrir a tratamientos de reproducción asistida si la pareja desea un embarazo.

Otras pruebas para la valorar la fertilidad del varón

Existen, además del espermiograma, otras técnicas complementarias que también ayudan a establecer posibles causas de infertilidad masculina, como son, la determinación de la fragmentación de ADN en semen y el FISH en espermatozoides.

Ambas técnicas tienen como objetivo valorar la calidad genéticay dotación cromosómica de los espermatozoides. Una alteración en estas pruebas se relaciona a un mayor riesgo de aborto en la mujer.

 

Dra. Isabel Pons Mallol es jefa del Laboratorio de Fecundación In Vitro y Andrología en URH García del Real

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

Etiquetas: esterilidad, fertilidad, fertilidad masculina, infertilidad, infertilidad masculina

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS