Vídeo de la semana

Infertilidad masculina

Los plásticos de los envases de algunos alimentos pueden contribuir a la infertilidad masculina

La infertilidad masculina ha aumentado en los últimos años y se ha convertido en una realidad preocupante. Son diversas las causas de la infertilidad masculina, pero los plásticos de algunos objetos presentes en nuestro día a día también afectan.

infertilidad
Foto Istock

Se calcula que alrededor de 30 millones de hombres en todo el mundo son infértiles. Lo cierto es que la infertilidad masculina ha aumentado en los últimos años y las causas son diversas, pero ¿cuáles son las más habituales y a qué se debe esta tendencia creciente?

Principales causas de infertilidad masculina

Las principales causas de infertilidad masculina son, según la Dra. Juana Crespo, ginecóloga y obstetra especializada en el campo de la reproducción asistida y la medicina reproductiva de alta complejidad, las siguientes:

-Causa endocrina: alteraciones hormonales que afectan a la producción de esperma, como diabetes, trastornos en tiroides, hiperprolactinemia, etc.

-Causa testicular: patologías de los testículos que pueden ser congénitas, generalmente por causa genética (síndrome de Klinefelter o Noonan), o adquiridas como el varicocele o el hidrocele, tumores testiculares (seminoba…).

-Causa postesticular: alteraciones en las vías de salida de los espermatozoides: eyaculación retrógrada, infecciones bacterianas en los conductos seminales, impotencia y aneyaculación.

-Causa espermática:  Oligozoospermia (baja concentración), Teratozoospermia (elevado número de espermatozoides anormales), Astenozoospermia (mala movilidad), Teratozospermia, Necrospermia (elevado número de espermatozoides muertos)), Azoospermia (ausencia de espermatozoides).

-Estilo de vida y los factores medioambientales: la mala alimentación, la práctica excesiva de ejercicio físico, la obesidad y el sedentarismo pueden condicionar la cantidad y calidad del esperma. El estrés, el tabaco y el alcohol consumidos con regularidad, también pueden derivar en problemas de fertilidad. Además, se ha comprobado que la exposición a pesticidas, radiación, al mercurio y a metales pesados así como la exposición a ftalatos y bisfenoles  a través de los plásticos que utilizamos han traído como consecuencia una disminución en los valores espermáticos, afectando también a la calidad del semen.

¿Cómo se detecta la infertilidad masculina?

“La mejor forma de detectar la infertilidad masculina es mediante un espermeograma o seminograma”, aclara la Dra Crespo.

¿Por qué ha aumentado en los últimos años?

La infertilidad masculina ha aumentado en los últimos años, esto es un hecho. Shanna Swan, profesora de medicina ambiental y salud pública en la escuela de medicina Mount Sinai en la ciudad de Nueva York documentó en 2017 que el recuento promedio de espermatozoides entre los hombres occidentales se ha reducido a más de la mitad en los últimos 40 años. Tanto es así, que la experta ha llegado a afirmar que “Es posible que la mayoría de las parejas tengan que utilizar la reproducción asistida para 2045”. La Dra Crespo también pone el foco en cómo han cambiado los valores de los seminogramas en los últimos años: “En los últimos 25 años y coincidiendo con el cambio climático no es casual que hayamos tenido que cambiar los valores de normalidad seminales. Por el año 85-90 el seminograma normal era de más de 40 millones, actualmente la OMS lo cambia a alrededor de 15 millones porque ya no hay seminogramas normales. Si seguimos así, según algunos expertos como la Dra. Swan, lo normal es que en el 2045 sean 0 espermatozoides”, añade.

Este incremento de la infertilidad masculina hay que explicarlo desde diferentes factores: “Parece ser que todo lo que está relacionado con el cambio climático como son los pesticidas, los bisfenoles, los ftalatos, el aumento de temperatura influyen en la calidad seminal. Por otro lado, los estilos de vida, el consumo de tabaco, alcohol, sedentarismo, la tecnología, etc. hacen que cada vez los varones tengan un semen peor. Nuestra manera de vivir amenaza la tierra y a nosotros como especie”, advierte Crespo.

El peligro del plástico para la fertilidad

El plástico que está presente en los envases de algunos alimentos que consumimos y de muchos productos que están presentes en nuestro día a día contribuyen a la infertilidad: “Los plásticos contienen ftalatos y bisfenol. Los ftalatos son sustancias a las que nos exponemos en la vida diaria en diferentes formas: por inhalación, ingestión o por contacto con objetos inofensivos como el film de embalar o los juguetes viejos. Estos químicos liberan disruptores endocrinos que actúan como hormonas y que afectan a la testosterona”, explica la Dra Crespo.  

Los químicos que pueden interferir en la fertilidad humana son “aquellos que pueden interferir o imitar las hormonas sexuales del cuerpo, como la testosterona y el estrógeno, porque hacen posible la reproducción. Pueden hacer que el cuerpo piense que tiene suficiente de una hormona en particular y que no necesita producir más, por lo que la producción disminuye”, explica Swan en una entrevista concedida a The Guardian.

¿Y dónde se encuentran esos químicos? Pues, sin ir más lejos, en algunos envases de productos alimenticios que consumimos habitualmente: “Los ftalatos, que se utilizan para hacer plásticos blandos y flexibles, son de suma importancia. Están en todo el mundo y probablemente estemos expuestos principalmente a través de los alimentos, ya que utilizamos plástico blando en la fabricación, el procesamiento y el envasado de alimentos. Disminuyen la testosterona y, por lo tanto, tienen la influencia más fuerte en el lado masculino, por ejemplo, disminuyen el recuento de espermatozoides, aunque también son malos para las mujeres, se ha demostrado que disminuyen la libido y aumentan el riesgo de pubertad precoz, insuficiencia ovárica prematura, aborto espontáneo y parto prematuro. El bisfenol A (BPA), utilizado para endurecer el plástico y que se encuentra en los recibos de las cajas registradoras y en el revestimiento de algunos envases de alimentos enlatados, es otro. Imita el estrógeno y, por lo tanto, es un actor particularmente malo en el lado femenino, lo que aumenta los riesgos de problemas de fertilidad, pero también puede afectar a los hombres” asegura Swan.

Soluciones desde la reproducción asistida

Cada año, el número de parejas con problemas de esterilidad aumenta y se incrementa el número de personas que recurren a técnicas de reproducción asistida, que han evolucionado notablemente. De hecho, según datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), un 8% de todos los niños que nacen actualmente lo hacen con la ayuda de estas técnicas: “La reproducción asistida, como sabemos nos puede ayudar a que los gametos (semen y ovocitos) estén el menor tiempo posible en contacto con todos estos tóxicos. Congelar espermatozoides a los 25 años y que no estén desde los 25 años hasta los 40 (por el retraso de la edad también en la paternidad) supone un ahorro de 15 años de exposición a tóxicos y a hábitos de vida no saludable. Además, los conservamos (tanto los espermatozoides como los óvulos) en un laboratorio con las mejores condiciones de oxigenación, de medio ambiente ya que se mide cualquier tóxico ambiental para que las condiciones del laboratorio sean perfectas”, concluye Crespo.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo