Pruebas de fertilidad

Histerosalpingografía: todo lo que debes saber sobre este examen

También conocida con el nombre de histerografía, consiste en un examen de rayos X del útero y las trompas de Falopio, muy útil durante un control de fertilidad.

Cuando una pareja se enfrenta a un estudio de infertilidad, la histerosalpingografía es una de las pruebas más importantes que se llevan a cabo, que cuentan con un valor terapéutico esencial, ya que se usa para conocer la permeabilidad normal de las trompas de Falopio, y su grado de comunicación con la cavidad peritoneal.

Puede proporcionar, a menudo, respuestas inmediatas y eficaces a las causas de la infertilidad femenina. Aunque es necesario tener en cuenta que los resultados no solo se limitan a la investigación de los posibles factores o causas que estén influyendo en la infertilidad. También es útil en otras condiciones ginecológicas patológicas, como sangrado abundante, períodos de amenorrea, abortos recurrentes y la aparición de tumores que aparecen en la cavidad uterina.

¿Qué es la histerosalpingografía? ¿En qué consiste la histerografía?

A menudo también conocida con el nombre de histerografía, la histerosalpingografía es un examen de rayos X de las trompas de Falopio y el útero. Es decir, consiste en una radiografía que permite visualizar con claridad tanto el útero como las trompas de Falopio, gracias a la inyección de un producto de contraste a través de una sonda, por vía vaginal.

¿Por qué se realiza?

En la práctica, la histerosalpingografía se tiende a ofrecer de forma sistemática a una pareja en la que se ha diagnosticado infertilidad; o, al menos, a una pareja que ha estado tratando de tener un bebé durante un tiempo, y no lo ha conseguido.

Se utiliza con la finalidad de evaluar la morfología de la cavidad uterina, el canal cervical y la trompa de Falopio. De esta forma, se pueden identificar distintas condiciones patológicas, como:

Cómo se hace la Histerosalpingografía
Foto: Istock
  • Presencia de adherencias en el cuello uterino.
  • Insuficiencia del cuello uterino interno.
  • Obstrucción tubárica después de infecciones por clamidias o gonococos.
  • En caso de pólipos endometriales y fibromas.

También puede estar recomendada en caso de abortos de repetición, para el control de determinadas anomalías uterinas, o para determinar el posible origen de un sangrado uterino inexplicable (metrorragia).

¿Cuándo se hace?

Se trata de una prueba que, idealmente, se lleva a cabo entre el día 7 al 11 del ciclo menstrual, justo antes de la ovulación. Esto se debe principalmente para evitar la posibilidad de que la mujer esté embarazada durante el examen, y para tener una buena imagen de la cavidad endometrial, antes de que el endometrio comience a “espesarse”, en la segunda mitad del ciclo.

Como vemos, el objetivo es llevar a cabo la prueba justo cuando el revestimiento del útero, o endometrio, es más delgado

¿Cómo se realiza una histerosalpingografía?

El examen se lleva a cabo en la posición ginecológica, preferiblemente con la vejiga vacía, debajo de una máquina de rayos X, de la misma manera que se lleva a cabo una radiografía de la pelvis.

Durante la prueba, el médico introduce un espéculo en la vagina, y seguidamente una sonda en el cuello uterino, con la que se inyecta el producto de contraste. Gradualmente, se extiende hacia la cavidad uterina, hasta las trompas de Falopio, lo que ofrece la posibilidad de visualizar la progresión del líquido en los órganos. 

Dado que pueden salir residuos del producto de contraste, se recomienda llevar protección higiénica durante el día siguiente al examen. Eso sí, en caso de dolor o pérdida de sangre durante los días siguientes, se recomienda consultar rápidamente con el médico, dado que podría tratarse de una infección.

Finalmente, es necesario señalar que, en ocasiones, la histerografía puede provocar un dolor más o menos intenso, especialmente durante la introducción de la sonda o cuando el producto de contraste se esparce, motivo por el cual tiende a ser un examen médico que cuenta con mala fama.

Estos dolores dependen, en gran medida, tanto de la experiencia del médico que lleva a cabo el examen, como el tipo de infertilidad que padece la mujer.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo