Salud de la mujer

¿La ligadura de trompas influye en el aumento de peso?

La ligadura de trompas permite beneficiarse de una anticoncepción permanente e irreversible, por lo que tiende a ser práctico y eficaz para quien desee usarlo. Sin embargo, implica una cuidadosa reflexión.

La ligadura de trompas impide que los espermatozoides puedan ascender para fecundar el óvulo a través de las trompas de Falopio. Para ello, se practica una laparoscopia, consistente en hacer una incisión a la altura del ombligo para introducir una cámara, y visualizar el área a la altura de las trompas de Falopio. 

Para ello, se realizan dos pequeñas incisiones en el estómago, mediante las cuales se introducen los instrumentos quirúrgicos. 

Dependiendo de la edad y el perfil de la mujer, se pueden proponer cuatro métodos distintos: ligar y cortar las trompas de Falopio, electrocoagular las trompas, colocar clips o anillos en cada trompa, o hacer una salpingectomía, en la que se extrae la trompa de Falopio en su totalidad.

Esta última técnica, por ejemplo, suele ser recomendada en mujeres de más de 40 años de edad, al ayudar a disminuir el riesgo de cáncer de ovario. De hecho, los estudios han demostrado que este tipo de cáncer suele desarrollarse a partir de las células de la trompa de Falopio.

¿Existen riesgos?

Como cualquier otra operación quirúrgica, implica riesgos. En el caso de la ligadura de trompas, por ejemplo, estos incluyen principalmente daño al intestino, la vejiga o los principales vasos sanguíneos, además de dolor abdominal o pélvico, reacción a la anestesia o cicatrización deficiente o infección.

Además, es posible que se produzca un fracaso del tratamiento quirúrgico, aunque esto ocurre en un 0,5 por ciento de los casos, lo que puede originar un embarazo no deseado (cuando ocurre, lo más habitual es que se trate de un embarazo ectópico).

Otro posible riesgo es el arrepentimiento. Debido a ello, es imprescindible revisar todos y cada uno de los escenarios posibles, antes de tomar medidas.

Después de una ligadura de trompas, ¿siempre se aumenta de peso?

Entre las raras complicaciones relacionadas con la cirugía (se estima en un 2 por ciento de los casos, aproximadamente), por el momento ningún estudio ha encontrado repercusión en el aumento de peso, aunque suele ser un efecto secundario bastante conocido.

Por otro lado, sí puede presentarse sangrado o lesiones en los órganos vecinos, además de dolor pélvico o residual en el ombligo, como hemos mencionado anteriormente. No obstante, en general, los efectos secundarios son absolutamente los mismos que para cualquier cirugía abdominal: sensación de hinchazón, tirantez y dolor.

Aumento de peso y ligadura de trompas
Foto: Istock

Desequilibrio hormonal subyacente

No obstante, si tras la cirugía se aumenta algo de peso es posible que, en realidad, sea una consecuencia de la existencia de un desequilibrio hormonal anterior, que estaba “enmascarado” por la acción de los anticonceptivos orales.

Sea como fuere, la cirugía, realizada de forma ambulatoria y bajo anestesia general, no modifica la producción de hormonas, lo que incluye tanto los estrógenos como la progesterona, por parte de los ovarios. Ni el inicio de la menstruación o la posterior menopausia.

Además, no tiene efecto sobre el equilibrio hormonal, el deseo o el placer sexual. Pero, en caso de que puedan surgir algunos cambios significativos, se recomienda consultar a un ginecólogo para realizar una evaluación.

Hay que tener en cuenta que la experiencia después de la cirugía es distinta para cada mujer. Por ejemplo, algunas notan una mejoría en su sexualidad, porque ya no tienen la ansiedad de quedar embarazadas.

Sin embargo, el hecho de no sentirse fértiles por tener las trompas de Falopio obstruidas puede derivar en un síndrome depresivo o en irritabilidad y, por lo tanto, una disminución de la libido. Este aumento del malestar general puede conducir, a su vez, a un aumento de peso.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo