Fertilidad masculina

Inyecciones de testosterona: todo lo que debes saber

La testosterona es la hormona masculina por excelencia, pero también ejerce otras importantes funciones en el cuerpo humano. En determinados casos, las inyecciones de testosterona pueden ayudar a aumentar su nivel en el organismo.

Inyecciones de testosterona
Foto: Istock

Si existe una hormona en el cuerpo humano que inmediatamente evoque virilidad, no hay duda que esa es la testosterona. Consiste en un esteroide sexual, que, como opinan los expertos, es la hormona que convierte al hombre en hombre. 

Gracias a ella, un recién nacido tiene un aspecto masculino. De hecho, al comienzo de la vida intrauterina, antes de la producción de testosterona, el feto presenta la misma apariencia externa. Sin embargo, en el sexo del feto masculino, la testosterona se produce durante la vida prenatal, y juega un papel esencial en la masculinización de los genitales.

Inmediatamente después del nacimiento, la testosterona sigue produciéndose durante tres a seis meses, y, luego, su producción se detiene durante más de diez años, hasta que finalmente da paso a la pubertad

La secreción de testosterona proviene de las células de Leydig, que encontramos en los testículos. Igualmente, aunque en cantidades mucho más pequeñas, es una hormona producida por las glándulas suprarrenales. Si bien es cierto que la testosterona producida por estas glándulas es insignificante en los hombres, sí tiende a ser importante en las mujeres.

Normalmente, los niveles de testosterona se encuentran entre 300 y 1000 ng / dL. Aunque si en un análisis de sangre, el nivel se encuentra muy por debajo de lo médicamente considerado como normal, es posible que el médico recomiende la administración de inyecciones de testosterona

¿Cuáles son los síntomas de tener la testosterona baja?

Cuando los hombres alcanzan la década de los 30 o 40 años de edad, lo más común es que el nivel de testosterona empiece a descender. Se trata de una pérdida natural. Aunque una disminución más rápida de lo normal podría ser una señal de testosterona baja

Existen una serie de síntomas típicos que pueden servir de advertencia, como: disfunción eréctil, cambios en el deseo sexual (libido), disminución en el recuento de espermatozoides, aumento de peso, depresión, ansiedad y sofocos.

Testosterona inyecciones
Foto: Istock

También es posible que surjan cambios en el tamaño del pene o de los testículos, además de la hinchazón de los senos y un aumento de la grasa corporal (ya que la testosterona regula la distribución de la grasa y el mantenimiento de los músculos en el cuerpo).

¿Para qué son útiles las inyecciones de testosterona?

Cuando se diagnostica un nivel disminuido de testosterona (por debajo de lo considerado médicamente como normal), la finalidad de las inyecciones es ayudar a regular los niveles de hormonas masculinas, siendo útil para abordar muchos de los problemas de salud asociados.

Por ejemplo, puede ayudar a mejorar los síntomas relacionados con la disfunción eréctil, aumenta el deseo sexual, mejora el estado de ánimo, proporciona un mayor nivel de energía y podría aumentar el recuento de espermatozoides.

Cuando se trata el hipogonadismo (baja producción de testosterona en los testículos), es posible que también se aumente la masa muscular magra y la fuerza, se obtenga una mejor función cognitiva, y se observe una posible reducción de la osteoporosis.

No obstante, hay que tener en cuenta que no todos los hombres con un nivel disminuido o bajo de testosterona necesitarán tratamiento. Es más, la terapia únicamente ha sido aprobada para hombres con niveles bajos debido a trastornos de los testículos, la glándula pituitaria o el cerebro, y no para las disminuciones que ocurren naturalmente, relacionadas con la edad.

¿Y en las mujeres? ¿En qué consiste la terapia con testosterona?

El nivel normal de testosterona total es de 15 a 70 ng / dL en mujeres adultas sanas. Sin embargo, niveles más bajos también pueden causar algunos síntomas y problemas de salud, como infertilidad, períodos irregulares, sequedad vaginal y un deseo sexual bajo.

Sin embargo, no es muy común que los médicos recomienden las inyecciones de testosterona para el tratamiento de niveles disminuidos de esta hormona en las mujeres, dado que pueden tener efectos masculinizantes.

Pero esto no significa que no pueda estar aconsejado para algunos casos, como para el tratamiento del trastorno del deseo sexual hipoactivo que suele surgir después de la menopausia.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo