Maternidad

Planificar la fertilidad: qué es y qué hay que tener en cuenta para hacerlo

Retrasar la maternidad es, actualmente, algo muy frecuente por diferentes motivos. Es conveniente, ante esto, planificar la fertilidad. Hablamos de en qué consiste y qué hay que tener en cuenta para ello.

fertilidad
Foto Istock

“La planificación de la fertilidad es poder ser madre o padre en el momento que uno lo decida”, así lo explica la Dra. Juana Crespo, Ginecóloga especializada en fertilidad y fundadora de la clínica Equipo Juana Crespo.

España es, con Italia, el país de la Unión Europea donde más se retrasa la maternidad: el primer hijo llega, de media, casi con 31 años. Además, también en nuestro país son más las mujeres que son madres por primera vez pasados los 40, según datos de Eurostat.

La maternidad se retrasa ahora más que antes por diferentes motivos, pero los más destacados hacen referencia al ámbito laboral: falta de estabilidad laboral, miedo a perder el trabajo al ser madre y no disponer de estabilidad económica, principalmente. No son las únicas: la falta de políticas de natalidad, las dificultades de los jóvenes para independizarse y acceder a un hogar propio y la falta de apoyo a la conciliación también son causas directas.

Planificar la fertilidad: ¿en qué consiste y qué hay que tener en cuenta?

“Es un concepto que va más allá de la vitrificación de óvulos o de esperma. Consiste en realizar una revisión reproductiva, que no ginecológica, para establecer los posibles factores de riesgo que tiene una persona en su vida y que, con el paso del tiempo y el envejecimiento, pueden llevarle a tener problemas reproductivos. De esta manera, se estudia a la persona de forma individualizada y se traza una estrategia muy personalizada no solo enfocada a preservar sus gametos (óvulos y esperma), sino también a mantener la fertilidad del resto de sus órganos reproductivos”, explica la Dra. Crespo.

Para planificar la fertilidad hay que tener en cuenta diferentes aspectos, los más importantes son los factores de riesgo que puede tener la persona en función de: sus antecedentes familiares, enfermedades autoinmunes, revisión ginecológica, infecciones, hábitos de vida (sedentarismo, tabaco y alcohol, exposición a tóxicos). Con toda esta información “el especialista en fertilidad debe ser capaz de prever cómo va a envejecer su sistema reproductivo con el tiempo y plantear una estrategia de prevención orientada a proteger ese sistema reproductivo. Y, por supuesto, antes de los 35 años vitrificar los óvulos o semen”, aclara Crespo.

Proteger los órganos del envejecimiento

Los órganos envejecen, eso es una realidad y a la hora de planificar la fertilidad hay que tenerlo en cuenta y prestar especial atención o cuidado a proteger los órganos relacionados con la reproducción: “Dependiendo de la persona habrá que hacer más hincapié en un órgano concreto. Las mujeres con endometriosis, por ejemplo, pueden ver afectados todos sus órganos por implantes de regla. Hay algunas en las que sufre más el útero, en otras son los ovarios. Una mujer con un HPV (Virus del Papiloma Humano) de alto riesgo deberá proteger más el cérvix. El útero en retro altera la biomecánica funcional y por tanto envejecerá mal. Lo que está claro es que, en el caso de la mujer cuyo sistema reproductivo es más complejo, la planificación de la fertilidad trata de mantener funcional todo el sistema: el cérvix, la vagina, los ovarios, las trompas, el útero y, por supuesto óvulos sanos”, señala la ginecóloga especializada en fertilidad.

¿Ha aumentado esta práctica en los últimos años?

La experta reconoce que en los últimos años ha aumentado la vitrificación de óvulos, pero eso no es lo mismo que planificar la fertilidad: “Como ya he comentado, la planificación de la fertilidad va más allá de la congelación de los óvulos. De entrada está muy bien que la mujer vitrifique los óvulos antes de los 35 años, pero eso no garantiza un embarazo a los 40, además de los óvulos, el sistema reproductor de la mujer es muy complejo y completo y los demás órganos también experimentan el paso del tiempo. A mí lo que me gustaría es que las madres y padres de nuestras adolescentes, los maestros, los políticos… En fin, la sociedad, educara a las generaciones futuras en que retrasar la maternidad tiene unas consecuencias devastadoras. Necesitamos como sociedad planificar nuestra fertilidad futura. Yo diría que si a los 30 años no has sido madre y no sabes cuándo lo serás, ve a un buen especialista en fertilidad para que te realice un plan personalizado para que puedas ser madre en tu momento óptimo”, argumenta Crespo.

¿Qué riesgos tiene retrasar la maternidad y a partir de qué edad aumentan los problemas para ser madre?

Retrasar la maternidad es la primera causa de infertilidad. Se corre el peligro de tener embriones anormales, aumenta el número de abortos, etc. Una vez logrado el positivo, el embarazo en una mujer de mayor edad es de alto riesgo, con más tendencia a sufrir diabetes gestacional, problemas hipertensivos, parto prematuro, etc” explica la experta en fertilidad, que añade que la edad ideal para ser madre “es sobre los 20 años. A partir de los 30 años la fertilidad femenina empieza a decaer y, a partir de los 35 años, este descenso se hace muy acusado. A los 40 años, la posibilidad de quedarte embarazada de forma natural es tan solo de un 5% en cada ciclo” concluye.

Como hemos comentado, son muchos los factores que hacen que las mujeres retrasen su maternidad. Ante esto, es importante que se tengan en cuenta los riesgos o las dificultades, se vigile el estado de salud y se planifique la fertilidad con los exámenes y reconocimientos médicos adecuados. Por otro lado, se debe exigir a los gobernantes políticos que potencien y ofrezcan políticas de natalidad y medidas de ayuda a la conciliación que resten obstáculos en el camino hacia la maternidad y la paternidad.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo