El ministerio de sanidad informa

El Gobierno recupera el derecho a la reproducción asistida para mujeres solas y lesbianas

Una orden de 2013, firmada por la entonces ministra de Sanidad Ana Mato, excluyó a las mujeres lesbianas y madres solas alegando motivos presupuestarios y de ahorro. Ahora estos derechos se recuperarán.

Los tratamientos de fertilidad siguen siendo financiados por la Seguridad Social

El Gobierno español va a recuperar uno de los derechos suprimidos por el Ejecutivo de Rajoy: el de las lesbianas y mujeres solas al acceso gratuito a los tratamientos de reproducción asistida, según han informado a la cadena Ser.

Una orden de 2013, firmada por la entonces ministra de Sanidad Ana Mato, excluyó a las mujeres lesbianas y madres solas alegando motivos presupuestarios y de ahorro. Sin embargo, los colectivos LGBTI y la oposición denunciaron que era una discriminación por razones ideológicas y políticas porque esta atención no suponía tanto coste. Ahora con el gobierno de Sánchez volverán al Sistema Nacional de Salud para recibir sin ninguna traba los tratamientos de fecundación in vitro o inseminación artificial en los centros sanitarios públicos.

Pese a la orden de Ana Mato, Andalucía siguió atendiendo a estas mujeres y en estos últimos años se han unido otras comunidades como la valenciana, con la exconsellera y actual ministra de Sanidad Carmen Montón, y posteriormente Cataluña, Castilla La Mancha, Aragón o Madrid, esta última obligada por una sentencia judicial.

Cuándo los tratamientos de fecundación in vitro en la Seguridad Social están cubiertos y qué pruebas no están cubiertas por la sanidad pública

¿Cubre la Seguridad Social un tratamiento de fecundación in vitro? Es la pregunta más demandada entre las mujeres o parejas que desean tener un bebé y no lo consiguen de forma natural. Lo cierto es que la Seguridad Social cubre parte de este tratamiento, pero son rígidos los requisitos que exigen.

1) Edad: 40 años, es la edad límite para que una mujer pueda ser sometida a un tratamiento de Fecundación in Vitro en la Seguridad Social (50 en el caso de los hombres). Teniendo en cuenta las listas de espera, en torno a los dos años, muchas mujeres no consiguen finalmente someterse la FIV en esta entidad y se ven obligadas a recurrir a clínicas privadas.

2) Hijos en común: a la hora de ofrecer el tratamiento, la prioridad son las parejas que no tienen hijos en común. Aunque en algunos casos se ha concedido a otras parejas con hijos propios, teniendo en cuenta su situación personal (hijos con enfermedad crónica grave…)

3) Ciclos: si una pareja se somete a un tratamiento de fecundación in vitro y resulta negativo deberá regresar a la lista de espera para volverlo a intentar. El objeto es dar, al menos, una oportunidad a cada pareja. Cuando una pareja se insemine y quede embaraza no podrá volver a someterse nunca más a este tratamiento a través de la Seguridad Social.

4) Semen de donante y congelación de semen: en lo que respecta al semen, en casos en los que es necesario un donante, la Seguridad Social dispone un banco de semen de donantes anónimo. Cabe la posibilidad de congelar el semen del conyugue (si está en perfecto estado) para intentos posteriores.

Pruebas no cubiertas por la Seguridad Social

- La mayoría de los centros de la Seguridad Social no contemplan la donación de óvulos (ovodonación) en el tratamiento de la Fecundación In Vitro.

- Algunos centros de la Seguridad Social ofrecen la vitrificación de ovocitos, pero exclusivamente en casos en los que se necesita preservar la fertilidad por motivos médicos como quimioterapia, radioterapia, etc.

- En cuanto a la vitrificación embrionaria, pocos centros que realizan Fecundación in vitro por la Seguridad Social presentan esta opción. Sólo se comprometen a congelar los embriones.

- Para detectar si existe alguna alteración cromosómica en los embriones, en un tratamiento de Fecundación in Vitro, se realiza un diagnóstico genético preimplantacional (DGP). Dado su elevado coste, la Seguridad Social no cubre esta prueba.

CONTINÚA LEYENDO