Salud de la mujer

Insuficiencia ovárica prematura: qué es, cuando aparece, causas y tratamiento

Conocida también como insuficiencia ovárica primaria, se trata de una condición que surge antes de la llegada de la menopausia, en la que la mujer no tiene períodos menstruales o estos son infrecuentes. Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre ello.

Insuficiencia ovárica prematura
Foto: Istock

La insuficiencia ovárica prematura, también conocida bajo el nombre de insuficiencia ovárica primaria, consiste en una afección que tiende a aparecer en la mujer mucho antes de la llegada de la menopausia.

Puede estar o no causar problemas para concebir, dado que, en algunos casos, es posible incluso que la mujer no sepa que tiene esta condición porque ha conseguido quedarse embarazada, debido a que tienden a tener períodos menstruales, aunque estos se caracterizan por ser irregulares o por desaparecer en diferentes momentos.

¿Qué es la insuficiencia ovárica prematura?

Los ovarios de una mujer sana producen estrógeno, una hormona que, entre otras importantes funciones, se encarga de controlar los períodos menstruales, a la vez que influye en su fertilidad (es decir, hace que sea posible que se quede embarazada). Con el paso de los años, los ovarios dejan de producir estrógeno de forma eventual.

Sin embargo, en ocasiones los ovarios pueden dejar de funcionar mucho antes de la llegada de la menopausia, la cual suele aparecer aproximadamente alrededor de los 50-51 años de edad. 

De esta manera, cuando la mujer tiene menos de 40 años e edad, sus ovarios ya no producen óvulos y sus períodos menstruales se han detenido, es posible que tenga insuficiencia ovárica prematura.

¿Cuáles son las causas?

En el interior de los ovarios nos encontramos con unos pequeños sacos conocidos con el nombre de folículos. A medida que crecen y maduran tienen huevos. En este sentido, las niñas nacen con alrededor de 2 millones de huevos, que se convierten en folículos, los cuales tienden a durar hasta la menopausia.

Sin embargo, cuando una mujer tiene insuficiencia ovárica prematura, sus folículos se agotan o no funcionan correctamente. No obstante, al menos por el momento, los especialistas no tienen del todo claro por qué ocurre.

Eso sí, se sabe que se trata de una condición que suele darse en una misma familia, de forma que el riesgo a tener insuficiencia ovárica primaria aumenta de manera más o menos considerable si la madre o la hermana también la tuvo.

También existen otros factores de riesgo que pueden influir directa o indirectamente, como podría ser el caso de infecciones virales, trastornos y afecciones autoinmunes, tratamientos a base de radioterapia y quimioterapia y determinados trastornos cromosómicos y genéticos, como el síndrome de Turner y el síndrome de X frágil.

Síntomas de la insuficiencia ovárica prematura

Especialmente cuando todavía faltan años para la llegada de la menopausia, en muchos casos la mujer desconoce que sus ovarios no funcionan normalmente. Esto es debido a que, algunas mujeres con insuficiencia ovárica prematura, todavía tienen períodos menstruales, y podrían incluso quedarse embarazadas, por lo que no son conscientes del problema.

Pero en muchos casos la mayoría de las mujeres que padecen insuficiencia ovárica prematura suelen tener problemas para conseguir la concepción (quedarse embarazadas), lo que ocasiona la necesidad de visitar al médico, quien diagnostica finalmente la afección.

Insuficiencia ovárica prematura
Foto: Istock

De presentarse, el síntoma más común es la falta de períodos menstruales, o bien, la existencia de períodos menstruales infrecuentes. Esto significa que los períodos podrían comenzar y detenerse, manteniéndose así durante muchos años.

Por otro lado, también pueden surgir otros síntomas parecidos a los que surgen durante la menopausia, como podría ser el caso de:

  • Sudores nocturnos
  • Sofocos
  • Cambios de humor, ansiedad y / o depresión
  • Sequedad vaginal
  • Cambios en el deseo sexual
  • Problemas para dormir
  • Problemas relacionados con la memoria o la concentración

¿Cómo se diagnostica?

Cuando los períodos menstruales son poco frecuentes o se han detenido, una de las primeras pruebas que lleva a cabo el médico es un análisis de sangre con la finalidad de verificar los niveles hormonales, descartando un posible embarazo, enfermedades de la tiroides u otras afecciones de salud.

Se analiza principalmente la hormona estimulante del folículo (FSH), producida por la glándula pituitaria y que le dice a los ovarios que cada mes liberen un óvulo; y el estradiol, que consiste en un tipo de estrógeno producido por los ovarios.

Dependiendo de los valores obtenidos en la analítica, el médico puede comprender qué podría estar ocurriendo con los ovarios. Así, es posible el diagnóstico de la insuficiencia ovárica primaria si se cumplen cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • La mujer tiene menos de 40 años de edad
  • Períodos irregulares o inexistentes durante 3 meses continuados
  • Niveles altos de FSH en dos pruebas distintas llevadas a cabo con al menos 1 mes de diferencia
  • Nivel bajo de estradiol (significaría que los ovarios no están produciendo la suficiente cantidad de estrógeno)

Por otro lado, también es posible la realización de una ecografía transvaginal, que consiste en una prueba para observar los ovarios. De acuerdo a los expertos, aquellas mujeres que presentan insuficiencia ovárica prematura se caracterizan por tener, en la mayoría de las ocasiones, ovarios de menor tamaño con pocos folículos.

¿Cómo se trata?

Existen distintas estrategias de tratamiento que pueden ser de mucha ayuda a la hora de reducir el riesgo de que surjan posibles complicaciones, así como aliviar los síntomas. Uno de los más comunes es la terapia de reemplazo hormonal, que combina el uso de estrógeno y progestina.

También es posible que el médico recete suplementos de vitamina D y calcio, útiles para prevenir la pérdida de masa ósea, que suele ocurrir cuando los niveles de estrógeno bajan.

Además, se recomienda practicar ejercicio físico de forma regular, combinando ejercicios aeróbicos con ejercicios anaeróbicos (pesas), dado que es la mejor forma de mantener el corazón más saludable y los huesos sanos y fuertes.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo