Fertilidad masculina

Leucocitos altos en el seminograma: causas y por qué pasa

Los glóbulos blancos o leucocitos forman parte del sistema inmunitario, y son esenciales para nuestro organismo al combatir las infecciones y otras enfermedades. En el seminograma es normal encontrar leucocitos, pero cuando su nivel es elevado, puede alertar acerca de la presencia de una infección en el tracto reproductivo.

Los glóbulos blancos, o leucocitos, son componentes esenciales para la sangre, ya que ayudan a combatir las infecciones, de manera que son fundamentales tanto para nuestra salud como para nuestro bienestar. Sin embargo, cuando existe un recuento elevado de leucocitos, podría ser una señal de que el sistema inmunitario se encuentra luchando frente a una infección.

Pero no solo eso: también podría ser una señal de un signo de estrés emocional o físico. Las personas con algún tipo de cáncer sanguíneo pueden tener un recuento elevado de glóbulos blancos, aunque lo más habitual es que simplemente esté relacionado con algún tipo de infección.

Un seminograma se convierte en una prueba esencial para evaluar la calidad y salud del esperma del hombre. Es decir, ante la sospecha de la existencia de algún tipo de infertilidad o esterilidad, esta prueba es muy útil para diagnosticarla, puesto que analiza aspectos relacionados con el volumen, viscosidad, licuefacción, color y pH, además de la movilidad, concentración, morfología, vitalidad y la presencia de células epiteliales o leucocitos.

Por tanto, ¿qué indicaría la presencia de unos niveles elevados de leucocitos en esta prueba?

¿Qué son los leucocitos o glóbulos blancos?

Los leucocitos, también conocidos como glóbulos blancos o corpúsculos blancos, consisten en un componente celular sanguíneo que carece de hemoglobina, y ayudan a defender al cuerpo contra las infecciones y las enfermedades, al ingerir desechos celulares y materiales extraños, destruyendo células cancerosas, agentes infecciosos y produciendo anticuerpos.

Se estima que una persona adulta tiene entre 4.500 y 11.000 leucocitos por milímetro cúbico de sangre. No obstante, a lo largo del día se producen fluctuaciones en este volumen, por lo que se suelen encontrar valores más elevados, por ejemplo, después de haber practicado ejercicio físico, y niveles más bajos durante el descanso.

El análisis de sangre que nos realizamos con regularidad suele analizar el volumen de leucocitos en sangre. Un recuento elevado puede ser una señal de infección (lo que se conoce como leucocitosis), además de inflamación, inmunosupresión, trastorno inmunitario, ciertos tipos de cáncer (como la leucemia aguda o crónica linfocítica), lesión, estrés emocional o reacciones alérgicas, mientras que un nivel disminuido puede ser un indicativo de que una determinada lesión, o afección, podría estar destruyendo las células más rápido de lo que se están produciendo (o que el cuerpo produce muy poca cantidad de ellas).

¿Qué significa que se han encontrado leucocitos en el seminograma?

El médico puede sospechar de la presencia de leucocitos en el semen, en un nivel elevado, por el color de la muestra, dado que puede adquirir una apariencia amarilla-opaca, en lugar del color blanquecino que una suele tener habitualmente una muestra saludable.

Por otro lado, la presencia -aislada- de algún leucocito en la eyaculación se considera normal, pero cuando ese número aumenta (por ejemplo, igual o superior a un millón por mililitro), ya no lo es tanto, y puede causar ciertos problemas que acabarían afectando a la fertilidad del hombre.

Cuando se detecta la presencia de glóbulos blancos en un análisis de semen es común que genere cierta preocupación, dado que sería una señal de la posible existencia de una infección del tracto genital, que en caso de no ser debidamente tratada, podría acabar causando daño en los testículos.

Los leucocitos liberan radicales libres de oxígeno (estrés oxidativo), que son perjudiciales para los espermatozoides, pudiendo dañarlos y afectar igualmente a su ADN, disminuyendo su capacidad para fertilizar un óvulo, al afectar a su movilidad. La consecuencia final es más que evidente: se produce una disminución de la fertilidad masculina.

¿Qué hacer si se encuentran niveles elevados de glóbulos blancos en el análisis de semen?

Dado que en la mayoría de las ocasiones puede ser un síntoma de una infección en el tracto genital masculino, el tratamiento por lo general implica la administración de antibióticos, y también un medicamento antiinflamatorio no esteroideo. El antibiótico, de hecho, se suele convertir en uno de los tratamientos de elección cuando la presencia de leucocitos se acompaña de una disminución de la motilidad.

Además, es posible que el tratamiento antibiótico se acompañe de otras opciones, como por ejemplo antioxidantes naturales (como el glutatión, coenzima Q10, o las vitaminas E y C) para proteger al esperma de la acción de los radicales libres.

También te puede interesar:
Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo