Menstruación

Períodos abundantes: todo lo que necesitas saber

La pérdida de sangre durante la menstruación puede llegar a ser abrumadora, aunque, en realidad, en la mayoría de las ocasiones no es tan grave como se cree. Pero, ¿cuándo se habla realmente de la existencia de períodos abundantes? ¿Cuáles son sus causas?

Períodos abundantes
Foto: Istock

Todas las mujeres pierden sangre durante su período. En realidad, consiste en fragmentos del endometrio, la mucosa que recubre la cavidad uterina, y que tiende a espesarse con cada ciclo menstrual, después de prepararse para un posible embarazo. Sin embargo, en ausencia de fecundación, y posteriormente de implantación, la membrana mucosa se desintegra. Es cuando, finalmente, nos encontramos con la menstruación.

Los expertos estiman que un período “normal” equivale aproximadamente a perder entre 35 a 40 ml de sangre por cada ciclo menstrual. Sin embargo, se habla de períodos o menstruaciones abundantes o muy abundantes cuando se pierden más de 80 ml de sangre por ciclo

Por otro lado, también se habla de períodos abundantes cuando tiene una duración mayor de 7 días, cuando lo común es que un período “normal” dure entre 3 a 6 días, de media.

Dado que es difícil darse cuenta de la cantidad de sangre que se ha perdido durante las reglas, es muchísimo mejor basarse en la utilización de protecciones periódicas, como podría ser el caso de los tampones, compresas o copa menstrual.

Así, de acuerdo a los expertos, es posible considerar como normal cuando se necesita cambiar periódicamente de protección hasta un máximo de seis veces al día, y usar una única protección cada vez. Sin embargo, duplicar las protecciones como consecuencia del excesivo flujo menstrual, y / o cambiarse cada hora o cada dos horas sí puede ser una señal de períodos abundantes.

¿Qué es y en qué consiste la puntuación de Higham?

Con la finalidad de evaluar la abundancia del flujo menstrual, y ayudar a conocer si la mujer padece o no menorragia, la puntuación de Higham consiste en una tabla, la cual debe ser rellenada, donde se apuntarán el número de compresas o tampones utilizados diariamente en la casilla correspondiente al grado de impregnación de la compresa o el tampón utilizado. 

En el eje horizontal, se escriben los días de las reglas (por ejemplo, primer día, segundo día, etc.), mientras que en el eje vertical se crean distintas casillas como “compresa / compresa ligeramente empapada; moderadamente empapada; completamente empapada”), a la que se le atribuyen respectivamente 1, 5 o 20 puntos.

Puntuación de Higham
Foto: Istock

Así, si el primer día se utilizan compresas (o tampones) moderadamente empapadas, ya se habrían registrado 15 puntos (es decir, 3 protecciones por 5 puntos).

Una vez que se termine el período, es necesario hacer los cálculos correspondientes. Así, finalmente, el total de puntos obtenidos se corresponde con la puntuación de Higham. Si se obtiene un total de menos de 100 puntos, no se tratará de un período abundante. Sin embargo, cuando la puntuación es superior a 100 puntos, el volumen de sangre perdida probablemente sea superior a 80 ml, por lo que sí es posible que se esté en presencia de una menstruación excesiva, o menorragia.

¿Cuáles son las causas de los períodos abundantes?

Existen distintas patologías o trastornos que pueden originar la aparición de períodos abundantes. A continuación te descubrimos algunos de los más comunes:

  • Fluctuaciones y cambios hormonales. Pueden estar relacionadas, por ejemplo, con la pubertad o con la menopausia. El exceso de estrógenos puede llevar a un endometrio demasiado grueso, causando a su vez un flujo menstrual excesivo.
  • Patologías uterinas. Como podría ser el caso de un pólipo o fibroma uterino.
  • Adenomiosis. Se trata de una endometriosis intrauterina, y ocurre cuando se encuentran fragmentos de endometrio en el miometrio o músculo uterino.
  • DIU de cobre. La presencia de un DIU de cobre, o de un dispositivo intrauterino, puede provocar a menudo menstruaciones abundantes debido a que induce a la aparición de una inflamación local. 

Con mucha menos frecuencia, también es posible que los períodos abundantes puedan estar relacionados con la presencia de una anomalía en la coagulación de la sangre, cáncer de cuello uterino, toma de medicamentos anticoagulantes o leucemia.

¿Cuándo consultar al médico?

Tal y como coinciden en señalar los especialistas, si siempre se ha tenido períodos bastante abundantes, y nada ha cambiado en cuanto a cantidad, frecuencia o dolor, no habría por qué alarmarse. No obstante, en caso de duda o preocupación, se puede preguntar al obstetra-ginecólogo o médico de cabecera durante una visita de rutina a la consulta.

Eso sí, cualquier cambio o modificación en el flujo menstrual debe motivar la consulta a un ginecólogo. Y lo mismo ocurre cuando las menstruaciones, además, se vuelven repentinamente pesadas y / o se asocian con otros síntomas poco comunes, como fatiga extrema, dolor pélvico, palidez, dificultad para respirar con el esfuerzo y la aparición de otras hemorragias.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo