Ciclo menstrual

¿Puedo quedarme embarazada con ciclos irregulares?

3 minutos

Te contamos qué se considera ciclo irregular y cuando acudir a un especialista si estáis buscando un embarazo sin éxito. A veces, puede presentar dificultades.

Ciclos irregulares

Habitualmente, el ciclo menstrual de las mujeres se extiende entre 25 y 36 días. Si tu ciclo es más largo o más corto, o bien su duración es variable en cada ocasión (más de cuatro días de diferencia), estamos hablando de ciclo irregular. Los sangrados muy abundantes o las reglas que duran más de una semana también indican trastornos en el ciclo.

Estas anomalías suelen deberse a desequilibrios en la producción de las hormonas encargadas en el control del ciclo ovárico y que se producen en la hipófisis y en el hipotálamo. Algunas patologías como el síndrome de ovarios poliquísticos o las enfermedades de transmisión sexual pueden originar estos trastornos hormonales, y otras veces estos se producen por un fallo ovárico. En este caso, el ovario deja de tener un número normal de folículos y de secretar hormonas. Como resultado el ciclo ovárico se acorta y la cantidad de menstruación decrece hasta desaparecer.

Por otro lado, problemas externos al aparato genital como anemia, diabetes o enfermedades tiroideas también causan la aparición de ciclos irregulares. Además, circunstancias como el estrés y la ansiedad, o incluso alteraciones en la vida cotidiana como la realización de un viaje provocan retrasos o adelantos en la menstruación, aunque la mayoría de las veces son pasajeros, y el ciclo se normaliza cuando desaparecen estos factores.

¿Puedo quedarme embarazada si tengo ciclos irregulares?

Tener ciclos irregulares no significa que seas estéril, aunque sí que puedes encontrar más dificultades a la hora de quedarte embarazada. A veces, las irregularidades en el ciclo hacen que no se produzca ovulación, y entonces no se puede conseguir un embarazo de forma natural. En ese caso debes acudir al médico, que en primer lugar buscará el origen de estas anomalías y tomará medidas para regularte el ciclo. Muchas veces esto es suficiente para lograr el embarazo. En caso negativo, se recurriría a otras soluciones como la fecundación asistida.

Otro problema con el que te puedes enfrentar si tienes ciclos irregulares es que los retrasos en la regla no siempre serán una prueba de que estás embarazada. En su lugar, deberás fijarte en otros síntomas como la aparición de náuseas, el aumento de pecho o el cansancio excesivo. Ante cualquier duda, hazte un test de embarazo.

Sucede lo mismo con la ovulación, ya que no podrás calcular con exactitud cuáles son tus días más fértiles y en lugar de ello deberás estar atenta a las “señales” que envía tu cuerpo: modificación del flujo vaginal, dolores en el pecho y en el bajo vientre, o aumento de la temperatura basal.

Intentarlo de forma natural siempre es la mejor opción pero, si en un año no habéis conseguido el embarazo, conviene que acudas al ginecólogo para que sea él el que decida si podéis comenzar un tratamiento de reproducción asistida.

Entre ellos, la inseminación artificial y la fecundación in vitro son las más comunes (aunque no las únicas).

Asesores: Jose María Lailla, presidente de la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología y José Luis Gómez Palomares, vocal de la Sociedad Española de Fertilidad

 

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

Etiquetas: ciclo menstrual, regla

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS