Problemas para lograr el embarazo

¿Qué diferencia hay entre infertilidad y esterilidad?

Aunque muchas veces estos dos términos se utilizan como sinónimos, porque hacen referencia a la imposibilidad de tener un bebé, en realidad no lo son. Te contamos qué diferencias hay entre infertilidad y esterilidad.

No es poco frecuente esuchar los términos esterilidad e infertilidad en la sociedad actual. Pero no siempre los escuchamos con un buen uso de su definición. Por eso, desde Ser Padres hemos querido hacer la diferencia y tratar ambos términos por separado con la intención de explicar qué es la esterilidad y qué es la infertilidad.

La esterilidad es la imposibilidad de lograr un embarazo. En términos generales, una pareja se considera estéril cuando, después de un año de relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos no se consigue el embarazo. Podemos diferenciar entre:

  • Esterilidad primaria: si la pareja nunca ha conseguido tener un hijo.
  • Esterilidad secundaria: si después de haber tenido hijos no se consigue un nuevo embarazo.

A veces, la esterilidad se produce por causas externas. Y en esa lista el estrés, el ritmo de vida de la pareja, sus hábitos o su alimentación tienen mucho que decir.

Infertilidad

Por su parte, se habla de infertilidad cuando una mujer ha conseguido uno o más embarazos, pero no han llegado a término o se ha producido la muerte del bebé horas después del parto. Podemos distinguir entre:

  • Infertilidad primaria: la mujer se queda embarazada, pero la gestación no llega a término o el bebé muere poco después de nacer.
  • Infertilidad secundaria: la pareja tiene un bebé sano, tras un embarazo y un parto normales. Cuando vuelven a buscar un bebé, aunque consiguen la gestación ésta no consigue llegar a término.

¿Cuánto se tarda en conseguir un embarazo?

El 96 por ciento de las parejas que tienen relaciones sexuales sin protección logran el embarazo en torno a los 12 meses de estar intentándolo. Por lo tanto, los especialistas recomiendan esperar al menos todo ese tiempo antes de someterse a un estudio de fertilidad.

Los problemas para quedarse embarazada están relacionados con muchos factores. Uno de los más importantes es la edad de la mujer, ya que a los 35 años la posibilidad mensual de quedarse embarazada es del 10%, mientras que a los 40 años es solo de un 5%. Esto no significa que una mujer de más de 35 años no pueda tener más hijos, sino que necesitará más tiempo para conseguirlo.

No sólo eso. Otro factor que influye y no poco en que se consiga un embarazo es el estrés que ambas partes de la pareja o uno solo tenga. Está comprobado que a mayor estrés menores son las posibilidades de conseguir un embarazo. Lo mismo ocurre cuando hay hábitos poco saludables en el hombre o en la mujer o en ambos. Por este tipo de hábitos se entiende el tabaquismo, el sedentarismo y obviamente una mala alimentación

Por eso, cuando se quiere tener un bebé es importante cuidar lo que comemos y lo que bebemos, no abusar del alcohol y por supuesto no fumar. En caso contrario estaremos aumentando las posibilidades de fracaso en el proyecto bebé. 

CONTINÚA LEYENDO